Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/1/2017 7:45:00 AM

Fiscalía de EE. UU. pide capturar a Andrés Felipe Arias

El juez habría solicitado la medida por el “alto riesgo de fuga" del exministro de Agricultura. Podría permanecer libre si paga una fianza de un millón de dólares.

El proceso de extradición de Andrés Felipe Arias tuvo un momento decisivo esta semana. El fiscal de la Florida Wilfredo Ferrer pidió el pasado 27 de febrero la detención del ex ministro.

Ferrer, quien está a solo dos días de dejar su cargo, aseguró en un escrito de siete páginas que reveló el periódico El Tiempo, que existe un riesgo de que Arias quiera fugarse de Estados Unidos para evadir el proceso penal en Colombia por el cual está pedido en extradición. Agrega que es necesario tener en cuenta que en el pasado, Arias se trasladó con su familia a Estados Unidos precisamente para evadir ese fallo judicial.

Sin embargo, la medida del fiscal no es definitiva pues esta deberá ser autorizada por un juez de los Estados Unidos. Ferrer además le deja a Arias una posibilidad: permanecer libre bajo fianza.

Ese camino es difícil para el ex ministro por los altos montos que la justicia norteamericana determina para esos fines. En un inicio la fianza para el caso de Arias estaba establecida en 100 mil dólares, sin embargo, el fiscal Ferrer planteó que la nueva suma fuera de un millón de dólares.

Este dinero no debe ser pagado inmediatamente en su totalidad, pero debe ser respaldada por un ciudadano estadounidense o por las propiedades de la persona en Estados Unidos. El ex ministro no tiene ninguna en Estados Unidos.

Un proceso complejo

Arias fue detenido en su residencia en la Florida el pasado 24 de agosto. La justicia norteamericana responde a un pedido del gobierno colombiano que solicitó en extradición al ex ministro por cuenta de un fallo de la Corte Suprema de Justicia que lo condenó a 17 años de cárcel por el escándalo de Agro Ingreso Seguro.

El caso generó una disputa jurídica y política sin antecedentes entre ambos países. Durante la primera fase del proceso de extradición, prácticamente todos los pesos pesados del uribismo dirigieron cartas al tribunal de la Florida que lleva el caso para sustentar que la extradición de Arias obedece a una “persecución política”. El mismo Álvaro Uribe estuvo en la audiencia de Arias en agosto, aunque permaneció en silencio sentado entre los demás asistentes.

El argumento para la libertad de Arias sin embargo no obedeció a que la justicia norteamericana creyera ese argumento. Su abogado presentó un recurso técnico en el cual sustento que entre Colombia y Estados Unidos no existía un tratado vigente de extradición.

El tema es complejo porque es cierto que en 1987 la Corte Suprema declaró inconstitucional ese tratado. Pero también es verdad que esa situación no ha sido un impedimento para que miles de colombianos sean extraditados de Colombia a los Estados Unidos y viceversa.

El primer escenario es más sencillo. Como se recordara por cuenta de la guerra contra el narcotráfico la posibilidad de extraditar colombianos quedó por fuera de la Constitución de 1991. Sin embargo, una reforma a la carta en 1997 volvió a autorizar ese camino judicial. Desde ahí, las extradiciones se realizan con base a un artículo del Código de Procedimiento Penal.

En el escenario de Estados Unidos a Colombia la cosa está menos clara.  La Fiscalía de EE. UU. ha insitido en que el tratado está vigente y que la posición de la Cancillería, quien asegura lo mismo, es la que comparte el Departamento de Estado del país norteamericano. El fiscal del caso de Arias, John O‘Sullivan, tiene como argumento que "ninguno de los dos Estados ha manifestado su intención de darlo por terminado". En el proceso, el juez le dio la libertad a Arias en noviembre pasado hasta que la Fiscalía y el gobierno colombiano demostraban la vigencia del tratado. 

El ex ministro por su parte ha hecho una amplia campaña en redes sociales para asegurar que su extradición obedece al interés del gobierno Santos de pasarle una factura al uribismo. En una entrevista con Semana.com en diciembre pasado, Arias aseguró que es un "perseguido político" y que "las Farc estaban exigiendo mi extradición a Colombia". El presidente Santos le respondió en un tweet que él no estaba detrás del pedido de extradición, 

Puede leer la entrevista con Andrés Felipe Arias

El ex ministro relató lo que había significado para él y para su familia su captura en Estados Unidos. "Los primeros tres días estuve en una celda de castigo sin saber qué estaba pasando. Solo había un huequito en la puerta para uno sacar las manos para que lo esposen por cualquier movimiento. Estuve 48 horas encerrado. Aguanté, no sé cómo, tal vez porque Dios es muy grande y porque mi esposa me mandó a decir a través del abogado ‘aguanta, por favor, hazlo por nosotros‘”. Agregó que compartió tiempo de reclusión con Macaco, Gordo Lindo, Cuco Vanoy y Don Berna.

Lo que viene 

El proceso de Arias todavía tiene que cumplir importantes etapas en Estados Unidos. Por ahora, lo que se está discutiendo es si el tratado está vigente o no. Luego, el ex ministro tendrá que ir a un juicio de fondo sobre si procede su traslado a Colombia. La Fiscalía tiene plazo hasta el próximo 24 de marzo para presentar un memorando y Arias hasta el 28 de abril para contestarlo. 

Paralelamente el ex ministro trámita una solicitud de asilo en Estados Unidos. Si se lo conceden automáticamente se interrumpiría el proceso de extradición pues significaría que ese país considera que Arias si es un perseguido político y que por eso no hay garantías para enviarlo a Colombia. No se conoce hasta qué punto las autoridades migratorias podrían concederle ese estatus al ex ministro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.