Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/2013 12:00:00 AM

Petro: “¿Me destituirán por intereses particulares?”

El alcalde de Bogotá, habla del proceso en su contra, sus proyectos y las renuncias de sus funcionarios.

El alcalde mayor de Bogotá, Gustavo Petro, lleva un mes y medio despachando con todo su gabinete distrital desde el CADE de Patio Bonito, en la localidad de Kennedy. Desde allí habló extensamente con Semana.com de varios temas.

Entre los temas está la investigación disciplinaria que en su contra lleva la Procuraduría, de sus proyectos sobre movilidad y basuras, del retiro de una veintena de funcionarios de su administración, de su relación con el exguerrillero y hoy miembro de las huestes del expresidente Uribe, Everth Bustamante, y de la salida de su cercano asesor Daniel Winograd.

Semana.com: Usted presentó un Plan de Ordenamiento Territorial (POT) que terminó siendo demando y, justamente esta semana, es invitado a la Universidad de Harvard para presentarlo. ¿No le parece paradójico?

Gustavo Petro: Sí, es paradójico. Y eso pasa porque existe una desconexión entre sectores de la opinión pública bogotana y el mundo. Varias de las propuestas que he traído a la ciudad son discusiones que se han hecho en decenas de países hace años y son aceptadas por la mayoría de la ciudadanía de las ciudades más avanzadas.

Semana.com: Si tuviera que resumir el eje central de su visión de ciudad, cómo lo haría.

G. P.: Un tema central de la discusión es el cambio climático. Eso es una realidad que nos está cambiando la vida. En Colombia le hemos llamado desastres naturales, oleada invernal, el ‘Niño’ o la ‘Niña’. En décadas, una parte de Cartagena podría hundirse, Cesar podría quedarse sin agua o la Sabana de Bogotá podría quedar desértica por falta de lluvias.

Hay constructores que creen que el objetivo de todo es ganar rápidamente y no pensar que hay lugares en los cuales no se puede construir porque prima la vida. Un  ejemplo es lo que pasó con el edificio Space en Medellín. Todo eso tiene que ver con el POT y está directamente relacionado con el cambio climático.

Semana.com: ¿Por qué entonces el Concejo no le dio vía libre a ese POT?

G. P.: Porque un concejal ignorante no permitió la discusión del tema sino en tres horas, la prensa le dio espacio a esas voces ignorantes y lo que salió, por ejemplo, es que las discotecas iban a quedar al lado de las residencias, tema que nunca se contempló. Y al mismo tiempo, aplaudían la Lonja y Camacol, que claramente tienen intereses en que se construya en cualquier tipo de tierra.

Semana.com: Y en conclusión el POT está demandado.

G. P.:
Sí, pero está vigente independiente de las demandas y hasta que el juez no diga que se anula. El POT goza de presunción de legalidad.

Semana.com: Alcalde, hablemos de movilidad. Esta ciudad es verdaderamente un caos.

G. P.: El nuevo paradigma urbano dice que las ciudades deben plantear una nueva forma para moverse. Eso se llama técnicamente Desarrollo Orientado al Transporte Sostenible (DOTS) y lo introdujimos en el POT. Eso significa que el desarrollo de una ciudad y su transporte debe ser compatible con la calidad de la vida humana.

Lo que hoy tenemos son cicatrices en toda la ciudad. Nada más mire las troncales, las construyeron supeditando la vida de las personas. El DOTS es lo contrario, es pensar la movilidad alrededor del ser humano. El semáforo tiene que ser la ayuda para el peatón y por eso los estamos llenando de señales para las personas. Por eso no vamos a hacer más puentes. 50.000 millones de pesos en aceras donde camina el peatón es la inversión más importante que va a hacer el IDU.

Semana.com: Eso suena muy bonito, pero difícilmente se siente una Bogotá, en términos de movilidad, más amable con la gente.

