Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2015/12/01 21:00

Los lunares del nuevo presidente de Cafesalud

Guillermo Grosso, que se desempeñó desde el 2013 como interventor de Saludcoop, pasa a dirigir Cafesalud. Sobre él pesan algunos señalamientos.

Guillermo Grosso, nuevo presidente de Cafesalud Foto: Tomada de opiniónysalud.com

Desde este martes primero de diciembre, los 4,6 millones de pacientes que tenía Saludcoop pasaron irremediablemente a Cafesalud, entidad que pertenece al holding empresarial de esa EPS.

La noticia fue dada el pasado viernes por el mismo ministro de Salud, Alejandro Gaviria, y el superintendente de Salud, Norman Julio Muñoz, que aseguraron que los pacientes no se verían afectados por los cambios.
 
Ahora Cafesalud tiene la titánica tarea de atender, en total, 6,6 millones de usuarios y pasa a convertirse en la EPS más grande del país. El hombre que asumirá este reto es Guillermo Grosso, que se desempeñó desde el 27 de mayo del 2013 como agente especial interventor de Saludcoop.
 
En entrevista con CM&, el recién nombrado presidente de Cafesalud aseguró que la EPS se encuentra preparada financiera, técnica y operativamente, “pero principalmente de su gente, para brindarle a esa población el trato más humano posible”.
 
Para él, el objetivo es lograr que el proceso migratorio de Saludcoop a Cafesalud sea lo menos traumático para los usuarios y por eso se garantizará que “las mismas IPS, las mismas clínicas que toda la vida han atendido a estos afiliados (de Saludcoop), sigan con ellos (en Cafesalud)”.
 
Y aunque el Ministerio de Salud tiene la confianza puesta en Grosso, no pocos cuestionan su nombramiento. El veedor nacional de Salud, José Vicente Villamil, habló con Semana.com y aprovechó para lanzar dardos a la decisión que tomó el Gobierno.
 
“No estoy de acuerdo con el nombramiento de Grosso. Él estuvo casi tres años como interventor de Saludcoop con el objetivo de salvar la entidad, no para liquidarla, pero no pudo, y la EPS desmejoró notablemente en su interventoría. Si no fue capaz de levantarla, ¿por qué ahora lo pasan a Cafesalud? Es el colmo que el Gobierno lo premie dándole más afiliados”, manifestó.
 
Pero no es el único. Empleados del gremio de trabajadores de Saludcoop consideran que Grosso no debió ocupar el cargo, pues tiene sobre sus espaldas graves señalamientos sobre presuntas irregularidades en la adjudicación de contratos y recuerdan las denuncias reveladas por Semana.com el pasado 28 de julio.
 
En ese momento el grupo de ortopedistas y traumatólogos del país y el sindicato de Saludcoop aseguraron que Grosso le entregó el monopolio de todos los servicios de ortopedia y traumatología a un “amigo suyo”. El contrato fue entregado a una unión temporal registrada por las firmas Orthohand S. A. S. y Hospital Madre Laura IPS, en abril del 2015.
 
Lo preocupante del caso es que, tal como lo denunció este portal, las empresas contratadas por Grosso eran relativamente nuevas en el sector. Orthohand fue creada en el 2011 y, en principio, se dedicaba al servicio de parqueaderos. En el 2013 se constituyó como IPS. Ese mismo año se creó Madre Laura. Para esa época, coincidencialmente, Grosso se posesionó como interventor.
 
Para muchos en Saludcoop, esta contratación supuestamente pretendía beneficiar intereses particulares, pues el representante legal de Orthohand, Carlos Eduardo Medina González, ha sido un viejo conocido de Grosso. Esta aseveración tomó más relevancia después de que se conociera que la empresa contratada por Grosso para comprar el material de osteosíntesis –utilizado para las cirugías de ortopedia y traumatología– es Cortical Ltda., era de Marcia Cristina Lima Amorín, esposa de Medina. De ahí que se señale una especie de “negocio familiar”.
 
“En Saludcoop para nadie es un secreto la relación personal que desde hace años tienen Medina y Grosso”, manifestó un ortopedista. Lo dicen porque en el 2009, la ARL Positiva contrató por cuatro años la recién creada (2008) Cortical Ltda. para que le vendiera dicho material. Curiosamente, el gerente médico de la administradora en ese momento era Guillermo Grosso.
 
Pero las acusaciones siguen. En el gremio de trabajadores de Saludcoop se rumoraba que Guillermo Grosso había llevado a su hermana Martha Grosso a trabajar a la EPS. El gran problema giraba en torno a que Martha ha sido muy cercana al expresidente y fundador de Saludcoop, Carlos Palacino.

Incluso, en el 2009 estuvo en la junta directiva como suplente y también trabajó en la creación de un software de la empresa Heon Health on Line, organización que también hizo parte de la multinacional de negocios creada por Palacino.
 
A mediados de este año, Guillermo Grosso le aseguró a este portal que su hermana no tenía ningún contrato con la EPS, tal como afirmaban algunos trabajadores. Pero, curiosamente, la empresa Heon Health on Line contrató en ese momento a Martha para que brindara una asesoría tecnológica.
 
"En el sector todos saben que Heon fue creada como muchas otras empresas asociadas a Saludcoop. Es decir, a Martha la contratan indirectamente", dijo una fuente a este portal.
 
Con todo, Grosso sigue vigente en Saludcoop y ahora en Cafesalud. Y si bien sectores del sindicato y de grupos de médicos dudan de su gestión y lo señalan de haber incurrido en presuntas gestiones no muy claras, parece que el Ministerio y en la Superintendencia de Salud creen a ojo cerrado en él.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.