Martes, 17 de enero de 2017

| 2006/02/12 00:00

¿Funcionará el trapo rojo?

Los liberales creen que la pasión partidista es su mejor activo para ganar las elecciones de marzo. Están echando mano al pasado para asegurar un futuro.

Como jefe único del Partido Liberal, el ex presidente Gaviria se ha dedicado a buscar mayorías en las elecciones de Congreso. En la foto, en el lanzamiento de la campaña de Juan Fernando Cristo para el Senado, con el precandidato Horacio Serpa.

El viernes pasado, al auditorio del Hotel Almirante de Cartagena no le cabía una persona. Cientos de liberales aclamaron a César Gaviria, cuando, en medio del foro Programático Liberal del Caribe, hizo referencia a la "reconquista del Partido". Días antes, en la calle 36 de Bucaramanga, 3.000 simpatizantes ovacionaron al ex presidente López cuando, en su decisión de volver a la plaza pública, repitió que "el trapo rojo es la bandera en la que se deben envolver no sólo los liberales, sino todos los colombianos que quieran a su patria". El éxito de ambos eventos se debe a la estrategia que, desde su jefatura única, ha puesto a andar el ex presidente Gaviria para recuperar la identidad del partido y convertirlo en el eje de la oposición a la candidatura de Álvaro Uribe. "La idea es que la gente vuelva a sentir la pasión roja", dice uno de sus asesores. Pero cualquier estrategia para recuperar la credibilidad en el partido sólo tiene sentido si se ve reflejada en votos. Y nadie puede asegurar que una herramienta como el trapo rojo, hasta hace poco considerado todo un símbolo de la 'vieja política', sirva para contrarrestar el empuje del uribismo, principal fuerza que competirá con los liberales en el próximo proceso electoral. ¿Funcionará la estrategia? ¿Hay desgano? SEMANA responde las 10 principales preguntas que definirán el éxito liberal en las elecciones de marzo de 2006. 1¿Cómo va la jefatura única de César Gaviria? Entre los precandidatos liberales a la Presidencia y la mayoría de aspirantes al Congreso hay un consenso alrededor de que César Gaviria está haciendo bien su trabajo. Le reconocen que el partido se siente dirigido, que ha hecho una oposición no estridente, pero con audiencia que recoge en su discurso la voluntad del congreso liberal de junio. Gaviria tiene las botas puestas. Acompaña a los candidatos a las regiones y busca, uno por uno, los integrantes de sus listas a la Cámara. Sin embargo, los esfuerzos que le reconocen en el partido aún no se reflejan en su imagen pública. Según la última encuesta de Gallup-Poll realizada en octubre, aunque tiene 37 por ciento de popularidad, él y Horacio Serpa son los personajes públicos con menor credibilidad. El 50 por ciento de los encuestados tiene una imagen desfavorable de Gaviria. 2¿Por qué no arranca la consulta liberal? Desde septiembre, los precandidatos Cecilia López, Rafael Pardo, Horacio Serpa, Andrés González y Rodrigo Rivera, recorren el país haciendo campaña. Sin embargo, sus estrategias no han hecho el ruido que se esperaba y poco se habla de la consulta. En parte, esto se debe a que entre ellos aún no ha habido una confrontación ideológica fuerte. Los cinco se han dedicado a marcar sus diferencias -o en el caso de Rivera, sus similitudes- con el presidente Uribe, más que a diferenciarse de sus demás competidores en el partido. En febrero aumentarán los debates preparatorios para la consulta. Por ahora, Serpa sigue liderando las encuestas porque, a pesar de que ha perdido apoyo parlamentario, es el precandidato con más base popular. 