Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/18/2014 12:00:00 AM

Fiscalía pide expulsión de ‘Jorge 40’ de Justicia y Paz

Para el ente acusador, la colaboración de Rodrigo Tovar Pupo no ha sido efectiva dentro de los procesos que se le siguen.

Un fiscal de Valledupar radicó este martes una solicitud de expulsión de Justicia y Paz del exjefe paramilitar Rodrigo Tovar Pupo, alias ‘Jorge 40’, en audiencia que se llevó a cabo en los tribunales de Barranquilla.

Según la solicitud del ente acusador, Tovar no ha mantenido una colaboración efectiva con dentro del proceso que se le lleva, en los cuales debe cumplir con los postulados de justicia, paz y reparación para las víctimas.

El próximo 28 de febrero, la secretaría general de Justicia y Paz de Barranquilla definirá la fecha para que la sala de conocimiento decida sobre la solicitud de la Fiscalía.

El 14 de mayo del 2008, ‘Jorge 40’ fue extraditado a los Estados Unidos, donde actualmente responde por cargos de narcotráfico.

Tovar es el único de los exjefes paramilitares que optó por no colaborar con la justicia colombiana, la unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía ni la Corte Suprema de Justicia. Prefirió el silencio y sus abogados intentaron negociar con la justicia estadounidense, pero nada de esto -que se sepa- se concretó.

El excabecilla guarda todos los secretos del accionar criminal de esta organización en la costa Caribe del país, entre otros, asesinato a sindicalistas, profesores universitarios y políticos, además de extorsiones a comerciantes y empresarios. También fue el eje de lo se conoció como la 'parapolítica' en esa zona del país, pues para nadie es un secreto que esa organización puso a decenas de alcaldes, e incluso a gobernadores, a su servicio.

¿Quién es 'Jorge 40'?

Según el portal VerdadAbierta, Tovar nació en Valledupar, hijo de un oficial retirado, y empezó sus estudios en Bogotá, donde conoció a Salvatore Mancuso, y se devolvió a Cesar para dedicarse a los negocios. Su primer y único empleo fue durante la Alcaldía de Rodolfo Campo Soto, como inspector de pesos y medidas.

Entró a las autodefensas en 1996 cuando un general de la primera división del ejército reunió a miembros de familias importantes de la región, como lo eran los Pupo, para unir a pequeños grupos de defensa contra la guerrilla, con miras a crear posteriormente en 1997, una gran alianza nacional, las Autodefensas Unidas de Colombia.

Tovar Pupo viajó junto a otros jóvenes de clase dirigente cesarense a Córdoba y se reunió con Salvatore Mancuso y Carlos Castaño para convertirse en comandante del Bloque Norte. Desde entonces adoptó su nombre el nombre de guerra por el que es más conocido de Jorge 40.

El grupo de Jorge 40 comenzó a tomar control de la región, con la misma metodología que la de otros jefes paramilitares, sembrando el terror en las poblaciones con influencia guerrillera y matando a quienes consideraban aliados de ésta.

A principios de 2000, con el ánimo de expandirse, inició una guerra contra otro jefe de las autodefensas, Hernán Giraldo, por el control de los puertos de Magdalena y La Guajira para sacar cocaína e ingresar mercancías de contrabando como un mecanismo de lavado de las utilidades que esta les dejaba.

Durante tal disputa, Giraldo recibió apoyo del alcalde de Santa Marta, Hugo Gnecco, quien se presume que llegó a la Alcaldía gracias a Tovar y Giraldo. Para 40 esa alianza fue imperdonable, por lo que citó a su viejo amigo de Valledupar Jorge Gnecco, tío del alcalde, y lo recibió a tiros. Finalmente resultó ganador de la cruenta batalla.

Jorge 40 fue vocero principal en las negociaciones de Santa Fe de Ralito, pero fue el último de los jefes paramilitares principales en desmovilizarse, luego de una fuerte presión del gobierno, pues estaba resistiéndose a dejar las armas. En 2006, después de que se desmovilizara, las autoridades judiciales encarcelaron a uno de sus secuaces, alias Don Antonio, y le decomisaron un computador portátil que perteneció al ex jefe del Bloque Norte.

Ese computador resultó clave para conocer en detalles las actividades del imperio criminal de Jorge 40. La Fiscalía encontró comprometedoras listas de políticos y comerciantes promovidos por los paramilitares y cuentas de asesinatos cometidos después de los acuerdos con el gobierno.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.