Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2004/05/30 00:00

Golpe a la vieja guardia

El Partido Comunista y la Unión Patriótica dejaron de existir al quitarles la personería jurídica ¿Es acaso el fin de la izquierda ortodoxa?

Golpe a la vieja guardia

Los partidos de izquierda con más historia en el país dejaron de existir. Luego de 70 años de vida del Partido Comunista (PC) y de 20 de la Unión Patriótica (UP), ambas organizaciones perdieron la personería jurídica por falta de representación en el Congreso. Esto significa que no se podrán presentar a elecciones y dejarán de recibir recursos del Estado para su funcionamiento. A pesar del golpe, se abre una posibilidad de recomponer la izquierda democrática. Para esto, los dirigentes de la vieja guardia deberán buscar espacios en partidos fortalecidos, como el Polo Democrático.

La desaparición jurídica de la UP y del PC cierra un convulsionado ciclo en la historia política colombiana. En su primera incursión electoral en 1986, la UP sacó 14 representantes a la Cámara. Pero lo que comenzó como un estimulante éxito electoral se convirtió rápidamente en una de las peores pesadillas de la democracia colombiana. El mismo año, el representante Leonardo Posada fue la primera víctima de la guerra contra políticos de izquierda que dejó tras de sí una larga estela de sangre. Después fueron asesinadas las figuras políticas más representativas de la UP, los candidatos presidenciales Jaime Pardo y Bernardo Jaramillo. En 1994, las mismas fuerzas oscuras segaron la vida de Manuel Cepeda, el último parlamentario que tuvo este partido.

La pérdida de representación parlamentaria del PC y de la UP no sólo se debió a la incapacidad de conseguir votos. También fue consecuencia del canibalismo resultante de las posiciones sectarias y de su cercanía con las Farc, lo que les restó legitimidad frente a la opinión pública. Pero lo más grave fue el exterminio de los miembros de los dos partidos. Cerca de 4.000 de sus activistas fueron asesinados y 500 se exiliaron.

Por lo anterior, los líderes de la izquierda consideran que la decisión del Consejo de Estado no corresponde a una interpretación justa de la ley. Para Jaime Caycedo, secretario del PC, "se debió tener en cuenta que por la violencia contra sus miembros ambos partidos se quedaron sin representantes".

Los dirigentes de la UP y el PC afirman que seguirán buscando espacios políticos. Por eso, esta semana habrá una reunión de las distintas agrupaciones de izquierda para tratar de hacer acuerdos programáticos y unificar agendas políticas. De ahí podría surgir la idea de formar un único partido con miras a las próximas elecciones. En ningún caso esta tarea será fácil. Para lograrlo, la vieja guardia tendría que moderar su discurso, modernizarlo y acercarlo al de otros, como el del Polo Democrático.

En los últimos años se han dado experiencias importantes de reagrupamiento entre distintas vertientes de izquierda. El año pasado se conformó la bancada Alternativa Democrática, en la que hay nueve parlamentarios que provienen del Frente Social y Político, Unidad Democrática y el Moir. También, y para las elecciones regionales, varios grupos se unieron en el Polo Democrático. Para Jorge Enrique Robledo, senador del Moir, los intentos de reorganización de la izquierda en Colombia se deben a que esta ha madurado y a que "la tendencia a la mano dura ha sido causa de que del otro lado se unan diferentes alternativas".

En cuanto a los temas que permitirían unificar la izquierda, hay tres que para Caycedo son claves: "La salida negociada al conflicto armado, la oposición al modelo económico actual y el compromiso con las libertades democráticas". Pero en la política real no solo los consensos funcionan. Por eso, las nuevas alianzas deben aprender del pasado. De no evitar los sectarismos y a pesar de los espacios que se han ganado partidos como el Polo Democrático, la desaparición formal de la UP y el PC será otro golpe mortal para la izquierda.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.