Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/08/25 22:00

Guerra de carteles, la hipótesis del uribismo sobre el cierre de la frontera

El representante Santiago Valencia denunció en el Congreso que Nicolás Maduro quiere tapar la guerra entre carteles de la droga de militares venezolanos.

Santiago Valencia. Foto: Archivo Particular

El uribismo ha sido señalado de querer hacer política con la crisis humanitaria que viven 1.071 colombianos deportados de Venezuela. Su jefe natural, el senador Álvaro Uribe, estuvo el lunes en Cúcuta, megáfono en mano, respondiendo a los ataques del presidente Nicolás Maduro y tratando de representar la voz de los damnificados.

La situación por la que atraviesan miles de colombianos se originó por el cierre de las fronteras y las medidas de estado de sitio que el gobierno de Maduro impuso en cinco municipios del estado fronterizo del Táchira. El argumento, desmantelar el contrabando.

Sin embargo, el uribismo cree que hay otros intereses en las medidas de excepción de Maduro. El representante a la Cámara Santiago Valencia denunció que el verdadero motivo por el cual el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cerró la frontera con Colombia y decretó el estado de excepción en cinco municipios es ocultar el enfrentamiento entre carteles de militares que produjo el ataque a tres miembros del Ejército del vecino país.

Valencia basa su hipótesis en un reciente informe del diario español ABC, uno de los más críticos del régimen chavista. “El hecho se habría debido a una retaliación por parte de la Guardia Nacional por la incautación de drogas y dinero que había realizado el Ejército”, aseguró.

Valencia reveló en la plenaria de la Cámara un informe según el cual “el 17 de agosto, en las inmediaciones de la Alcabala de Peracal (Táchira), un grupo del Ejército, en el que se encontraban los tenientes Daniel Veloz Santaella,  Alexis Rodríguez Arias y el cabo primero Miguel Núñez Martínez, detuvieron una camioneta tripulada por miembros de la Guardia Nacional que se negaron a que el vehículo fuera registrado sin la presencia de un fiscal del Ministerio Público”.

Según Valencia, “debido al altercado que se produjo, en el sitio hicieron presencia varios comandantes, incluido el fiscal del Ministerio Público, lo que produjo que finalmente el vehículo fuera revisado”.

Señala el informe leído por Valencia que “en la requisa se incautaron drogas y dinero en efectivo, suma que asciende a una cantidad cercana a 47 millones de bolívares fuertes y tres millones de dólares, pertenecientes al comandante del regional de la Guardia Nacional en Táchira, según la versión de los mismos funcionarios de la Guardia Nacional”

Posteriormente, el 19 de agosto, los dos tenientes y el cabo implicados en la requisa fueron emboscados por un motorizado mientras adelantaban una comisión de inteligencia en el área urbana del barrio Simón Bolívar de San Antonio del Táchira.

Para Valencia, “estos hechos lo que revelan es la guerra entre los denominados carteles de ‘Los Soles’ – conformado por miembros del Ejército que dirige Diosdado Cabello– y el cartel de ‘La Guajira’ –conformado por la Guardia Nacional, al frente del cual está el mayor general Néstor Luis Reverol”.

“El cierre de la frontera y la acusación de que los colombianos que viven en ese país son paramilitares es una cortina de humo de Maduro para desviar la atención sobre los verdaderos problemas de su país y violar de paso los derechos humanos de cientos de connacionales”, precisó el congresista.

Al revelar este informe, Valencia hizo un enérgico llamado al gobierno nacional, en cabeza del presidente Juan Manuel Santos y de la canciller, María Ángela Holguín, para que tome medidas contundentes frente a esta situación. “Ya son suficientes los abusos de Maduro. ¿Qué más espera Santos para llamar a consultas al embajador?”. El Gobierno ya dijo que actuaría con prudencia y diplomacia, por lo que estas peticiones serán descartadas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.