Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/3/2015 8:12:00 AM

Ahora Petro quiere cautivar a toda Colombia

En un documento publicado en las redes sociales el alcalde saliente hace un balance de su gestión, expone sus planes a futuro y la emprende contra los medios.

La izquierda se despide de Bogotá, su bastión político, luego de 12 años de Gobierno. A pocas semanas de que el alcalde Gustavo Petro entregue el cargo empieza a hacer un balance de su gestión, pero también fija la mirada hacia el futuro.

En una extensa carta divulgada a través de sus redes sociales este lunes, el alcalde hace un meticuloso análisis no sólo de los cuatro años que estuvo frente al Palacio de Liévano, sino también de las condiciones en las que sus antecesores recibieron la ciudad.

Petro no la tuvo fácil. En su gobierno las fisuras que dejó la destitución de su sucesor, Samuel Moreno, terminaron en una ruptura, y la ciudad se sumió en el pesimismo. Hoy, no muchos vinculan a la izquierda con logros en gestión, sino con polémicas e interrogantes sobre decisiones administrativas, de planeación e infraestructura.

Desde cuando se instaló en la Alcaldía se concentró en lo social. Esta fue su principal bandera política, de ahí que en su evaluación el tema no pase inadvertido, sino que, por el contrario, resalte como el gran resultado de su gestión.

"Los gobiernos progresistas han logrado un resultado espectacular: recibieron la ciudad en el año 2003 con la mitad de su población en la pobreza y con el 25 % del total de sus habitantes en la pobreza extrema y hoy la entregan con el 5 % del total de su población en pobreza y el 0,9% de habitantes en pobreza extrema, según estadísticas del DANE", señala Petro en su carta, en la que subraya cómo, a diferencia de Bucaramanga, Bogotá es de las pocas ciudades que han intentado reducir la brecha económica.

Pese a las constantes críticas que ha recibido por los crecientes problemas de seguridad, para Petro hay una sorprendente reducción de la violencia, en medio de uno de los países más violentos del continente. "La seguridad indudablemente está ligada a la inclusión y la justicia social", señaló.

Pero los resultados no son muy bien vistos para sus contradictores. Según dice, antes de la posesión del gobierno Progresista ordenaron la censura a sus logros y la "hiperinformación" sobre actos de violencia en la ciudad o desaciertos del Gobierno.

Una posición que claramente va en contra vía de detallados informes que encendieron el debate de la seguridad en Bogotá. Uno de ellos fue el que entregó en marzo la Fundación Paz y Reconciliación, en el que se lee que la tasa de homicidio en Bogotá pasó de 16,7 por 100.000 habitantes en el 2013 a 17,4 en el 2014.

Por otro lado, Petro le suma el papel que jugó el procurador Ordóñez, quien, según su parecer, mantuvo inmunes algunos procesos contra concejales involucrados con el cartel de la contratación.

En la lista que reseña el mandatario los medios no salen muy bien librados. Para nadie es un secreto que la relación Petro-periodismo no fue nada fácil este tiempo.

"El ataque de la prensa tradicional es una demostración de la efectividad social del nuevo paradigma urbano construido por la Bogotá Humana. Nos piden arrepentimiento por lo hecho, y yo creo que esos hechos de gobierno se deben extender a toda Colombia", dijo.

De las cosas que resalta de su gestión, Gustavo Petro se refiere al empoderamiento de clases pobres hoy consolidades como "nueva clase media". "Más de dos millones de personas hoy creen más en el modelo de consumo depredador, que como aspiración social, ofrece la derecha".  

Petro habló de todo. Entre otras cosas, lanza una crítica al manejo que se le ha dado en el país a la crisis del petróleo. Sobre ese aspecto advierte que tendrá notorios efectos no sólo en el cambio climático y asegura que el gobierno nacional ni la "élite oligárquica se han preparado en lo mínimo" para dar esa batalla económica y social.

"La caída del precio del petróleo muestra al desnudo la economía colombiana. Ante la devaluación del peso, por menor entrada de dólares, no vimos una expansión de productos exportables, ahora abaratados, que equilibraran la balanza comercial, al contrario, esta aumenta su déficit", puntualiza.

Reconoce que esa batalla económica el progresismo la dio tímidamente. "Una economía del conocimiento implica una nueva estructura económica en Bogotá. Un cambio de las ocupaciones, del contenido mismo del puesto de trabajo". A ese punto, en realidad, no llegó el gobierno de la Bogotá Humana sino tímidamente, de ahí se desprenden los vacíos del proyecto progresista que es necesario llenar", puntualizó.

Hasta el final el mandatario defendió su polémico sistema de recolección de basuras: "Creo que nuevas formas de asociación, como las observadas y construidas con los recicladores de oficio, podrían generar, incluso en los sectores más excluidos, las nuevas opciones de la economía no fósil".

Tímidamente a lo largo de la extensa carta que comparte Gustavo Petro con sus seguidores, reconoce una vez más que "el gobierno de la Bogotá Humana pudo equivocarse en muchas cosas", aunque advierte que no se equivocó en anunciar y educar a su sociedad ante los cambios por venir.

El domingo pasado se cerró un ciclo para la izquierda colombiana. Hace 12 años, cuando Lucho Garzón ganó la Alcaldía de Bogotá, el Polo Democrático surgió como una alternativa real de poder en el país. Luego llegó Progresistas, con lo que se creía que Bogotá, e incluso el país, podría estar ante una nueva revelación política que llegaba para quedarse. Pero hoy ese poder se diluyó y empieza una nueva batalla de la izquierda por emerger entre las cenizas.

Pero el alcalde cree que puede llevar su progresismo a todo el país. Por eso le añade a su carta una invitación: "Así que los espero a partir del primero de enero en todas las regiones de nuestra Colombia compartir nuestra experiencia y a actuar, lejos de una guerra que tenemos que acabar, a actuar en nuestro nuevo mundo, el que nos tocó vivir con intensidad".

No se sabe si en el resto del país los ciudadanos quieran acoger las posturas de un alcalde al que, según las propias entidades de control, rajan en gestión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.