Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/25/2015 11:04:00 AM

La red que logró manipular a la justicia para estafar

La Fiscalía dejó al descubierto una compleja trama que implicaba la simulación de litigios judiciales, con lo que se timaba a las víctimas. Uno de los capturados trabaja para la rama judicial.

Una sofisticada red de aparentes estafadores que manipulaba a la justicia para apropiarse de bienes en Bogotá fue desmantelada por la Fiscalía. Al parecer, el grupo simulaba litigios judiciales para apropiarse de bienes inmuebles de alta cuantía.

El organismo acusador logró la captura de seis de los siete vinculados, entre ellos un servidor de la rama judicial. Este miércoles serán puestos a órdenes de un juez de control de garantías, para que se legalicen las detenciones y se les imputen cargos por concierto para delinquir, fraude procesal, falsedad en documento, entre otros delitos.

La investigación se centró en el presunto fraude que los aprehendidos le habrían infligido a una viuda en Bogotá, a fin de arrebatarle un apartamento. El bien le había sido cedido como dación en pago por el valor de la participación accionaria de su esposo en una empresa.

Tras la muerte de su cónyuge, la mujer contrató un abogado para que asumiera su representación como accionista de dicha sociedad. Una vez iniciado este proceso, los socios le informaron sobre su decisión de liquidar la empresa. En consecuencia, le ofrecieron la entrega de un apartamento avaluado en 300 millones de pesos, lo equivalente al valor de las acciones.

El supuesto apoderado de la mujer, que según las investigaciones ni siquiera había obtenido el grado de abogado, se las habría arreglado para efectuar el traspaso del bien a nombre de otra persona -no de la viuda- a espaldas de esta última. Para lograrlo, se piensa que se hizo pasar como representante legal de la empresa en proceso de liquidación y que falsificó las firmas de los demás socios.

Mientras la viuda estaba convencida de que el apartamento ya estaba bajo su dominio, su apoderado buscó que este fuera objeto de diferentes traspasos, con la ayuda de un  sustanciador asignado al despacho de un juez civil del circuito de Bogotá.

Supuestamente, el apoderado de la viuda simuló un nuevo litigio entre quienes figuraban como propietarios del bien y un falso demandante. La intención era que el despacho ordenara ejecutar el pago de una deuda inexistente, para que el bien fuera rematado en favor del deudo. El papel del funcionario judicial era asegurarse que el caso fuera a manos del operador más eficiente, a fin de que el nuevo traspaso se consolidara lo más pronto posible.

El inusitado interés de la parte que resultó derrotada por satisfacer los intereses de su contraparte sembró las dudas. Primero se presentó a notificarse de la decisión que le fue adversa sin siquiera haber sido citada por el juzgado. Además, no interpuso ningún recurso para continuar la puja. Era como si la parte demandada pareciera decidida a favorecer a su demandante, todo un contrasentido.

Entretanto la viuda, creyéndose poseedora del bien, decidió venderlo. La nueva poseedora se vio sorprendida por la presencia de las autoridades que buscaban secuestrarlo para ejecutar el pago de la supuesta deuda. Así se puso en evidencia la novelesca estafa que se venía fraguando. La viuda y la compradora empezaron a descubrir el impresionante entramado.

Fue entonces cuando se interpuso la denuncia ante la Fiscalía General de la Nación. Investigadores dieron cuenta de la sucesión de probables simulaciones y falsificaciones, así como de la complicidad del funcionario encargado del reparto de los procesos.

Un detalle aparentemente insignificante habría permitido establecer la falsedad de la deuda que habría dado lugar al remate del apartamento. Supuestamente, esta se produjo hace unos cinco años, pero su constancia apareció en un pagaré en formato tradicional que sólo apareció en el mercado en el 2015. Dado que la empresa fabricante de esas formas identifica con un número consecutivo esos documentos, la Fiscalía logró establecer con precisión su procedencia.

De la misma manera, fueron apareciendo otras evidencias del fraude. Se estableció que el supuesto abogado de la viuda no tenía ese título profesional y que, además, se habría hecho pasar como representante legal de la propietaria inicial del inmueble; que habría falsificado firmas de los demás socios y que habría simulado, junto a otros cómplices, el proceso ejecutivo que buscaba trasladar por tercera vez el dominio sobre el apartamento.

Lo también lamentable de la historia es que los organismos de Policía judicial no pudieran hacer efectiva la captura de quien figuró como apoderado de la viuda. Mientras la Fiscalía logra su aprehensión, los funcionarios judiciales se preguntan qué papel cumplen los responsables del reparto de los procesos. Es allí donde se concreta el cometido de los estafadores de que los expedientes lleguen justo a los despachos que ellos desean.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.