Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2011 12:00:00 AM

Ganadores y perdedores de la jornada electoral

La centroizquierda, la Registraduría, el Gobierno, Santos y el Partido Liberal, entre los ganadores. El uribismo, el Partido Verde, J. J. Rendón y el Polo, entre los perdedores. ¿Por qué?

Ganadores

La centroizquierda. A pesar de que la representación de la izquierda en el Congreso se reduce a los congresistas del Polo Democrático, el triunfo de Gustavo Petro, de Progresistas, en la Alcaldía de Bogotá, supone la vigencia de la centroizquierda como proyecto político.

De esta manera una nueva fuerza política comienza a cobrar forma. De hecho, Petro anunció que va a trabajar para que Progresistas se convierta en un movimiento nacional “para hacer de este un país más democrático”.

La Registraduría. El registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, dijo que a las 7:00 p. m. se conocerían los resultados de la votación en la mayoría de las entidades territoriales del país. En muchas ciudades superó el récord y logró transmitirlos mucho antes. De esta manera, no sólo cumplió, sino que superó la amenaza que representaban los hackers, que él mismo había advertido.

El Gobierno. El Ministerio del Interior se ocupó de vigilar el proceso electoral, pidió a ONG y organismos de inteligencia levantar información sobre las amenazas al proceso electoral y concertó una política de seguimiento a las campañas a través de la Unidad de Reacción Inmediata para lo Electoral, y con la Fiscalía, la Procuraduría y otros entes de control. El Ministerio de Defensa, por su parte, puso en marcha un plan para contrarrestar las amenazas de los grupos violentos en 15 departamentos.

Al final, el presidente Juan Manuel Santos sintetizó: “Se puede considerar histórico (el proceso electoral), sin precedentes. Colombia votó en paz, ganó la libertad. Le demostramos al mundo que tenemos un sistema democrático que funciona”, dijo.

El mandatario indicó que estas elecciones fueron más seguras que las de hace cuatro años y que se redujeron en 71 por ciento los actos terroristas. Salvo un intento de asonada en Yopal, por inconformismo con los resultados, y un ataque a Ariel Delgadillo, conductor del vicepresidente de la Cámara, Albeiro Vanegas, entre otros ataques, no se presentaron problemas de orden público.

Juan Manuel Santos. El presidente ganó porque se mantuvo al margen de la campaña electoral. En lugar de mostrar favoritismo por algún candidato, prefirió defender la institucionalidad del proceso. De esta manera no entró en confrontaciones partidistas en un momento en el que cuenta con el apoyo de cinco partidos políticos, una fuerza mayoritaria inusitada en el Congreso.

Así, con cualquiera de los candidatos de los partidos de la coalición de unidad nacional elegidos podría reclamar un triunfo, y a la vez, decir que no sufrió ninguna derrota.

El Partido Liberal. Los rojos ganaron alcaldías en ocho capitales de departamento y siete gobernaciones. Así ratificaron que la política local tiene una dinámica distinta a la nacional (en las presidenciales sólo representaron el 4 por ciento de la votación).

El resultado favorece su intención de reunificarse con Cambio Radical y un sector de la U de orígenes liberales.

Perdedores

El uribismo. El expresidente Álvaro Uribe fue derrotado en varias entidades territoriales y ratificó que a pesar de que goza de una gran favorabilidad su compañía no se traduce en apoyo. En Medellín, en donde comenzó su carrera política, su candidato, Federico Gutiérrez, de La U, quedó en tercer lugar. Según el boletín 25 de la Registraduría con el 98 por ciento de los votos contados, obtuvo 117.817 sufragios, la mitad del ganador, Aníbal Gaviria.

En el departamento de Antioquia su candidato, Carlos Mario Estrada, de La U, también quedó en el tercer lugar. Informado el 92 por ciento, contaba 222.685 votos frente a 865.423 que sumaba Sergio Fajardo.

Pero donde su derrota tuvo más significado fue en Bogotá, donde su candidato, Enrique Peñalosa, no sólo perdió frente a Gustavo Petro por más de 200.000 votos, sino que la mayoría de analistas consideran que tuvo incidencia en el revés sufrido. En esa campaña, Uribe recorrió la ciudad, hizo cuñas radiales e incluso tuvo gestos como ayudar a sostener el megáfono al candidato en los actos públicos.

El Partido Verde. El proyecto que nació en apoyo a la candidatura de Antanas Mockus para la campaña a la Presidencia del 2010, y en rechazo al continuismo del uribismo, , perdió la Alcaldía en Bogotá, pese a que al comienzo su candidato figuraba como favorito.

Primero fue la salida de Mockus de la organización, lo que fue el comienzo de una fractura del electorado. Después, el Partido Verde adhirió a la Unidad Nacional cuando apenas comenzaba la campaña y quedó subsumido en la coalición del Gobierno. Ese hecho, para los analistas, significó el debilitamiento de su propuesta ideológica.

Y ahora, la derrota en Bogotá, a pesar de que en la dirección se encuentran dos exalcaldes de la ciudad, es una derrota para un partido en ciernes.

J. J. Rendón. El asesor de campañas electorales tendrá que incluir dos derrotas significativas en su cuenta. En Medellín, Rendón asesoró a Pérez Gutiérrez, y en Bogotá, a Peñalosa. La llegada de Rendón a esas campañas en lugar de generar un efecto positivo motivó el rechazo de sus métodos poco ortodoxos.

El Polo Democrático. El gran bastión político del Polo Democrático era la Alcaldía de Bogotá, que durante dos períodos conquistó ese cargo con votaciones importantes. Samuel Moreno, por ejemplo, hace cuatro años, obtuvo casi un millón de sufragios. Sin embargo, en esta ocasión, Aurelio Suárez sólo obtuvo un poco más de 32.000, menos del 2 por ciento de la votación.

Las denuncias por corrupción que salpicaron a los hermanos Samuel e Iván Moreno, errores estratégicos, la salida de Petro y de varios de sus compañeros de la organización y la derrota misma, hacen parte de la cadena de reveses que obliga a esa organización a recapitular si no quiere desaparecer del escenario político fruto de sus equivocaciones.

Los partidos políticos. En estas elecciones abundó la postulación de candidaturas por firmas y por coaliciones de partidos. Ese fenómeno no ayudó al proceso de consolidación de los partidos con poca historia (Cambio Radical, Polo, la U, el Partido Verde y el PIN). El triunfo de todos es el triunfo de ninguno, dicen los analistas. Y a la hora de llamar a cuentas a los elegidos por coaliciones, la responsabilidad política de los partidos se diluye.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.