Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/27/2011 12:00:00 AM

Fortalecer la gestión del riesgo y la educación

De los 1.101 municipios del país, en 808 no existen comités locales ni regionales, según la Procuraduría. La falta de coordinación entre los componentes del sistema de emergencias, una deficiencia clara en esta emergencia invernal.

Los efectos de las lluvias más fuertes, nunca antes registradas en la historia de la meteorología nacional, según el IDEAM, desbordaron la capacidad para atender tal emergencia. El país no estaba preparado y la tragedia desbordó la capacidad del Sistema Nacional para la Prevención y Atención de Desastres (SNPAD), creado en 1989.
 
Una decisión que expertos, congresistas y organismos internacionales han propuesto es otorgarle poder político y operacional al SNPAD, ya sea dándole un carácter ministerial o como una dependencia directa de la Presidencia de la República, y no como un apéndice del Ministerio del Interior, como lo es actualmente.
 
El poder del sistema también debe estar presente en las regiones a través de los comités locales y regionales de prevención y atención de emergencias (CLOPAD y CREPAD), que deben existir desde hace 26 años por orden de la Ley 919, expedida tras la tragedia de Armero en 1985.
 
Y en este punto quedan muchas decisiones por tomar. Según datos de la Procuraduría, de los 1.101 municipios del país, en 808 no existen planes para la gestión del riesgo y sólo en siete de los 32 departamentos y dos distritos capitales (Bogotá y Barranquilla) hay centros reguladores de urgencias, emergencias y desastres.
 
Y de los que existen, pocos logran romper el círculo vicioso de concentrar la mayoría de sus esfuerzos en la atención de víctimas y no en diagnosticar, prever y tomar decisiones de alto impacto que eviten riesgos o grandes pérdidas cuando se presente un fenómeno natural.
 
Sorprende saber que el Sistema Nacional Ambiental (SINA) y el SNPAD no están articulados. Para expertos como Everardo Murillo, gerente de Colombia Humanitaria, el mapa del riesgo no se ha cruzado con el mapa ambiental. El Plan Nacional de Desarrollo aprobado en el Congreso ya dio este paso.
 
Todas estas decisiones no tendrán éxito si no se plantea un componente educativo para los mandatarios locales y la población, en el que se deben incluir los sectores salud y educación y la academia.
 
En los debates sobre la emergencia invernal se habla del desconocimiento de la gestión del riesgo en las regiones. Un problema que se agudiza con la ambigüedad de algunas normas que resultan “confusas y engorrosas”, según admite Walter Cotte, director de la Cruz Roja Colombiana.

Y tampoco se puede pensar en un sistema robusto si no se articulan todos sus componentes ni trabaja de la mano con las con las entidades del Estado, como los ministerios, incluso con la empresa privada. Según OXFAM, en la atención de esta emergencia hubo "falta de liderazgo y coordinación entre los actores humanitarios”.
 
“Es vital tener un sistema de sistemas, regulado por una autoridad fuerte, que involucre sectores públicos, comunitarios y privados”, concluye Cotte.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.