G. P.: Todo se puede lograr con el tiempo. Mira, Peñalosa hizo una primera fase plausible con las ciclorrutas. Y ahora mi alcaldía, le vamos a quitar espacio a los carros abriendo y se lo vamos a abrir al ciudadano con el bicicarril que es la expresión filosófica del DOTS. Así funciona en varias ciudades de Europa, y claro que eso genera discusiones pero lo importante es que se adapta al cambio climático.

Semana.com: Perdóneme alcalde, eso también suena fantástico, pero le digo algo, yo uso bicicleta más que el carro y sin tapabocas no es posible hacerlo. Para desestimular el uso del carro primero hay que tener una ciudad menos contaminada.

G. P.: Tengo una respuesta para ese problema. Bogotá tenía el aire más contaminado del mundo con 59 millones de partículas por metro cubico. El estándar nacional es 50 millones, el internacional es aún más bajo. En mi primer año, Bogotá bajó su nivel de contaminación de 54 a 47 millones de partículas, y por las mediciones de este año 2013, creo que podemos colocarnos en 42 o 41.

Semana.com: ¿En qué va la implementación de SITP?

G. P.: Cuando llegué a la Alcaldía encontré un poco de contratos que se firmaron en 2010 y que sigo viendo con mucha desconfianza, entre varias cosas, porque nos obligan a pagar el déficit que se produzca, es decir, la ciudad paga los buses desocupados. Otro error de esos contratos fue no haber obligado un salto tecnológico con los buses nuevos. Y un problema adicional es que la tarjeta no es compatible con Transmilenio. Se le prorrogó el contrato a Angelcom de manera inexplicable, eso debería ser investigado.

Semana.com: ¿Qué salida existe para resolver esos problemas?

G. P.: Tenemos que implementarlo tal y como había sido contratado. Pero adicionalmente, decidimos que los buses azules llegan a los portales y los pasajeros desembarcan donde pueden tomar el bus rojo sin pasar por el recaudo de Angelcom. Eso tiene un riesgo jurídico, pero seguimos tratando de unificar las tarjetas antes de que se acabe el contrato de Angelcom en 2015.

Semana.com: ¿Veremos algún día a Bogotá sólo con buses azules y sin buses chatarra?

G. P.: El SITP no se implementa en un día, llevamos un año y medio. Los operadores ya están recibiendo buses de última tecnología. Y te cuento algo, en diciembre la carrera Séptima será una troncal SITP con un carril exclusivo para 200 buses azules con motores eléctricos y las bicicletas irán en el carril exclusivo de los buses. La Séptima será el piloto del DOTS y te aseguro que la contaminación en esa vía se reducirá drásticamente.

Semana.com. Le insisto con los buses chatarra. ¿Cuándo saldrán de circulación?

G. P.:
Ya hay 2.600 buses chatarra fuera de las vías de Bogotá.

Semana.com: Eso es sólo el 40 %.

G. P.: Sí, pero eso ha significado que desde La Calera ya no se ve la nube de smog. Y si recuerdas el aire que respirabas, el de ahora es mejor. Eso también se ve reflejado en la tasa de mortalidad infantil que bajó por primera vez en la historia y eso no ha merecido un solo titular. Estaba en 12,6 % cuando llegamos, y ahora está en 9,9 %.

Semana.com: Alcalde, sigamos con las basuras, tema por el cual la Procuraduría le abrió una investigación disciplinaria. ¿Sigue adelante con su programa de Basuras Cero?

G. P.: Lo que produce los gases invernadero, son los buses, las motos y el relleno sanitario que genera metano y se convierte el segundo gran contaminante. Claro que sigo con Basuras Cero, es que eso es lo que se hace en el mundo. En la mayoría de los países europeos están prohibidos los rellenos sanitarios y lo que han hecho es pasar al modelo de aprovechamiento de residuos. Si el relleno sanitario dejara de existir es como si todos los camiones de Bogotá desaparecieran.

Semana.com: Aquí claramente no se ha entendido de esa manera.

G. P.:
Aquí hay un cartel nacional privado oligopólico que con la complicidad de algunos medios de comunicación, está estafando a los ciudadanos que está condenando a muchos lugares del país a la sed y envenenando nuestras tierras y aguas.

Semana.com: ¿Quiénes son?

