04 septiembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Griselda Blanco, la 'madrina' de los narcos colombianos

NARCOTRÁFICOEn la tarde de este lunes, la también conocida como la 'reina de la cocaína' fue asesinada en el occidente de Medellín. Una mujer que traficaba droga en Estados Unidos cuando Pablo Escobar todavía robaba carros en Medellín. Esta es su historia.

Griselda Blanco, la 'madrina' de los narcos colombianos. Griselda Blanco, conocida como la Dama de la Cocaina y quien fuera asesinada este lunes en Medellín, fue condenada a 25 años de cárcel por el Estado de California en 1985.

Griselda Blanco, conocida como la Dama de la Cocaina y quien fuera asesinada este lunes en Medellín, fue condenada a 25 años de cárcel por el Estado de California en 1985.

El 11 de julio de 1979, sobre las 2:30 de la tarde, el estruendo de las ametralladoras estremeció el centro comercial Dadeland en Miami, Florida. Dentro de una tienda de licores, el colombiano Germán Jiménez Panesso agarró una botella de whisky de un estante al fondo del almacén y más de una
docena de balas cubrieron su cuerpo. 
Cinco de ellas impactaron en su cabeza.
 
Los matones huyeron dejando tras de sí una traza de balas que acabaron con el guardaespaldas de Jiménez, hirieron en un brazo al dependiente de la tienda de licores y dejaron decenas de carros llenos de huecos en el parqueadero. Las autoridades estadounidenses no tenían dudas, se trataba de la marca criminal de los narcotraficantes colombianos y de Griselda Blanco, la colombiana que metía kilos de coca a Estados Unidos cuando Pablo Escobar todavía robaba carros.
 
El episodio, uno más en la larga lista de crímenes que se le atribuyen a Blanco, fue el punto de partida de la guerra de los llamados cocaine cowboys, jinetes de la cocaína. En su libro El hombre que hizo llover coca, el narcotraficante Max Mermeltein no duda en señalar el papel de la autodenominada 'madrina' en las pugnas entre los narcos colombianos y centroamericanos en Miami. "Si Griselda Blanco de Trujillo no hubiese existido, no habrían existido las guerras de la cocaína".
 
La robusta mujer, que este lunes fue asesinada en Medellín, comenzó su vida criminal muy joven en las calles de la capital antioqueña. Su madre se mudó de la costa caribe a la montaña en medio de la pobreza y la violencia. La leyenda de Blanco, forjada a punta de delaciones y testimonios de sus antiguos socios, empleados y compinches, cuenta que cometió su primer crimen en esa ciudad, donde asaltaba transeúntes en las calles acompañada de una pequeña banda de niños sin nada más que perder que el rugido de sus estómagos vacíos.
 
Fue en Medellín donde conoció a José Darío Trujillo, su primer esposo y padre de tres de sus hijos, un pequeño delincuente que traficaba drogas, falsificaba documentos y metía inmigrantes ilegales a Estados Unidos por el 'hueco'. Muerto por una cirrosis, Trujillo dejó a Blanco conectada en el mundo criminal de Nueva York. Con su siguiente compañero, Darío Sepúlveda, concibió a Michael Corleone Sepúlveda, nombrado así como una muestra más de su adoración por la figura del Padrino de Mario Puzo.
 
Luego de Sepúlveda, la madrina se unió a Alberto Bravo, con quien vio crecer el negocio, que quiso acaparar por todo Estados Unidos. Pronto creó una red de distribución que robusteció eliminando rivales comerciales con las hordas de gatilleros importados de ciudades colombianas como Medellín y Pereira. Pero pronto empezó a sentir que el dinero no fluía en el volumen que esperaba y sospechando que su marido era el responsable, lo asesinó en Bogotá. Su apodo había mutado y ahora le conocían como la 'Viuda Negra'.
 
La estela de sangre dejada por la guerra entre los carteles de cocaína empapaba las calles de Miami y puso los ojos de las autoridades en los narcos colombianos de quienes la 'Viuda' era una cabeza importante. Hasta 1985, cuando las autoridades la capturaron en Irvine, California.
 
Condenada como reo ausente por una corte de Nueva York a 15 años de prisión, producto de la llamada operación Bashee que en 1975 dislocó buena parte del primer embrión de los carteles colombianos en Estados Unidos, Blanco ajustó 25 años de condena al ser capturada y juzgada por el estado de California, que le sumó diez años a su condena previa y en donde la prensa se llenaba de historias macabras de asesinatos y descuartizamientos de latinos involucrados en el negocio de las drogas.
 
Blanco se había enredado con su jefe de matones, Jorge 'Rivi' Rivera Ayala, lo que le dio a este  la posición privilegia de conocer los negocios de la 'Viuda Negra', así como un completo listado de sus crímenes. Cuando 'Rivi' fue capturado y cayó en prisión, la 'Viuda' entró en pánico, pues su condena, rebajada a 20 años, se podía multiplicar si aquel colaboraba con la justicia. Incluso algunas versiones hablan de que Griselda Blanco, desesperada, ordenó el secuestro de Jhon F. Keneddy Jr. como una forma de presionar condiciones favorables en caso de que 'Rivi' abriera la boca. El secuestro no se pudo llevar a cabo y el testimonio de Rivera no logró mantener a Blanco en la cárcel.
 
A pesar de ser acusada en 1994 del crimen de los narcotraficantes cubanos Alfredo y Grizel Lorenzo y el menor Johnny Castro, un tecnicismo le permitió salvarse de una nueva condena. A mediados del 2004 fue liberada y deportada a Colombia, donde vivió en relativa discreción hasta la tarde de este lunes.
 
Así como las balas persiguieron al también retirado capo Leonídas Vargas hasta su lecho de enfermo en un hospital en Madrid, España, las calles del barrio Belén, en Medellín, presenciaron la caída de la 'Madrina' colombiana a manos de un sicario que, sin mediar palabra, le propinó dos sonoros balazos en la cabeza frente a una carnicería, cerrando la carrera de la reina de una actividad criminal que no admite jubilaciones.
Publicidad
artículos relacionados

CRIMEN

Asesinan en Medellín a 'la reina de la coca'

La mujer de 69 años fue blanco del ataque de un sicario en el occidente de la capital antioqueña.

Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad