Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/28/2014 12:00:00 AM

¿Funcionan las Casas Justicia de Bogotá?

En las casas se brinda asesoría legal y es un espacio la solución de conflictos ciudadanos, con el fin de descongestionar el aparato judicial.

La mayoría de los capitalinos cree que los principales problemas de Bogotá son la inseguridad y la violencia. Sin duda, Bogotá se ha convertido en la plaza más atractiva para el microtráfico y las riñas callejeras.

Para combatir la intolerancia que a diario se ve en las calles de la ciudad y para que las personas sientan más cerca la presencia de la justicia, el Distrito está apostándoles cada vez más a las Casas Justicia como espacios para la resolución de conflictos. 

Según la Secretaría Distrital de Gobierno, estas casas son escenarios para garantizar a los habitantes de la localidad el acceso a la justicia, buscando que los servicios ofrecidos por las entidades nacionales y distritales sean utilizados para la resolución de los conflictos y la convivencia en los ámbitos familiar, vecinal y barrial, propiciando mejoras significativas en materia de convivencia y seguridad ciudadana. Es decir, tienen como objetivo acercar la justicia al ciudadano y fomentar el respeto de los Derechos Humanos.

Las Casas de Justicia son centros interinstitucionales que aplican mecanismos de justicia formal y no formal, para que allí los usuarios encuentren respuestas ágiles y oportunas a sus demandas, inquietudes y requerimientos de una manera amable, integral y gratuita. Además, cada casa presta servicios legales, acordes con la realidad social, cultural y de conflictividad del sector.

Los casos o denuncias que más presentan los ciudadanos están relacionados con conflictos familiares, conflictos con vecinos, demanda por alimentos y arriendos, riñas, violencia intrafamiliar, y asesoría legal.

“En las seis casas de justicia, la ciudadanía puede encontrar los diferentes servicios jurídicos que requiere para solucionar sus problemas legales sin tener que recorrer distancias y, de paso, descongestionar el aparato judicial, pues cuentan con juzgados de pequeñas causas, comisarías de familia, unidades de mediación y conciliación; representantes de la Defensoría del Pueblo, de Medicina Legal, de la Personería Distrital, de la Secretaría de la Mujer, del ICBF”, señaló Andrés Idárraga, director de Derechos Humanos, de la Secretaría Distrital de Gobierno.

Panorama de las casas justicia según cifras

Las Casas de Justicia están funcionando actualmente en las localidades de Ciudad Bolívar, Usme, Suba, Los Mártires, Bosa, y Keneddy. Según la Administración, al finalizar el 2015 se tiene proyectado contar con unas 50 casas.

Según cifras de Gobierno, el año pasado un poco más de 300.000 personas hicieron uso de estos servicios.

Las localidades donde más denuncias se presentan son: Bosa, con cerca de 110.000 querellantes; Ciudad Bolívar, Suba, Mártires, Kennedy y Usme.

Aunque es un proyecto valedero por la comunidad, los índices de cobrar justicia por su propia mano, siguen siendo bastante altos.

Según un estudio (producto de una consultoría contratada por el Consejo Superior de la Judicatura y el Centro de Investigaciones para el Desarrollo de la Universidad Nacional), realizado por el investigador Luis M. Prada, el tiempo y los costos asociados a un proceso de carácter civil, a manera de ejemplo, normativamente debería tardar 185 días en tramitarse pero, en tiempo real se está demorando 1448 días y su costo promedio es de 3.000 millones de pesos, de los que el Estado asume el 39 % y la ciudadanía el 61 %.

Idarrága también destacó que si se comparan estas cifras con el tiempo promedio de dos semanas, que puede durar el trámite para la conciliación y el arreglo directo en una Casa de Justicia, siempre y cuando exista la disposición de las partes implicadas y sin costos para la ciudadanía, se evidencia que estas Casas y las entidades que allí hacen presencia se convierten en la mejor opción para la comunidad en el trámite de sus conflictos, brindándole la posibilidad de ahorrar tiempo, dinero y el desgaste emocional frente a este tipo de situaciones. 

Además, según el funcionario, en términos de convivencia ciudadana, facilitan la reconstrucción del tejido social y la reconciliación entre las partes en conflicto, disminuyendo los índices de violencia.

Por último, estas casas dedican el 50 % del tiempo a realizar acciones de sensibilización y cultura ciudadana. Este es uno de los proyectos bandera de la administración de la Bogotá Humana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.