Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/7/2017 9:59:00 AM

Violación del cese al fuego en Guaviare, la otra cara de la moneda

Aunque las fuerzas militares reconocieron su responsabilidad y el Mecanismo de Monitoreo ya confirmó el incidente, no se despejó la duda de qué hacian militares de civil en una zona veredal. Semana.com conoció detalles de lo que ocurrió esa noche.

En la madrugada del pasado 31 de mayo, Camilo Echeverry Larrota, capitán del Ejército, resultó herido en una de sus piernas luego de atravesar uno de los anillos de seguridad de la zona veredal de las Farc en Colinas, zona rural de San José del Guaviare. El Ejército admitió que se trató de un error. El Mecanismo de Monitoreo y Verificación, por su parte, lo calificó como uno de los tres hechos más graves que comprometieron el cese al fuego. Sin embargo, la verdad de lo que realmente sucedió aún no sale a la luz.

El incidente se convirtió en un rompecabezas cuyas piezas aún no encajan. En la versión del Gobierno, Militares traspasaron, por "error", el anillo de seguridad del punto de concentración. "Tuvimos un incidente fruto de un error militar en el cual, por desorientación nocturna, integrantes de nuestras fuerzas terminaron en cercanías de un campamento", dijo en ese momento el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas.

Según su relato, los uniformados fueron "recibidos por hombres armados que dispararon y nuestros hombres rápidamente se replegaron al reconocer el error". Aseguró que se trató de dos militares que se desplazaban a su guarnición y que uno de ellos sufrió "un roce con un proyectil pero está afortunadamente sin ningún peligro".

Le recomendamos: En el corazón del cese al fuego

Pese a la gravedad del incidente una de las partes decidió encarar la situación y reconocer su cuota de responsabilidad en el impasse. Parecía el final de la historia. Las Farc, sin embargo, tenían una versión distinta de lo que ocurrió en aquella madrugada del 31 de mayo.

La guerrilla no quedó tranquila con el hecho de reducir el incidente a un simple error. “Existen pruebas contundentes de que venían con una clara misión", advirtieron horas después en un comunicado. De parte y parte hay detalles que no encajan, y aunque el Mecanismo de Monitoreo confirmó la situación, no se refirió a la causa del incidente, tan sólo se aventuró a hacerle recomendaciones al Gobierno y a las Farc. Algo que no ocurrió con los otros nueve incidentes que se registraron.

Le puede interesar: Asesinan a otro guerrillero de las FARC

"Hay una necesidad urgente de que se emitan las recomendaciones pertinentes a las partes, en todos sus niveles para que este tipo de sucesos no vuelvan a ocurrir, teniendo en cuenta que los protagonistas de este incidente son parte de las estructuras comprometidas a garantizar la seguridad de las zona veredal", se lee en el informe.

Un orilla

"Todo ocurrió a la media noche, pasadas las 12:30 de la mañana, a escasos metros de un puesto de control de entrada a la zona campamentaria Jaime Pardo Leal. Han dicho que los marinos entraron a la zona en medio de un aguacero, pero el día anterior había caído tanta agua que la noche estaba despejada y eso fue lo que permitió que el Mecanismo de Monitoreo escuchara los disparos", le dijo a Semana.com un guerrillero de la zona.

Según su relato, poco antes de que ocurriera el altercado les informaron que un grupo de militares sacaría de la zona a una joven que quería desertar. Por eso fue que les dijeron a quienes estaban de guardia que estuvieran pendientes. "Dos motos llegaron del corregimiento el Capricho con cuatro hombres". De acuerdo con su versión, ellos pasaron por el frente de la entrada a la zona y diez minutos después regresaron. Tan pronto se acercaron redujeron la velocidad y empezaron a encender y a apagar las luces.

"Quienes estaban de guardia se acercaron y escucharon cuando uno de ellos preguntó: ¿Aquí es? Sí, respondió el parrillero. Venían armados y su reacción fue maniobrar, desenfundar el fusil. Ahí fue donde los guerrilleros quemaron unos disparos al aire y resultó herido el militar", agregó.

Puede ver: ¿Ejército ofreció dinero a guerrilleros para que abandonen Zona Veredal de Mesetas?

Aunque en el informe el Mecanismo de Monitoreo no alcanza ese nivel de detalle, coincide en parte con la versión que entrega el guerrillero cuando dice que "fueron advertidos por el personal de las Farc, en virtud de que hicieron caso omiso, efectuaron disparos, ocasionándole una herida en su pierna izquierda" al capitán Echeverry.

La detonación se escuchó en las inmediaciones de la zona veredal. Se comunicaron con el mecanismo que "estaba muy preocupado por lo ocurrido". Había un militar herido, otro bien y dos más desaparecidos.

"Cuando fuimos a ver qué había pasado, cerca de donde ocurrieron los hechos se encontraba uno de los hombres en shock. Tenía su arma en la mano, se le dijo que colaborara, que la soltara -como ocurrió- y lo trasladamos al campamento", sigue el guerrillero.

Del episodio quedaron varias fotografías que fueron entregadas al mecanismo para que las cotejara. En ellas, se ve a un hombre moreno, de saco negro, jean roto y tenis tirado en el piso. No mira a la cámara. Junto a él, dos revólveres y un casco. Sobre las cuatro de la mañana, la misma gente del Mecanismo encontró al otro hombre que estaba desaparecido cuando regresaban a su campamento.

Le puede interesar: Alcalde de Medellín no se quiso sentar en la misma mesa con Pastor Alape

Las versiones tanto del Gobierno como de las Farc son disímiles, y podrían tratarse de verdades a medias, circunstancia que aumenta las dudas frente a este delicado episodio. De momento inquieta del detalle de si habían militares de civil merodeando por la zona y qué estaban haciendo en el lugar.

Para las Farc, no es la primera vez que miembros del Ejército realizan este tipo de operativos. Dicen que se ha vuelto costumbre que hombres en motos "se parquean en la entrada y recogen a los desertores" que deciden abandonar el punto de concentración y acogerse al plan de desmovilización individual que tiene el Gobierno.

Incluso, en muchas ocasiones citan a los guerrilleros en el cementerio del Capricho. "Al mecanismo ya se le entregaron las pruebas que demuestran la participación de la infantería en lo que está pasando", señalaron. "La infantería de marina, realizó esta operación con la ayuda de Rodrigo Guerrero, cuyo nombre civil es John Faber Henao, quien desertó de la zona con la ayuda de la fuerza en mención en la fecha del 3 de mayo del 2017", señaló la guerrilla la semana pasada.

Vea también: “¿Por qué tantos excombatientes han recaído en el crimen?”: Enzo Nussio

Si algo sostuvo el proceso de paz a pesar de todas sus dificultades fue precisamente haber mantenido el cese del fuego y de hostilidades a toda costa. Por eso importa tanto su desarrollo. Pese a que las partes advirtieron en más de una ocasión que la tregua era frágil, hasta ahora no se han presentado incidentes armados que amenacen su estabilidad. Por el contrario, a muchos sorprende la confianza lograda entre militares y guerrilleros en todas las regiones.

Sin embargo, algo que podría deteriorare la confianza es el hecho de que no se esclarezcan los incidentes como el del 31 de mayo en la zona veredal del Guaviare. La otra cara de la moneda, la de las Farc, difiere con la versión del Gobierno.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.