Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2015/12/12 21:00

El vicepresidente que se volvió maquinista

Germán Vargas Lleras, vicepresidente de la República.

Bogotano de 53 años, es un caso atípico en la historia de los vicepresidentes colombianos. Al contrario de sus antecesores, que no asumieron una función ejecutiva tan definida, se convirtió en el motor del plan de 70 billones de pesos con el que el gobierno busca modernizar la infraestructura del país y sacarlo del penoso atraso en que se encuentra. El reto se le ha convertido en casi una obsesión, sin contar que siguió atento el programa de las 100.000 viviendas gratis y un plan para construir acueductos y alcantarillados en más de 800 municipios. El vicepresidente conoce cada obra y viaja casi los siete días de la semana a supervisarlas. Pese a los quebrantos de salud con que terminó el año –los cuales, según especialistas, resultaron en parte por su rutina de trabajar 18 horas diarias–, su labor en 2015 también se reflejó en el éxito de su partido Cambio Radical, que salió triunfante en las elecciones regionales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.