Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/13/2017 12:06:00 PM

El gesto de reconciliación del hijo de Pablo Escobar y el de Rodrigo Lara Bonilla en la misa del papa

El ministro de Justicia murió por orden de Escobar en 1984. En 2009 Juan Pablo Escobar pidió perdón en nombre de su padre a las víctimas del narcotráfico.

El hijo de Pablo Escobar publicó en su cuenta de Instagram una foto en la que aparecía con Jorge Lara, el hijo del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla que fue asesinado por el narcotraficante en 1984.

“La Paz hecha realidad, no utopía. Gracias a Su Santidad el Papa Francisco por esos instantes de oración en la Iglesia San Pedro Claver de Cartagena, por la paz y la reconciliación. Foto con Jorge Lara hijo del ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla Q.E.P.D. asesinado por mi padre”, escribió Juan Pablo Escobar, quien se cambió el nombre a Sebastián Marroquín. 

Puede leer: Escalofriante relato de Pablo Escobar sobre el asesinato de Rodrigo Lara

La foto fue tomada desde la iglesia San Pedro Claver, en Cartagena. La visita del papa fue un momento de encuentro para dos herederos de dos personajes que marcaron la historia del país en una época violenta en la que el narcotráfico azotaba al país, uno como víctima, el otro como victimario. 

Lara Bonilla fue el recordado ministro de Justicia del Gobierno de Belisario Betancur y que le declaró la guerra al narcotráfico en los años ochenta. Persiguió los dineros calientes en todas las esferas de la sociedad, sobre todo en en el fútbol y en la política. Precisamente fue quien dejó al descubierto el origen de la fortuna del entonces representante a la Cámara Pablo Escobar Gaviria.

Aquella lucha le costó la vida a Lara Bonilla. Escobar envió a un par de sicarios que desde una moto descargaron una ametralladora sobre el carro donde Lara se movilizaba en Bogotá. Eso fue el 30 de abril de 1984. El grupo de policías que escoltaban al funcionario respondió con fuego. En el episodio murió el sicario Iván Guisao Álvarez y fue detenido Byron de Jesús Velásquez, menor de edad. 

Le recomendamos: Videos: “Mi papá tenía alma guerrillera y cuerpo de paramilitar”

Pablo Escobar construyó un imperio billonario gracias a la cocaína. Fue responsable de la muerte de cientos de personas incluidos policías, jueces, periodistas y hasta dirigentes políticos. “Durante años la élite del país lo toleró, pero después de entrometerse en la política decidieron destruirlo”, dijo su hijo.

Juan Pablo tenía 17 años cuando Escobar murió en Medellín en 1993, perseguido por el Bloque de Búsqueda. Por su parte Jorge Lara tenía 8 años cuando el ministro fue asesinado. En esos años, el menor de los hijos de Lara confesó que en un principio quería vengarse por la muerte de su padre. Y aunque sigue buscando que se haga justicia, tuvo el gesto de estrechar la mano del hijo de Escobar.

Puede leer: Pablo Escobar fue entregado por su propia familia

En 2008, Marroquín pidió perdón por los crímenes cometidos por su padre a los hijos de Luis Carlos Galán, candidato presidencial asesinado por el narcotráfico el 18 de agosto de 1989, y a Rodrigo Lara Restrepo, hijo del Lara Bonilla. Marroquín se sintió conmovido cuando este le dijo “Usted también es una víctima de Pablo Escobar”.

"Nada es más importante que la paz —afirmó en una entrevista el hijo de Escobar— Yo pienso que vale la pena arriesgar nuestra vida y todo lo que tenemos para que la paz realmente suceda en Colombia… El tráfico de drogas destruyó a mi familia. Nos dio el mundo y luego nos lo quitó todo".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.