Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/03/16 19:33

El paulatino regreso de Vargas Lleras

El vicepresidente no sólo está plenamente recuperado, sino que además ya lideró importantes reuniones políticas en su despacho. Retorna con un país convulsionado.

Tras la cirugía a Vargas Lleras se le recomendó modificar su régimen de vida. Foto: Juan Carlos Sierra / SEMANA

Aunque Germán Vargas Lleras no ha reaparecido públicamente, su agenda de trabajo ha sido movida en las últimas semanas. El vicepresidente ha liderado diferentes reuniones políticas en su despacho. Hasta el expresidente César Gaviria ha desfilado por las oficinas del vicepresidente para hablar de la convulsionada coyuntura política que vive el país por estos días.

La agenda privada del vicepresidente no se quedó sólo en su oficina. Un congresista le confirmó a Semana.com que sostuvo un importante encuentro con el mandatario en un exclusivo restaurante, donde hablaron de la posible entrada del Partido Conservador a la Unidad Nacional, cosa que no ocurrió, como lo confirmó David Barguil, jefe de la colectividad a Semana.com. Las conclusiones o acuerdos de ese almuerzo todavía son confidenciales.

Pero no es todo. Este portal también conoció que el vicepresidente fue el gestor de una reunión entre el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, y el gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, para que limaran asperezas después del encontrón que tuvieron por cuenta de los planes habitacionales de Peñalosa para la periferia de Bogotá.

El gobernador Rey saldó la pequeña disputa con términos más conciliadores. “Tendremos que sentarnos para estructurar, junto con Bogotá, la apuesta de crecimiento para los próximos 30 años, como ha sido la invitación que nos han hecho y que nosotros con gusto estamos listos a atender”, afirmó.

Vargas Lleras, luego de la intervención a la que se sometió tras detectársele un tumor benigno entre el cráneo y el cerebro, anunció que se sometería a unas radioterapias preventivas para controlar una eventual reaparición del tumor.

"Esto no significa que Vargas Lleras tenga tumores malignos porque la radioterapia también se realiza para controlar tumores benignos. Es para mejorar sus pronósticos", manifestaron los médicos en su momento. Con ello se acabaron las especulaciones en torno a una supuesta gravedad en su salud.

Semana.com consultó este martes con médicos cercanos al caso, quienes informaron que las radioterapias aún no se han realizado, que no hay afán y que se programarán en las próximas semanas. “Pero todo está muy bien con el vicepresidente”, dijo uno de ellos.

Dedicado a la natación

Tras la cirugía a Vargas Lleras se le recomendó modificar su régimen de vida. Es bien sabido que el alto funcionario es un trabajador obsesivo, que duerme pocas horas, toma mucho café y fuma. Una persona muy cercana al vicepresidente le confirmó a Semana.com que estos hábitos han desaparecido poco a poco. Tanto, que ahora dedica al menos dos horas diarias a nadar.

Después de ser dado de alta, Vargas Lleras decidió recluirse en la vivienda que tiene dispuesta la Vicepresidencia en el centro de Bogotá. Precisamente, las sesiones de natación son en una piscina cercana ubicada en una guarnición militar. Vale recordar que durante la cirugía que le practicaron se vio comprometida la movilidad de su pierna derecha, y la natación es la opción más recomendada por los especialistas para realizar una recuperación progresiva. El problema de la pierna está superado.

País convulsionado

En los corrillos políticos dan como un hecho su regreso oficial después de Semana Santa. El vicepresidente se encontrará con un panorama complejo. Según la encuesta Colombia Opina, Vargas Lleras registró el 40 % de imagen favorable, 3 puntos menos respecto de la medición del pasado mes de diciembre, pero la misma consulta reveló que su jefe directo, el presidente Santos, atraviesa por la mayor crisis de popularidad desde el 2010. La encuesta reveló que la imagen favorable del mandatario es de sólo el 25 %.

En el Gobierno esperan que el liderazgo característico del vicepresidente ayude a espantar definitivamente el fantasma del apagón que sigue rondando el país. Desde el año 2013, Vargas Lleras venía adelantando campañas de prevención, junto con el Ministerio de Vivienda, para enfrentar la sequía que atormenta a buena parte del territorio.

Pero esa no es la única papa caliente con la que tendrá que lidiar el vicepresidente. De acuerdo con la ministra de Transporte, Natalia Abello, en las próximas semanas se conocerán los detalles de la nueva legislación que reglamentaría los servicios de transporte especial. Vargas Lleras tendrá que capotear la embestida de taxistas y usuarios, según el alcance del nuevo decreto.

Y, para completar el cuadro, las conversaciones en La Habana se encuentran en un momento crítico, al punto de que Enrique Santos, hermano del presidente, tuvo que viajar a la isla para tratar de amainar la tormenta. 

Así pues, la agenda cercana del vicepresidente será agitada, como le gusta al mandatario de Cambio Radical que, con 53 años, vuelve a un ruedo político que está enrarecido y convulsionado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.