Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/06/25 00:00

Reflexiones sobre el sector cultural

Es relevante que el Estado, el sector privado, los medios y la sociedad debatan sobre el valor de la cultura en el país.

En primer plano Ramiro Osorio, director del Teatro Julio Mario Santo Domingo, durante el panel sobre el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá. También participaron Luis Guillermo Soto, vicepresidente del Teatro Nacional; Andrés Hoyos, de la revista ‘El Malpesante’; Mauricio Rodríguez y Anamarta de Pizarro, directora del festival. Foto: Guillermo Torres

1. La cultura y la paz

En el gran debate sobre la cultura en Colombia, organizado por Foros Semana el pasado 7 de junio, la ministra Mariana Garcés señaló que el sector jugará un papel clave de cara a la firma del acuerdo de paz. “La cultura reconstruye el tejido social y promueve la integración de territorios”, indicó la funcionaria.
Una de las prioridades del país es cerrar las brechas sociales y territoriales. Para Gonzalo Castellanos, experto en políticas culturales, hay que reconfigurar el sistema nacional de cultura para incentivar el uso de los recursos, “reequilibrando los dineros que reciben cada uno de los subsectores como el cine, la televisión, el teatro, la danza, entre otros”.

2. El futuro del festival

La situación del festival también se debatió. Para Anamarta de Pizarro, directora del Festival Iberoamericano de Teatro, en los últimos ocho años se ha tratado de consolidar este espectáculo y evitar que desaparezca. “Vender el 80 por ciento de la boletería de una taquilla de 13.500 millones de pesos representa el apoyo del público. No creemos que sea justo el desprestigio al que hemos sido sometidos”.
Una de las propuestas para renovar el festival es extenderlo a nivel nacional, producir en otras ciudades, no solo en Bogotá. Por su parte, Ramiro Osorio, director del Teatro Julio Mario Santo Domingo, propuso que la junta directiva del festival permita una auditoría sobre los manejos administrativos.

3. Buena inversión

En cuanto a los recursos, los aportes no son solamente del ministerio, sino que hay una bolsa para la cultura compuesta por regalías y dineros del Sistema General de Participación. Para Zulia Mena García, viceministra de Cultura, “el problema de fondo es que creemos que la inversión en la cultura es un gasto, dejándola de último en la asignación de presupuesto”.
La voluntad política de los gobernantes es un factor determinante en el éxito de las políticas públicas que se diseñen. También se debe apostar a la construcción de confianza de los ciudadanos en las instituciones y gobernantes. Un primer paso podría ser el censo de expresiones culturales locales.

4. Cultura versus espectáculo

En el último panel se discutió sobre el curso que ha tomado la cultura. Para el crítico de televisión Omar Rincón, “el espectáculo está bien siempre y cuando no pretenda homogeneizar las masas… Las artes y el espectáculo no son sinónimos ni son antagónicos”.
Los medios de comunicación y los críticos culturales deben guiar a las audiencias, sin embargo, es clave entregar análisis rigurosos y profundos que trasciendan la espectacularidad y le apunten a la reflexión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.