Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/27/2017 7:19:00 PM

Lista la libertad para el general (r) Rito Alejo Del Río

El exoficial se acogió a la Justicia Especial para la Paz, que tendrá que juzgarlo por los hechos cometidos en el marco del conflicto armado. Está condenado por homicidio; es investigado por los crímenes de Jaime Garzón y de Álvaro Gómez Hurtado.

El acogimiento del general (r) Rito Alejo del Río a la Justicia Especial para la Paz parece estar más accidentado de lo usual. Mientras otros exoficiales firmaron su compromiso desde el primer instante, el nombre del excomandante de la Brigada XVII solo llegó hasta después de varios meses de haberse puesto a andar el tren de la justicia transicional.   

El pasado 20 de septiembre, previa revisión de cumplimiento de requisitos, el Tribunal Superior de Bogotá dio luz verde para levantar la orden de detención en contra del general (r). Sin embargo, cuando tenía lista la maleta para recuperar de manera condicional la libertad, su salida del Cantón Norte, en la capital, se vio frustrada por una orden de captura de última hora.

Se trataba de un requerimiento del 22 de septiembre de la Fiscalía Especializada para la Unidad de Derechos Humanos y DIH que lo investiga por el delito de concierto para delinquir. Una semana después, la fiscal Janeth Marcela Palomar hizo oficial la revocatoria de la medida de aseguramiento y expidió la orden de libertad inmediata.  

Así las cosas lo
s 25 años que el general (r) Rito Alejo del Río debía pasar privado de la libertad por la condena proferida por un juez de Bogotá, quedarán en el congelador mientras su caso entra a ser revisado por la Justicia Especial para la Paz (JEP). 

En contexto:  Rito Alejo, a contar la verdad en el caso Álvaro Gómez 

Del Río fue encontrado en primera instancia responsable por el crimen del líder chocoano Marino López en febrero de 1997. El asesinato del labriego se perpetró tras la incursión de un grupo de paramilitares del bloque Élmer Cárdenas al caserío de Bijao-Cacarica, jurisdicción de Riosucio. 

Dos días antes de que llegaran los paramilitares a la zona, tropas de la Brigada XVII del Ejército, al mando del general (r), llegaron a ese lugar con el fin de retomar lo que ellos consideraron una zona en la que la guerrilla se movía con facilidad. De allí que la Fiscalía hubiera alegado: “No es concebible que en una zona tan militarizada hubiera presencia de las autodefensas”.

En el fallo, el ente acusador le dio credibilidad al testimonio de cuatro desmovilizados del bloque Élmer Cárdenas: Diego Hinestroza, alias el abuelo, Luis Muentes, el Calvo, William Soto, Comandante Soto, Rubén Darío Rendón, el Lanero, y su comandante, Freddy Rendón, el Alemán, que confirmaron en sus versiones libres no solo la horrorosa muerte del líder chocoano sino la complicidad del general.

“Se trató de una operación conjunta”, según relataron ante el fiscal de Justicia y Paz. En otra diligencia en contra del exmilitar, realizada en octubre del año pasado, la Fiscalía indicó que el crimen de López fue cometido para amedrentar y desplazar a la población de la zona. 

Puede leer: Exgeneral Rito Alejo del Río condenado a 25 años

Rito Alejo del Río también venía respondiendo ante la justicia por crímenes que estremecieron al país, como lo fueron el asesinato del humorista y periodista Jaime Garzón y el candidato presidencial y líder conservador Álvaro Gómez Hurtado

Sin embargo, todos los señalamientos que existan en su contra pasarán desde ahora a ser competencia de la justicia transicional, que podrá imponer penas hasta de 8 años si cumple con los requisitos de verdad, justicia y reparación. Y hasta de 20 si incumple con los compromisos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?