Sábado, 1 de noviembre de 2014

| 2013/09/17 00:00

Buen Gobierno: ¿existe el llamado plan B?

Santos inaugura la fundación entre molestias de la Unidad Nacional con Vargas Lleras, de quien se dice que sería el 'plan B'.

María Emma Mejía, Germán Vargas Lleras y Juan Mesa.

Esta noche el presidente Juan Manuel Santos le pondrá la primera piedra a la Fundación Buen Gobierno, plataforma política y académica que fue revivida por el propio mandatario con el fin de buscar la reelección de sus políticas. Sin embargo, lo que muchos se preguntan es si esa plataforma tiene un plan B.

La inauguración estaba prevista para tres semanas atrás, pero tuvo que ser cancelada por los vientos huracanados de la denominada tormenta que supuso el paro agrario, que esa misma semana se encendió, entre otras, por la afirmación del presidente Santos de que “el tal paro agrario no existe”.

Pero los vientos cambiaron en tres semanas y, de un momento a otro, lo que comenzó como un rumor hoy día tiene a todos los asistentes a este evento haciendo apuesta en torno “a un tal plan B” que se estaría construyendo alrededor del presidente de Buen Gobierno, el exministro Germán Vargas Lleras.

Todo porque en esos días de tempestad para Santos, el designado presidente de la fundación Buen Gobierno, Germán Vargas Lleras, no se quedó quieto. Y con sus movimientos comenzó a preocupar a varios de los jefes de partidos que conforman la Unidad Nacional, quienes, se supone, quieren llevar a Santos a la reelección.

Los movimientos de Vargas Lleras, al parecer, consisten en querer reactivar el partido Cambio Radical, cuyos dirigentes no dejan de ver en el exminmistro estrella a su jefe natural y al más opcionado para suceder a Juan Manuel Santos, en el hipotético caso que este decida no presentarse.

Aunque Vargas Lleras, cuando abandonó el Gobierno, afirmó que había dejado de ser el jefe político de Cambio Radical, y que desde agosto del 2010 estaba al margen de las decisiones de la colectividad, otra cosa parecen indicar recientes hechos.

Semana.com supo de sendas reuniones en las cuales Vargas Lleras ha intentado convencer al exconcejal Carlos Fernando Galán para que reasuma la presidencia de la colectividad, la cual ocupó cuando aspiró a la alcaldía de Bogotá, en el 2011. Aunque Galán se ha mostrado reticente a la invitación de Vargas Lleras, sobre todo por el engorroso trámite de conceder avales para las próximas elecciones de Congreso, Galán aceptaría el nombramiento que sería oficializado en la mañana de este martes, horas antes de la inauguración de Buen Gobierno.

Cambio Radical tiene el reto de superar el umbral y ser pieza clave en una posible aspiración de Vargas Lleras. Pero este partido no la tiene fácil, entre otras porque quien había sido su principal elector en las elecciones del 2010, Javier Cáceres (con 80.000 votos) fue el primero en estrenar la silla vacía tras ser condenado por nexos con paramilitares.

El primero en poner las alarmas sobre la posible tormenta política fue el expresidente César Gaviria, jefe natural del Partido Liberal, uno de los bastiones del Gobierno y de la reelección, y a quien le endilgaron supuestos distanciamientos con Santos por el nombramiento de Amylkar Acosta y Alfonso Gómez Méndez en el gabinete. Versión que, según el expresidente, provendría de la fundación Buen Gobierno.

Gaviria fue más allá y en un reportaje con Yamid Amat publicado en el diario El Tiempo dijo que al Partido Liberal no lo iban a “llevar a sombrerazos hacían un Plan B” y respecto de Vargas Lleras dijo que el exministro “anda solito inaugurando casas y trabajando para él”. “No entiendo cómo van a trabajar la reelección”, cuestionó Gaviria al presidente de Buen Gobierno.  

Pero no sólo en la casa liberal ven con preocupación los alcances del jefe natural de Cambio Radical como presidente de Buen Gobierno. En el propio partido del presidente Santos, La U, le pidieron a sus parlamentarios no asistir a las reuniones de Buen Gobierno hasta tanto no tener las reglas de juego claras. Y, al igual que el expresidente Gaviria, volvieron a mencionar el tal plan B.

Liderados por Roy Barreras, diez senadores de La U, entre los que están José David Name, Plinio Olano, Karime Motta, Carlos Ferro, Efraín Torrado, Milton Rodríguez y Musa Besaile, y cinco representantes a la Cámara, no sólo le manifestaron a los codirectores del partido que sería inconveniente la asistencia a la inauguración de Buen Gobierno, sino que dejaron en claro que La U no está a la espera de ningún Plan B. 

También reclamaron el papel del partido de gobierno en la jefatura de debate presidencial, la cual en teoría encabeza Germán Vargas Lleras.

Parlamentarios que pidieron mantener en reserva su identidad comentaron que miembros de Cambio Radical han buscado el apoyo en otros partidos para revivir el partido, lo que estaría ocasionando graves fisuras al interior de Buen Gobierno, que es la base de la reelección de Santos.

Estos congresistas se han quejado de que mientras el presidente Santos afrontaba el problema de los paros, Vargas Lleras acompañaba al ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, en actos de entrega de casas. Uno de ellos fue en Valledupar, cuyo alcalde Freddy Socarrás está feliz porque su ciudad ha resultado una de las más favorecidas con el programa de viviendas gratis.

Otra de las molestias es que algunos de los delegados para las regiones de la fundación Buen Gobierno, designados por Vargas Lleras, pertenecen a Cambio Radical. 

Parlamentarios de La U en la Costa están preocupados con la presencia de Álex y Arturo Char como delegados en la Costa Caribe. Y en el Valle, con el ex superintendente de Salud José Renán Trujillo, según contaron algunos parlamentarios del departamento.

Mientras tanto el Partido Conservador analiza la forma de llegar a la Fundación Buen Gobierno o pone en marcha su propio plan B tras los constantes coqueteos del expresidente Álvaro Uribe, quien incluso los invitó a hacer una consulta con el Centro Democrático para definir la candidatura presidencial.

Esos son los vientos que acompañan la inauguración de la fundación Buen Gobierno, que aunque fue revivida con el propósito de garantizar la reelección de las políticas del presidente Santos, no se sabe si en el cuartel de la Calle 71, en pleno centro financiero de Bogotá, se esté cocinando la resurrección de Cambio Radical o un tal plan B, la candidatura presidencial de Germán Vargas Lleras. 

Sin embargo, el exministro lo niega. Y en un comunicado que envió para invitar a la inauguración, afirmó que Buen Gobierno solo tiene un plan: la reelección de Santos.

Pero otra cosa piensan dirigentes de la Unidad Nacional, que tienen dudas porque Vargas Lleras, al haber salido del Gobierno el pasado mes de marzo, tiene frente a su horizonte tres caminos. La jefatura de debate de la reelección, como presidente de Buen Gobierno; el fortalecimiento de Cambio Radical, y su aspiración presidencial. Por eso la gran incógnita de la inauguración de la sede de Buen Gobierno es si los jefes de los partidos políticos se dejarán ver en esa sede política. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×