Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2011 12:00:00 AM

Gobernaciones en la mira

En una decena de gobernaciones que estaban bajo la lupa se confirman las peores predicciones.

Varios departamentos de la costa estuvieron en alerta desde que los partidos anunciaron a sus candidatos. A pesar de las denuncias, varios de los cuestionados resultaron ganadores. En La Guajira venció el candidato Francisco 'Kiko' Gómez, a quien su propio partido, Cambio Radical, intentó quitarle el aval por presuntos vínculos con el paramilitarismo. En Magdalena ganó Luis Miguel 'el Mello' Cotes, de quien se dijo que tenía el apoyo de parapolíticos condenados, como Trino Luna. En Sucre, el octogenario Julio Guerra Tulena, que representa a la cuestionada clase política tradicional del departamento, terminó prácticamente sin competencia en las urnas, en las que obtuvo 65 por ciento de los votos. En Cesar ganó el candidato de La U y los verdes y heredero de la dinastía política local, Luis Alberto Gnecco Monsalvo, cuya millonaria campaña, apoyada por los chanceros del departamento, despertó toda suerte de suspicacias. En Bolívar salió elegido Juan Carlos Gossaín, apoyado por quien fuera la abogada de Enilse López, la Gata, y por el PIN. Contra todos los pronósticos, el triunfo en Córdoba de Alejandro José Lyons es una bofetada a la tradicional casa de los López, pero a la vez es la llegada al poder de un personaje cuestionado como abogado de parapolíticos.

En los Llanos, la victoria de Nelson Mariño en Casanare es perturbadora, pues se le han señalado nexos con las autodefensas y tiene varias investigaciones por malos manejos cuando fue alcalde de Yopal. Durante los comicios hubo protestas porque se descubrieron tarjetones marcados con su nombre. En Arauca, a Facundo Castillo, de La U, apoyado por el presidente Uribe, lo relacionan, paradójicamente, con la guerrilla.

Por último, la victoria en Santander de Richard Aguilar, candidato por firmas y apoyado por sectores de La U y el PIN, fue un golpe para Horacio Serpa y un triunfo para su padre, el coronel (r) Hugo Aguilar, quien está recluido en La Picota por paramilitarismo.

Contrastan con estos resultados que confirman las predicciones pesimistas, algunas gobernaciones en las que ganaron candidatos inesperados. Es el caso de Luis Gilberto Murillo, quien logró derrotar a los Sánchez Montes de Oca, que han dominado la política en el Chocó en los últimos 12 años. La victoria de Sergio Fajardo en Antioquia es también una buena señal en la política del departamento. Y no faltaron casos paradójicos, como el de Temístocles Ortega, cuya candidatura en el Cauca logró unificar nada menos que a los indígenas del Cric y de la Acim, con nombres de políticos conservadores de tradición, como Aurelio Iragorri. Y el triunfo de Alan Jara en el Meta es todo un símbolo del retorno a la actividad política de un hombre que pasó años secuestrado por las Farc.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.