3¿Cómo se están conformando las listas? La formación de listas a Senado y Cámara la está liderando el ex presidente Gaviria. Tienen derecho propio a estar en ella los senadores y representantes actuales que representen el oficialismo y aspiren nuevamente al Congreso. Y aunque será muy difícil llenar los 100 puestos de la lista, Gaviria espera que al menos el 10 por ciento de ella corresponda a candidatos nuevos y de opinión. En cuanto a las cámaras, Gaviria está visitando las regiones del país preguntando por líderes comunitarios que quieran aspirar. Para el caso de los representantes, no se descartan alianzas regionales con otros partidos de oposición como el Polo Democrático. Los departamentos en los que el partido se encuentra más fuerte son Antioquia, Valle, Cauca, Córdoba, los Santanderes y Cundinamarca. El ex presidente Gaviria calcula que, por lo menos, el partido logrará elegir 30 senadores y 40 representantes (casi una tercera parte de cada corporación). En donde los candidatos liberales tienen más problemas para hacer proselitismo es en las zonas donde hay presencia paramilitar. Algunos han retirado sus aspiraciones. Otros, le han bajado el perfil. "Nuestros principales retos en la competencia por el Congreso son garantizar financiación para los aspirantes y hacer campaña a pesar de la intimidación paramilitar", dice el ex presidente Gaviria. 4¿Qué papel está jugando Horacio Serpa? A diferencia de hace unos meses, en los que se opuso tajantemente a las principales decisiones de partido, recientemente Serpa ha apoyado las directrices del ex presidente Gaviria. Y aunque no se siente muy contento de que la consulta liberal sea en marzo -argumenta que se está perdiendo tiempo para escoger un candidato único que desde ya enfrente a Uribe-, participará en ella. Hasta ahora es el candidato con mayores probabilidades de ganarla, pero su alta imagen negativa indica que no debe confiarse. Además, su apoyo parlamentario no es tan sólido como se cree. Sus más fieles escuderos son los parlamentarios Jesús Ignacio García, Hugo Serrano, Piedad Córdoba y Joaquín José Vives. 5¿Qué papel están jugando los ex presidentes? Los sucesos de las últimas semanas han mostrado que el Partido Liberal es un partido de ex presidentes. Al trabajo del ex presidente Gaviria, como director único, se sumó recientemente el del ex presidente López. En los últimos días ha salido a la plaza pública, tal como lo anunció, y ha acompañado a los aspirantes al Congreso a lanzar sus candidaturas. Asegura que su causa es la unidad del liberalismo y que "no alimentaría la ansiedad de unos cuantos que dejan ver en el partido la división y las pujas inexistentes entre los dirigentes liberales". Ernesto Samper, por su parte, se ha mostrado crítico de la estrategia del 'trapo rojo', que busca reconquistar las lealtades de sus electores. Para él, la jefatura del partido está concentrando más esfuerzos en hacer una oposición radical a Álvaro Uribe que en formular propuestas propias. Además, cree que la plaza pública está agotada y que hay que buscar nuevos canales para acercarse a los electores. Detrás de esta confrontación con Gaviria, con López y con Serpa, está el acercamiento de Samper al uribismo. 6¿Cuál es la estrategia para mejorar la imagen del partido y convocar nuevos electores? El miércoles de esta semana, el Partido Liberal tendrá definida la estrategia de imagen que será utilizada en las elecciones a Presidencia y Congreso. Por ahora, el propio presidente Gaviria está construyendo los lemas posibles. También se piensa en fortalecer la presencia de los precandidatos liberales en medios de comunicación, para lo cual se harán cuatro debates televisados en distintas regiones del país. 10¿Es viable una alianza con el Polo Democrático? La semana pasada se reunió el grupo de liberales que rechazó el referendo y que apoyaron la candidatura de Luis Eduardo Garzón a la Alcaldía de Bogotá, con representantes del Polo Democrático Alternativo. El ex presidente Gaviria le pidió a Horacio Serpa representar al Partido Liberal en este encuentro. Sin embargo, aún no hay ningún tipo de acuerdo formal entre el liberalismo y el Polo. Los dirigentes de ambos partidos consideran que una coalición entre ambos se daría de manera casi espontánea si llega a haber una segunda vuelta en las elecciones presidenciales. Pensar en una alianza en este momento pondría en riesgo los esfuerzos que liberales y polistas han hecho para fortalecer la identidad de sus partidos y generaría tensiones entre los dirigentes que podrían terminar fragmentando la oposición.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.