Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/18/2014 12:00:00 AM

La vigilia del hijo del general Uscátegui

Después de su fallida campaña a la Cámara, José Jaime, hijo del general (r) Uscátegui inicia una vigilia por el caso de su padre.

Este año, José Jaime Uscátegui pretendía llegar al Congreso de la República como representante a la Cámara por Bogotá. Su objetivo principal era liderar la luchar por los derechos de los militares y policías, pero los 5.385 votos que obtuvo no lo ayudaron.

Sin embargo, José Jaime tiene ahora otro objetivo. Desde este miércoles, iniciará una vigilia y se mantendrá frente a las puertas de la OEA en Bogotá, hasta que den respuesta a sus peticiones.

El excandidato a la Cámara, tiene 33 años y es el hijo mayor del brigadier general (r) Jaime Humberto Uscátegui, quien permanece en la cárcel por su presunta complicidad con los paramilitares, al no haber evitado la masacre de Mapiripán en julio de 1997 y, además, fue condenado a 37 años de prisión por la muerte de unas personas que habrían muerto en dicha masacre.

Después de 15 años de que el general (r) fue enviado a la cárcel, las acciones por parte de su familia que creen ciegamente en su inocencia no paran. Este martes, José Jaime acude por segunda vez a la oficina de la Misión de la OEA en Bogotá para transmitir el siguiente mensaje a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la misma organización:

“Es una violación flagrante al debido proceso que, después de 15 años, mi padre continúe preso sin que exista hasta la fecha un fallo definitivo que determine su responsabilidad (en la masacre de Mapiripán) con las respectivas garantías. Estos años han sido una tortura psicológica para mi familia (…) Ante estas circunstancias, observando que mi familia ha padecido los atropellos de la justicia colombiana durante 15 años, y considerando que la Comisión Interamericana no ha realizado un pronunciamiento sobre la admisibilidad de mi petición P-623-03 después de 11 años, me veo en la necesidad de declararme en vigilia permanente con el ánimo de implorar la protección efectiva e inmediata de mis derechos”, dice en la carta dirigida a Roberto Menéndez, jefe de la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA. 

Además, José Jaime advierte que permanecerá indefinidamente y de manera pacífica, al frente de la oficina de la Misión de la OEA en Bogotá, “hasta ver materializados los derechos que me asisten”, concluye la carta.

Semana.com habló con José Jaime sobre sus pretensiones y sobre el proceso de su padre en la justicia colombiana. 

Semana.com: ¿Cuándo se apropia del caso y en qué momento inician sus acciones?

José J. Uscátegui:
Llevo 11 años acudiendo a todos los mecanismos para que se protejan las garantías de mi papá, pero sigue preso. En el 2005 me apropio del caso, en esa época hice el documental '¿Por qué lloró el general?', que llevé en el 2010 a Mapiripán para que la gente lo viera. Desde ahí, me he dirigido a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en varias oportunidades, con el fin de demostrar que el proceso de mi padre ha sido manipulado. Todo ha sido en vano.

Semana.com: ¿Qué es lo que busca concretamente con la vigilia y la permanencia frente a la oficina de la OEA?

J. J. U.:
Que escuchen al hijo de un militar que permanece injustamente en prisión, condenado a 37 años por la muerte de unas personas, que está demostrado no murieron en la masacre de Mapiripán. Además, de que lo convierten en cómplice de los paramilitares en la masacre, cuando el mismo presidente Juan Manuel Santos, ministro de Defensa en 2006, certificó que mi padre carecía de jurisdicción y mando sobre las tropas responsables del municipio de Mapiripán en julio de 1997, año en que ocurrió la masacre. Busco que se respeten mis derechos y los de mi padre, ante un organismo internacional (Comisión Interamericana) que ha sido notificado de este proceso hace 11 años y que tampoco ha hecho nada.

Semana.com: ¿Por qué intercionalizar el caso de su padre?

J. J. U.:
Porque la justicia colombiana no funciona, lleva 15 años el caso de mi padre y no han podido sentenciar si mi padre es culpable, no hay un fallo definitivo. Tienen todas las pruebas en la mano de que no tuvo nada que ver y se hacen los de la vista gorda.

Semana.com: ¿Cuáles son las irregularidades que ha encontrado durante el proceso?

J. J. U.:
Adulterar pruebas, el Tribunal Superior de Bogotá le atribuyó un testimonio que jamás dijo mi padre del proceso, hay falsas víctimas y falsos testigos. 

José Jaime permanecerá en vigilia hasta el 4 de abril y estará al frente de las oficinas de la OEA ese mismo tiempo, aunque tiene la expectativa de que le respondan rápidamente, pues ya se le agotaron los recursos y le dio un plazo suficiente a la justicia colombiana para que sentenciaran el caso de su padre. 

El general Uscátegui, era una de las autoridades militares de la zona (Mapíripán) y responsable del departamento del Meta (comandante de la séptima brigada del ejército en Villavicencio) cuando ocurrió la masacre de Mapiripán, por lo que la Fiscalía General de la Nación lo acusó de complicidad con los paramilitares.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.