G. P.
: Los mismos que estaban en Bogotá y que trabajaron alrededor del ministerio de Vivienda de Uribe y se fueron quedando ahí.}

Semana.com: ¿Está hablando de William Vélez?

G. P.: Sí, los Vélez, los Ríos…

Semana.com: ¿Cuáles son los medios a los que se refiere?

G. P.: No es sino abrir las fotos de los cocteles de esos señores del cartel de la contratación para ver cuántos directores de medios llegan.

Semana.com: Sigamos con su proceso en la Procuraduría. ¿Usted en qué sustenta su decisión de haber modificado el esquema de basuras?

G. P.:
El auto 275 del 2011 de la Corte Constitucional construyó un nuevo paradigma y nos abrió una nueva opción: dejar de usar el relleno, recoger el residuo, saber que es una riqueza, se transporta y se recicla. La Corte privilegia a los recicladores y los potencia como empresarios. A partir de eso, salió el decreto 564 por el cual me procesan. Lo que dice esa norma es que los que antes iban en harapos puedan tener sus camiones y se les paga. Hay 7.000 recicladores vinculados a los que ya se les han pagado 3.000 millones de pesos.

Semana.com: Cuando usted me cuenta todo eso y ve las apuestas que apuntan a su destitución, ¿qué siente?

G. P.: Siento que la menor probabilidad de las opciones que tiene la Procuraduría es la no destitución.

Semana.com: Son tres los cargos, esencialmente. El primero es por permitir que una empresa pública se tomara el servicio de aseo.

G. P.: ¿Desde cuándo en Colombia es delito eso? Mire en Bucaramanga, el servicio lo opera una empresa pública, y en Medellín el 85 % también lo opera una empresa pública.

Semana.com: El segundo cargo dice que la Empresa de Acueducto y Alcantarillado es incapaz de operar el servicio.

G. P.: La EAAB tiene todas las capacidades financieras. Desde 1959 está ligada al aseo de Bogotá y nunca ha dejado de estar vinculada. Entonces, ¿por qué dicen que puede más un señor como William Vélez que la empresa de Acueducto?

Semana.com: Y el tercer cargo es por implementar el decreto 564.

G. P.: Todos los jueces han dicho que ese es el decreto que podía implementar el auto 275 de la Corte. Es evidentemente legal y constitucional. ¿Por defender intereses particulares, la Procuraduría me va a destituir?

Semana.com: En La W usted dijo que si lo destituyen, se crearía un efecto parecido al surgimiento del M-19. ¿No le parece exagerado?

G. P.: Si mira lo que acabo de decir sobre el pliego de cargos, y aun así me destituyen, lo que viene es un cierre de la democracia.

Semana.com: Le pido que sea más concreto. Qué es lo que plantea: ¿Que viene un nuevo movimiento guerrillero? ¿Es una amenaza? ¿Se volvería guerrillero?

G. P.: Yo dije también que sobre la Procuraduría había presiones para agredir la paz desde las élites políticas regionales que se han ligado al paramilitarismo y el narcotráfico. Con eso mandan un mensaje a la Habana que diga que no es posible un gobierno distinto.

Semana.com: Eso no responde mi pregunta.

G. P.: Lo que produce el cierre de la democracia es más violencia. Por eso la paz no es más que ampliar la democracia.

Semana.com: Si lo destituyen, ¿tendría usted alguna manera de blindar lo del metro y sus grandes proyectos?

G. P.: No hay posibilidad porque lo que vendrían son nuevas elecciones.

Semana.com: En todo este tiempo en la Alcaldía, ¿usted se ha sentado a pensar en un
mea culpa?


G. P.: Nuestros propios funcionarios fallan porque yo les exijo mucho. Ellos están entre dos presiones, les llueven todos los días requerimientos de todas las autoridades, y por otro lado tienen al alcalde que les exige el cumplimiento del plan de manera contundente. Esos funcionarios se paralizan por el miedo.

Semana.com: ¿Miedo a usted?

G. P.: No porque yo soy un demócrata y el miedo no es un instrumento para hacer política. El miedo lo usan las autoridades contra los funcionarios de mi administración.

