Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/15/2015 7:21:00 PM

“No negué el registro del matrimonio porque no puedo negar algo que no existe”

Guillermo Chávez Cristancho, el notario que esta semana recibió el caso de la pareja casada en el exterior, da su punto de vista sobre este polémico debate.

El miércoles pasado, por primera vez, una pareja gay intentó registrar en Colombia un matrimonio celebrado en el exterior. Julián Castro y Julián Artacho, colombiano y español, respectivamente, llegaron a las 10 de la mañana a la Notaría 11, en el norte de Bogotá, a homologar el contrato celebrado en Barcelona dos años atrás.

Mauricio Albarracín, abogado de la pareja y director de Colombia Diversa, aseguró ese día que su pretensión era que  los matrimonios de parejas homosexuales y binacionales celebrados en el exterior fueran válidos en Colombia con base en la decisión de la Corte Constitucional del 2011. “No existe ninguna razón jurídica para negar estos matrimonios”, dijo en ese momento.

El jurista aseguró también que en esa notaría no iban a celebrar un matrimonio porque este ya existe. “Lo que dice la norma es que uno no puede registrar matrimonios que vayan contra el orden público, y aquí no hay una norma de orden público que se esté violando”, agregó.

Ante esta postura respondió el notario 11, Guillermo Chávez Cristancho, cuyos argumentos van en oposición a los del abogado de la pareja. Chávez explica que los notarios cumplen una función reglada, es decir, cumplen únicamente con lo que les ordena la ley y su grado de autonomía está limitado a lo que indique la norma.

Según él, la norma establece que la Registraduría les expide un formato únicamente para inscribir matrimonios heterosexuales. En sus palabras, “no existe una delegación de la Registraduría al notario para hacer una inscripción de un matrimonio entre personas del mismo sexo, así este haya sido celebrado en el exterior”.

El representante notarial agrega  que, desde el punto de vista constitucional, tampoco existe ninguna norma que contemple el matrimonio civil entre parejas del mismo sexo, por lo tanto, “no puedo hacer un acto inconstitucional porque me someto a problemas de ordenes disciplinarios”, dice Chávez a Semana.com.

Chávez agrega que la Sentencia C-577 de 2011 estableció que los notarios están en la obligación de solemnizar las uniones de las personas del mismo sexo, pero no dio facultades para hacer inscripciones de matrimonios homosexuales. “La Corte no nos permite tampoco hacer el registro de matrimonio de personas del mismo sexo”, dice Chávez

De la misma manera, el servidor notarial advierte que, desde el punto de vista del derecho internacional privado, la institución del matrimonio solo se puede registrar si existe en los mismos términos en ambos países. “En este caso existe allá y acá no, por lo que, por el principio de reciprocidad entre las naciones, no es posible registrarlo”.

El notario basa su postura en el contenido de una respuesta que la Registraduría Nacional del Estado Civil le dio a un derecho de petición que presentó Colombia Diversa. En el documento se dice, por ejemplo, que “como el Congreso de la República no legisló sobre las uniones del mismo sexo, no hay ley, órgano democrático constitucionalmente facultado para adoptar este tipo de decisión”.

El contrato celebrado bajo el amparo de la sentencia de la Corte “no modifica el estado civil, en tanto no existe disposición legal que así lo ordene”, explica la Registraduría en la respuesta al mencionado derecho de petición.

Teniendo en cuenta que el estado civil de las parejas del mismo sexo no cambia, “no se hace ninguna inscripción o anotación en el Registro Civil de Nacimiento, toda vez que no se trata de una actuación jurídica sujeta a registro”, agrega el documento.  

Con base en estos argumentos, el Notario 11 de Bogotá, Guillermo Chávez Cristancho, alega que no pudo inscribir el matrimonio que la pareja mencionada había celebrado en Barcelona, España.

“Aún no existe un mecanismo jurídico para inscribirlos, por lo tanto yo no negué el registro del matrimonio porque no puedo negar algo que no existe. Ese servicio no existe en esta notaria”, concluyó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.