Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/07/17 00:00

Hacia una nueva comunidad suramericana de naciones

SEMANA.COM habló con el secretario general de la Comunidad Andina acerca del foro sobre la integración suramericana de naciones que está empezando a fraguarse.

A finales del año pasado los presidentes suramericanos decidieron unir fuerzas para crear la Comunidad Suramericana de Naciones. Y para discutir sobre lo que será esta gran unión, se realizará en Bogotá el próximo 21 de julio el foro "La Integración Suramericana: Realidades económicas y perspectivas económicas, políticas y sociales", en el que participarán el embajador, Alan Wagner, secretario general de la Comunidad Andina de Naciones, y el  embajador Eduardo Duhalde, presidente de la comisión de representantes permanentes de Mercosur. El evento se realizará en el marco de la Semana Cultural Andina que tendrá lugar en Bogotá entre el 25 y 31 de julio y es organizado por el Convenio Andrés Bello, el Parlamento Andino y apoyado por Foros SEMANA.

SEMANA.COM habló con el embajador Alan Wagner para conocer las iniciativas que se van a plantear durante este foro.

SEMANA.COM: ¿Cuáles son los objetivos del encuentro que se va a realizar esta semana en Bogotá?

Alan Wagner: Esta semana se va a producir un hecho de la mayor importancia. Se va a materializar la asociación recíproca entre los países de la Comunidad Andina y del Mercosur. Los países andinos pasaremos a ser países asociados del Mercosur y los cuatro países del Mercosur pasarán a ser asociados de la Comunidad Andina. Esto le dará una enorme fortaleza al proceso de construcción de la nueva Comunidad Suramericana y, por consiguiente, al proceso de convergencia entre estas dos organizaciones subregionales.

SEMANA.COM: ¿En qué consiste la Comunidad Suramericana de naciones?

A.W.: El 7 de diciembre del año pasado, los presidentes suramericanos, reunidos en el Cuzco, decidieron crear la comunidad suramericana. La comunidad se construirá a partir de un proceso de convergencia entre la Comunidad Andina, el Mercosur y Chile a través de tres grandes pilares de acción: por un lado la cooperación política, el fortalecimiento de la democracia y la cohesión social; por otro, la integración económica, a partir del acuerdo de Libre Comercio que ya tenemos la Comunidad Andina y el Mercosur; y en tercer lugar, a través de la infraestructura y el desarrollo descentralizado, sobre la base de los ejes de integración y desarrollo suramericanos del programa Irsa.

SEMANA.COM: ¿Cuál es el plan de desarrollo de esta integración entre países andinos, Mercosur y Chile?

A.W.: Primero realizar acuerdos en septiembre en el área de la cooperación política, el fortalecimiento democrático y la cohesión social. Eso se está trabajando y esperamos que en esa materia haya decisiones que permitan acercar al pueblo al proceso de integración suramericano, como podría ser, por ejemplo, la propuesta que desde la Secretaría General hemos hecho de la eliminación de visas y pasaportes para todos los países suramericanos.

SEMANA.COM: ¿Cómo hablar de eliminación de las visas si por ejemplo Ecuador está pensando exigir este requisito a los colombianos?

A.W.: En este momento está vigente la norma comunitaria andina que ha eliminado los visados y pasaportes. Hay una dificultad que se está presentando entre Ecuador y Colombia que esperamos se resuelva sin la reintroducción de visados. Ese es un tema que estamos siguiendo con mucho interés y colaborando con ambos gobiernos a fin de evitar que justos paguen por pecadores. Es decir, que el ciudadano andino que busca trasladarse de un país a otro, por tiempo limitado, no sea obstaculizado por ese desplazamiento.

SEMANA.COM: En conjunto, los países andinos no se han puesto de acuerdo en ciertos temas y han tenido que negociar el TLC con Estados Unidos por su lado y de acuerdo con sus intereses. ¿Cómo plantear una unión, si en cosas básicas ya hay divisiones, si no se puede negociar en conjunto?

