Miércoles, 27 de agosto de 2014

“Habrá un reacomodo de fuerzas políticas”

| 2013/07/19 00:00

“Habrá un reacomodo de fuerzas políticas”

Laura Wills, directora de Congreso Visible, augura un año legislativo con pocas leyes pero mucha actividad política.

La posibilidad de una reelección del presidente, Juan Manuel Santos, la entrada del uribismo a disputar un espacio en el Congreso y lo que ocurra en La Habana, son factores clave en proceso legislativo que comienza este 20 de julio. La nueva directora de Congreso Visible, Laura Wills, describió en Semana.com cómo podría ser el año legislativo que viene.

Semana.com: ¿Cuáles son los factores que incidirán en la actividad legislativa este último año?

Laura Wills: De la coyuntura que vive el país depende mucho lo que pase en el Congreso. Sabemos que muchos de los congresistas están pensando en su campaña que viene a partir de ahora. Y en ese escenario se suma la posibilidad de que el presidente Juan Manuel Santos se lance a la reelección. Lo que ocurra también va a depender de lo que pase en los diálogos de La Habana con las FARC. Otro factor es la aparición del Centro Democrático en cabeza del expresidente Álvaro Uribe, que no solo podría mover la agenda en cuanto a decisiones electorales de los candidatos que se van a relanzar al Congreso de la República, sino también la actividad de la institución.

Y un último factor para tener en cuenta es qué va a pasar con las manifestaciones campesinas y de distintos sectores, porque probablemente eso va a significar activad, no necesariamente del Congreso, pero si de debate nacional. Entonces hay que tener en cuenta los diferentes aspectos de la coyuntura que se están moviendo que probablemente van a incidir sobre la actividad legislativa.

Semana.com: Los últimos años de la legislatura siempre tienen unas características especiales. ¿Cuáles son?


L.W.: En la última legislatura, por ejemplo, predomina una agenda con proyectos de iniciativa del Congreso. En este período probablemente va a pasar eso. También es posible que haya mayor énfasis en los debates de control político, entre otras razones, por las manifestaciones sociales, los proyectos de ley que generan discusiones intensas y por el momento electoral, en el que los congresistas también tienen la intención de llamar a sus ministros para tener un mayor rol en la institución. Además, la agenda legislativa se vuelve más lenta en la medida que los congresistas adelantan sus campañas en las regiones.

Semana.com: En la pasada legislatura Congreso Visible concluyó que el Gobierno había sufrido un desgaste y la Unidad Nacional no funcionó igual de aplanadora. ¿Eso podría profundizarse?

L.W.: Se habla de desgaste pero también hay que tener en cuenta que existe un reacodomo de la Unidad Nacional, como resultado de lo que se viene en le panorama electoral. En parte va a depender de lo que haga el uribismo. El rol del expresidente Uribe y la aparición de esta nueva opción política probablemente generen movidas en la Unidad Nacional. Puede ser que algunos congresistas se salgan de los partidos y vuelvan a sus partidos de origen o se vayan para el Centro Democrático.

Semana.com: Aunque eso depende de una reforma electoral…


L.W.: Sí, lo que es probable es que la Unidad Nacional no se comporte como en los primeros años de Gobierno cuando este fue muy exitoso aprobando proyectos. Pienso que hay otros factores para tener en cuenta: por ejemplo, los niveles de popularidad. Si el presidente tiene una alta popularidad la coalición tenderá a comportarse más unida. La posibilidad de un segundo mandato del presidente Santos también puede determinar qué pase con la Unidad Nacional.  Ese reacomodo también tendrá un efecto en una posible reforma electoral, como la que se está proponiendo para ver qué tantas posibilidades van a tener los partidos pequeños de agruparse para superar el umbral electoral.

Semana.com: Hay varios cambios, el umbral va a reagrupar a algunos, otros se irán. Todo apunta que habrá un Congreso diferente.

L.W.: De pronto los índices de renovación no serán tan altos porque muchos congresistas puede que se vuelvan a lanzar, pero sí va a haber un reacomodo importante de las fuerzas políticas. El escenario es complejo y están pasando cosas en la coyuntura que obliga a los congresistas a pensar bien su estrategia de acuerdo a los incentivos que se encuentren por el camino.

Semana.com.: ¿Cuáles podrían ser los temas que ocupen al Congreso y cuáles deberían ser los que les deberían estar en la agenda?

L.W.:
Hay muchos temas pendientes y muchos se quedarán en el tintero. Probablemente se seguirán discutiendo la ley que reglamenta la reforma a la salud. Está el Código Minero, el Penitenciario, las reformas a la educación y a la justicia. Algunos de estos proyectos se han presentado ya pero se han archivado por diferentes razones. Lo que se puede esperar es una lentitud en su trámite. Seguro habrá interés en presentar otro tipo de proyectos. En esta época de elecciones los congresistas radican propuestas que tiene que ver con intereses locales y regionales como estampillas celebraciones y honores. Esos proyectos durante esta época se van a presentar con más frecuencia.
Lo de la reforma electoral es probable que comience una vez se posesione el Congreso porque afecta directamente su estrategia…

Semana.com: En las encuestas, el Congreso sigue registrando una de las peores imágenes frente a la opinión. ¿Cómo podía enviar un mensaje de positivo?

L.W.: Ese no es un fenómeno que sea solamente en Colombia, la poca confianza en el Congreso y en los partidos políticos es un fenómeno global. Ese no puede ser el consuelo, pero esas instituciones globalmente tienen una mala imagen. Eso no responde todas las preguntas. Una posible explicación sobre cómo se afectó su imagen tiene que ver con la caída de la reforma a la justicia que hizo que los ciudadanos confiaran menos en el legislativo como institución. Eso es importante resaltarlo. Este proyecto fue muy difundido, la gente le puso atención y cuando se cayó se perdió confianza. Eso fue un factor clave.

Semana.com: ¿Qué se puede hacer?


L.W.: Ha habido varias proyectos que se han presentado para reformar la Ley Quinta del 92 que es la que reglamenta el comportamiento Congreso y hay varios propuestas para hacer más transparente su labor: reducir los tiempos de publicación de los proyectos, regular el trámite de la conciliación, entre otras. Si eso se hiciera se podría hacer más transparente su tarea. Eso sería interesante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×