Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/5/2016 5:50:00 PM

Habla el futbolista agredido por un grupo de taxistas

Bryan Alexander Jinette, de 19 años, cuenta cómo fue el momento en que los conductores lo agredieron, lo amarraron a un amarillo y lo arrastraron un par de cuadras.

La historia de Bryan Alexander Jinette Maetus, el futbolista de la Sub-20 del Unión Magdalena que fue agredido por un grupo de taxistas en Santa Marta, tiene conmocionados a muchos colombianos. Y no es para menos. Los conductores de los amarillos no solo lo confundieron con un ladrón, sino que le propinaron una golpiza que lo dejó incapacitado por 30 días.

En el video, que circula en la redes sociales, se ve el momento en que los taxistas lo agreden verbalmente, le propinan puños y patadas y, como si esto fuera poco, le amarran un pie a uno de los vehículos -de placa UQS-356- y lo arrastran un par de cuadras.

Aunque el hecho se produjo en la madrugada del pasado 21 de noviembre, la grabación se conoció hasta este lunes y encendió la indignación, incluso, entre los líderes del gremio de conductores en la Costa Atlántica, quienes se han pronunciado en contra de la justicia a mano propia.

Podría leer: Justicia o linchamiento, ¿cuál es el límite?

Semana.com habló con Bryan Alexander Jinette, de 19 años, para conocer cómo ocurrieron los hechos. Según contó, eran las 3:30 a. m. y se encontraba caminando con dos amigos por el sector de la Calle 30 con Carrera 12 en Santa Marta, pues acababan de salir de una fiesta.

“Uno de mis compañeros se fue más rápido, pues se enojó porque lo tomamos del pelo. Entonces me quedé con mi otro compañero, cuando de un momento a otro me dice que un taxi venía detrás. El taxi se acercó y me dijo ‘te las tiras de borracho’ y luego gritó: ‘esos son, esos son’. Entonces mi compañero dice que corra porque venían más carros detrás. (...) Yo corrí, pero venían muchos carros y me acorralaron. Unos hombres le gritaron al taxi que venía más cerca: ‘atropellalo’. Entonces me subí a un andén, sino fuera por eso me atropellan”, contó.

Cuando lo rodearon, Bryan les preguntó por qué lo perseguían, pero nunca obtuvo una explicación. Al contrario, empezaron a golpearlo con las antenas de los taxis y le propinaron patadas y puños.

“Logré correr, pero me alcanzó un taxista que me amenazó con una daga. Intenté correr, pero estaba muy débil y no pude. Ahí fue cuando llegaron todos otra vez y me maltrataron. Yo reconocí a uno de los taxistas y le dije quién era yo, le dije que él conocía a mi familia, pero me dijo que no le importaba y luego dijo ‘sigue robando’”, narró.

Y agregó: “Se bajó un hombre de otro carro con una cuerda y, junto a otra persona, me amarraron el pie. Uno de ellos se montó rápido, prendió el vehículo y me arrastró dos cuadras. Se detuvo porque otro taxista le dijo que parara que lo había cogido la foto multa”.

Ese fue el momento en que lo dejaron tirado en plena calle. Ante el escándalo, los vecinos del sector se dieron cuenta y llamaron a la Policía. Las heridas fueron tan graves que Medicina Legal le dio 30 días de incapacidad.

“Yo no tenía fuerzas, pero lo único que logré decir fue que llamaran a una ambulancia. (...) De ahí me llevaron al centro de salud de Santa Marta. Afortunadamente una muchacha me reconoció y llamaron a mi familia”, contó. Y denunció que, además de los golpes, le robaron los documentos de identidad, un rosario de plata, un reloj y un celular.

Bryan y su familia interpusieron la denuncia ante las autoridades y están esperando a que se tomen cartas en el asunto: como dictar órdenes de captura.

Mientras tanto el joven, que se dedica a jugar fútbol desde hace más de un año, espera poder recuperarse con prontitud para volver a competir.

“Después del episodio quedé con lesiones en la espalda, los ojos, la cara, la cabeza, los glúteos quedaron con quemaduras, las rodillas las tengo golpeadas. Ya puedo caminar, pero los primeros días no podía pararme. Ojalá me recupere pronto, porque quiero seguir jugando. Ese es mi sueño: ser un gran futbolista”, finalizó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.