A.W.: En el caso del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos estas negociaciones se derivan de la vigencia, hace 10 años, de una ley de preferencias comerciales andinas que favorece solamente a cuatro países de los cinco que son miembros de la Comunidad Andina. Ante el estancamiento de las negociaciones del Área de Libre Comercio de las Américas surgió para estos países la necesidad de asegurar la vigencia de ese acceso preferencial al mercado de los Estados Unidos y,  por lo tanto la necesidad de negociar un acuerdo de libre comercio. Es lamentable que los cinco países andinos no estén participando de esas negociaciones de manera conjunta como sí lo hacían en el caso de las negociaciones del Alca. No obstante, se ha mantenido un importante nivel de coordinación entre los cuatro países que están participando. Por otro lado en la cumbre de Quito, en julio del año pasado, se aprobó una decisión por la cual se estableció que la normativa andina prevalecerá siempre entre las relaciones de los países andinos. También se señaló la necesidad de coordinarse entre sí en esas negociaciones, y de tal manera preservar los intereses del proceso de integración.

SEMANA.COM: ¿Cree que se ha logrado crear una unificación de políticas entre los países para poder negociar?

A.W.: Según la información que de la que disponemos en la secretaría general en todos los ámbitos que se han negociado hasta la fecha ha habido un consenso muy amplio entre los países participantes y se han negociado enfoques comunes. En el caso agrícola hay algunos puntos de vista especiales en relación con ciertos productos. Esas sensibilidades, que varían de país a país, serán negociadas de una manera bilateral con Estados Unidos. Lo que resta resolver en materia agrícola es cuál será el mecanismo de compensación para evitar el traslado de subsidios que Estados Unidos da a sus productos y que serían comprendidos dentro del libre comercio que se iniciaría en un momento determinado.

SEMANA.COM:  ¿Esto lo tendría que negociar cada país por aparte, según los intereses?

A.W.: Hay dos cosas para tener en cuenta: está el tema de sensibilidades respecto de productos específicos, que varían de país a país. Por otro lado está el mecanismo para resolver el elemento de subsidio que traen los productos americanos debido a las políticas que Estados Unidos aplica en su país, y ese aspecto está siendo negociado de manera conjunta. Es necesario tener en cuenta que este es un proceso que apenas se ha iniciado en diciembre del año pasado y estamos dando los primeros pasos en ese sentido. Habrá en septiembre de este año, en Brasil, la primera cumbre de la nueva comunidad suramericana de naciones, y se están adelantando trabajos en esos tres pilares que mencioné anteriormente, de manera de llegar a la primera cumbre con algunos resultados concretos.

SEMANA.COM: ¿Qué propuestas se plantearán durante el encuentro para fortalecer la democracia y la gobernabilidad, en momentos en que algunos países de la región viven una crisis en ese sentido?

A.W.: En los momentos de dificultad es donde hay que extremar la cooperación entre los países. Esto significa tener canales de diálogo muy abiertos, de tal manera que entre los países se puedan transmitir los problemas que cada uno atraviesa y cómo se pueden resolver en conjunto, a través del dialogo y la cooperación. En cuanto a ciertas acciones directas de colaboración algunos países ya están solicitando a la Comunidad Andina, como es el caso de Ecuador y de Bolivia, para apoyar los procesos de reformas democráticas que estos gobiernos están impulsando.

SEMANA.COM: ¿En qué aspectos puntuales podría colaborar la Comunidad Andina con estos países?

A.W.: En el caso de Ecuador, y a solicitud de su gobierno, estamos colaborando como veedores en el proceso de designación de la nueva Corte Suprema de ese país, y también apoyando en el diálogo nacional con la población civil. En Bolivia estamos concretando ese programa de cooperación y, por lo pronto, con el auspicio de la Comunidad Andina, hoy y mañana están visitando Bolivia representantes de los congresos de los cuatro países andinos, Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela, con el objeto de dialogar con los partidos políticos bolivianos sobre experiencias de transición democrática en nuestros países, como una forma importante de transmisión de experiencias y de generación de consensos.

SEMANA.COM: ¿Cómo trabajar en una comunidad con dos países que pasan por momentos políticos tan diferentes como Colombia y Venezuela? ¿Cómo integrarlos y hacerlos partícipes en una comunidad andina?

A.W.: Es un gran reto en la medida en que efectivamente existen algunas diferencias, pero al mismo tiempo un punto muy en común, y es que tanto el presidente Uribe como el presidente Chávez están trabajando para mejorar el desarrollo social en sus países, y por esa vía fortalecer una gobernabilidad democrática. Nos tocará utilizar las herramientas que proporciona la integración, para fortalecer esos consensos y minimizar las diferencias que existan.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.