Semana.com: ¿Se considera soberbio?

G. P.: Ante el poder, sí. Ante los humildes no. A mi despacho viene todo el mundo, me abrazan, me besan. Pero si viene un contratista a decirme que tengo que prorrogarle el contrato, con ese sí soy soberbio.

Semana.com: Cerca de 20 funcionarios de han ido. ¿Cómo lo afecta eso?

G.P.: Salvo Antonio Navarro y Eduardo Noriega, a los demás soy yo el que les ha pedido las renuncias. Pero en la prensa el titular es ‘crisis en el gabinete’ y por cuenta de eso la opinión pública cree que hay un ambiente terrorífico y que nadie se aguanta a Petro. Todas las renuncias han sido para mejorar la administración.

Semana.com: Me llama la atención ver a Everth Bustamante con el expresidente Uribe. Ustedes dos tuvieron el mismo origen, y ahora él está en una orilla radical completamente opuesta. ¿Le molesta? ¿Le duele?

G. P.: Lo de Everth…yo de verdad lo siento mucho. Te cuento que yo entré al M-19 por él, para mí era un héroe, y ahora me lo encuentro en la extrema derecha. Al principio me dolía pero también entiendo que hay seres humanos que defienden principios y se mantienen coherentes, y hay gente que hace otro tipo de cálculos. Lo que era para mí un héroe dejó de serlo.

Semana.com: Me da la sensación de que los exguerrilleros del M-19 que están con Uribe lograron la redención y los otros como usted, no dejan de ser guerrilleros.

G. P.:Yo prefiero ser irredento.

Semana.com: Daniel Winograd hasta hace unas semanas fue su asesor externo en comunicaciones. Pero, ¿por qué tenía otros contratos con el distrito?

G. P.: Yo nunca supe que tenía otros contratos

Semana.com: ¿No sabía que tenía contratos con la EAAB?

G. P.: De eso no supe sino por la prensa cuando se fue de la Alcaldía. Él vendía servicios de asesoría y también sé que lo que hizo no era ilegal. Pero no me pareció bien que no me hubiera contado.

Semana.com: Leszli Kalli, la exfuncionaria de la Alcaldía que armó un escándalo contra usted el año pasado, escribió en Twitter que Winograd se fue porque ella le pidió su cabeza. ¿Eso es verdad?

G. P.: Cuando Winograd me dijo ‘no aguanto más’, llorando, fue antes de que esa señora publicara sus cosas en Twitter. Lo que puedo suponer es que ella se enteró de la renuncia y se lo cobró como algo suyo. Yo no había querido hacer eso público, pero lo cierto es que primero fue la renuncia de Winograd y luego el trino de la señora.

Semana.com: ¿Qué tanto hay de verdad y de fantasía en todo lo que la señora Kalli ha dicho contra usted, Winograd y otros allegados a la Alcaldía?

G. P.: Yo la contacté por redes sociales como muchas personas que aparecen con cierta experiencia, me interesó y la invité a trabajar conmigo. No era funcionaria pública, fue contratista. Pero en el mundo administrativo abundan los chismes, hay pequeñas pasiones y muchas personas entran en conflicto y se ocasionan enemistades que pueden llegar a ser peligrosas. Yo creo que ella se metió en ese mundo y no en el mundo grande del proyecto que significa Bogotá Humana.

Semana.com: Ella ligó una amenaza telefónica de acoso sexual con lo que supuestamente había provocado su salida de la Alcaldía. ¿Qué me puede decir sobre eso?

G. P.: Cuando ella hace la denuncia de acoso sexual por redes, fue sobre un funcionario que nosotros no habíamos contratado, ya estaba en la Alcaldía desde antes. Yo nunca le vi la cara. Y mi orden como siempre lo he hecho con esos temas, fue investigar de inmediato. Y la orden también fue que se fuera de la Alcaldía.

Semana.com: Esa señora por qué tiene tanta rabia contra usted.

G. P.: Esa no es una pregunta que yo pueda responder.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.