Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/27/2011 12:00:00 AM

Giro en U

El gobierno se quitó un peso de encima al ceder en su intención de crear universidades con ánimo de lucro, pero el trámite de la ley en el Congreso no está asegurado.

Tras cinco meses y medio de polémicas, debates, marchas, foros, asambleas estudiantiles y una que otra pedrea, el presidente Juan Manuel Santos dio un inesperado giro en U esta semana al anunciar que el gobierno retirará de su proyecto de reforma a la educación superior la posibilidad de crear universidades con ánimo de lucro. La decisión tomó a todos por sorpresa, incluso al propio viceministro de Educación, Javier Botero, quien el martes, a la hora del anuncio presidencial, se encontraba en un debate en la Cámara de Representantes defendiendo el proyecto de ley, en especial el polémico artículo que se había convertido en un punto de honor para el gobierno y centro de discordia con el grueso de la comunidad universitaria del país.

El reversazo del gobierno se produjo durante el encuentro con la Mesa de Unidad Nacional. Tras la exposición que hicieron los ministros de los proyectos más importantes que serán presentados al Congreso, los líderes de los partidos que forman parte de la coalición de gobierno le recomendaron al presidente Santos retirar el polémico artículo para facilitar su trámite y el de otras iniciativas. Tras la reunión, el presidente advirtió que acataba la propuesta, y dijo que "nosotros nos habíamos comprometido a que presentaríamos ese proyecto cuando estuviera totalmente consensuado, y como no lo está, decidimos retirar esa propuesta".

Y es cierto. Mientras que los rectores de las universidades públicas y privadas, por primera vez en muchos años, hicieron frente común para rechazar esta y otras propuestas de la reforma, en el país hay un creciente debate sobre cuál debe ser el papel del Estado en la educación y la salud; sin contar lo que está pasando en otros países que son referencia para Colombia, como Chile, Brasil o Estados Unidos. "Esta es una decisión que se toma de manera totalmente consensuada. Para eso es la mesa de la Unidad Nacional, para que los grandes temas del país se discutan allí, y por ende se convengan las políticas que deberán salir adelante para beneficio de los colombianos", dijo la ministra de Educación Nacional, María Fernanda Campo, sin dudas la mayor damnificada con la decisión, ya que durante meses se había dedicado a recorrer el país, explicando las bondades del proyecto.

Al día siguiente, en la celebración de los 150 años de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional, Santos afinó su discurso y anunció que el proyecto de reforma siempre ha buscado "fortalecer la educación pública, porque es el factor más importante de movilidad y equidad social". Frente a la decisión, Moisés Wasserman, rector de la Universidad Nacional, dijo que retirar el ánimo de lucro de la educación superior "es una decisión que la mayoría de miembros de la academia y la universidad aceptamos con gusto".

El viceministro Botero dijo a SEMANA que ahora será necesario suplir los recursos privados por públicos, y reconoció que frente a la cobertura su impacto será menor, pues se había estimado que "en este gobierno, los privados podrían crear 50.000 nuevos cupos".

Al cerrarse, por ahora, esta propuesta, se espera que la discusión se centre en todos los demás elementos que tiene el proyecto de ley que buscan solucionar muchos de los problemas que afectan a la educación superior. Además de la plata o de la necesidad de aumentar la cobertura y la calidad de los programas, se requiere crear un sistema único de educación superior que privilegie el conocimiento, la investigación y la innovación, sin que el Estado renuncie, como en la salud, a ser garante y actor de primera línea.

El tema más polémico, entre otros, será la forma como se repartirán los nuevos recursos públicos. Por ahora, el presupuesto para las universidades públicas aumentará un 3 por ciento al año entre 2012 y 2022. Para esos primeros tres años se espera lleguen 440.000 millones de pesos, y en la década, unos 4,86 billones adicionales. Unido a esto, las universidades podrán acceder a parte del billón de pesos que por año provendrán de las regalías. Desde ya, la pelea por estos o más recursos será una dura batalla en el Senado.

Desde que el gobierno anunció en marzo su propuesta para reformar la educación superior, el proyecto ha sufrido importantes debates y modificaciones, en un tema en el que todos los colombianos se creen con derecho y autoridad para opinar. A pesar de todo lo dicho y hecho, el debate apenas comienza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.