Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/21/2015 1:00:00 PM

Poco queda de la herencia maldita del clan Castaño

La URT finalizó la intervención a los casos relacionados con Funpazcor, la ONG creada por paras y que sirvió para perpetrar cientos de despojos.

Poco queda de la 'reforma agraria' de los hermanos Castaño luego de que la Unidad de Restitución de Tierras (URT) informó este miércoles que desde la entidad fue tramitado el 100 % de las solicitudes presentadas por el caso de Funpazcor, de las cuales el 60 % cuenta con un decisión a favor de las víctimas.

Este emblemático episodio de la historia de la restitución en el país poco a poco va quedando en el pasado. Pues de las 700 solicitudes que fueron llevadas antes los jueces y magistrados, más de la mitad se han fallado a favor de los reclamantes de tierras.

El oscuro capítulo que engrosó los índices de desplazamiento en Córdoba se ha ido desenredando. Las familias beneficiadas no sólo han recuperado los predios ubicados en los municipios de Montería y Valencia, sino también la posibilidad de trabajar las parcelas que les habían sido despojadas.

Sin embargo, con este dictamen no quedan del todo resueltas las reclamaciones de las víctimas de las AUC a través de Funpazcor, por lo que se espera que en el transcurso del 2015 se den nuevos pronunciamientos por parte de la judicatura especializada, con lo que ascendería a 3.000 el número de campesinos restituidos en Córdoba.

El proyecto de Funpazcor encarnó durante décadas la mayor problemática de restitución de tierras de la época. La fundación donó más de 10.000 hectáreas en el departamento para campesinos afectados por la guerrilla.

Las tierras pertenecían a los tres hermanos, quienes fomentaron una 'reforma agraria' privada que en su momento fue bien vista por las comunidades nacional e internacional, pero que terminó por convertirse en una pesadilla para las familias restituidas.

En agosto de 1990, Fidel Castaño, fundador de las autodefensas de Córdoba y Urabá, anunció su desmovilización y el reparto de 10.000 hectáreas de varias de las fincas más costosas de Córdoba de las que se había apropiado a sangre y fuego. Creó la Fundación por la Paz de Córdoba (Funpazcor), le donó esa tierra, y esta la repartió, en parcelas, entre 2.500 familias de barrios pobres de Montería y del campo.

Sin embargo, las escrituras prohibían vender o alquilar las propiedades sin permiso de Funpazcor. Salvo los parceleros más cercanos a los paramilitares, porque a los demás no se les permitió instalarse en los predios.

Al frente de esta gigantesca operación de lavado y despojo estaba Sor Teresa Gómez, una emblemática mujer del clan que sembró dos décadas de terror y violencia al servicio de la expoliación de tierras, además de ser una de las grandes enemigas de la restitución.

Sor Teresa Gómez desmovilizad en Urabá, como parte del bloque Élmer Cárdenas de las autodefensas, y, acto seguido, desapareció. En el 2011 fue condenada a 40 años de prisión por el asesinato de una campesina del departamento de Córdoba, que lideraba un grupo de víctimas de las AUC en el tema de la reparación.

Por ahora, con esta intervención se comienza a cerrar uno de los casos de despojo más sonados, fomentado por la casa Castaño.

En tres años de intervención, la Dirección Territorial Córdoba ha tramitado el 64 % de las solicitudes de restitución sobre predios ubicados en esta zona del país, con lo cual se están interviniendo más de 35.000 hectáreas en el departamento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.