Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/3/2011 12:00:00 AM

Hacia la Unidad Distrital

La coalición de gobierno que apoyará a Gustavo Petro en el Concejo será de amplia mayoría, pero de difícil manejo. ¿Por qué?

Una coalición de partidos semejante a la de la Unidad Nacional se fragua en Bogotá. Siguiendo el ejemplo de Juan Manuel Santos, quien a su llegada a la Presidencia convocó a las demás fuerzas políticas a unirse a su proyecto, el alcalde electo Gustavo Petro se ha reunido con la mayoría de las bancadas.

Los concejales de Progresistas (8), Cambio Radical (7), Partido Liberal (6), Partido Verde (5), Polo Democrático (4), Partido Conservador (3) y Mira (2) anunciaron su participación en la mesa de diálogo. En la oposición estarán los ocho concejales de La U (dos de ellos, Orlando Parada y Andrés Camacho, fueron denunciados por el alcalde electo por haber participado presuntamente en el carrusel de la contratación) y uno del PIN. Juan Carlos Flórez, de la ASI, mantendrá una posición independiente, que, en su criterio, le ha hecho mucha falta al Concejo.

La estrategia de gobernabilidad de Petro tiene tres explicaciones. La primera: no logró una mayoría significativa con su bancada, por lo cual requiere sumar lo que más que pueda. La segunda: con su victoria le llegó la hora de demostrar con hechos cuál es el significado del "acuerdo", una de sus palabras favoritas (la llegada de Antonio Navarro al gabinete asegura que los proyectos tendrán una discusión amplia y participativa). Y la tercera: Petro es consciente de que no cuenta con muchas personas capacitadas en temas de ciudad, por lo que necesita del apoyo de militantes de otros partidos. Para el politólogo Fernando Giraldo, "él no tiene claro el modelo de ciudad que quiere, aunque sí a dónde quiere llegar".

Pese al interés de las bancadas en que al nuevo alcalde le vaya bien, Petro no la tendrá fácil. Ellas han expresado que apoyarán lo que consideren clave para sacar a Bogotá de la crisis, pero seguramente se opondrán en otros temas. El problema es que son muchos partidos, con agendas propias, lo cual hace más complicada la negociación.

Otro obstáculo es la tensión originada por la armada de su gabinete y los consecuentes cargos que se derivan. Por un lado, las colectividades tienen expectativa por participar en la burocracia del Distrito y, por el otro, está la opinión pública, que castiga duramente que se negocian los cargos con los cuales se detenta el poder. Petro sabe que tiene el reto de no pactar con cálculo partidista. Pero eso no quiere decir que los partidos no quieran parte de la torta.

La primera prueba de la relación entre la Alcaldía y el Concejo será la escogencia del contralor y del personero de la ciudad. Los Progresistas no propondrán candidatos, para garantizar la independencia de los funcionarios que ejercerán el control sobre la administración. Pero votarán. Falta ver si el mandatario se abstiene de influir en caso de que los candidatos no sean de su agrado.

Hasta ahora las coincidencias del gobierno entrante con los partidos demuestran que la relación comienza en un buen punto: los verdes han expresado su apoyo a los proyectos para mejorar la educación y proteger el medio ambiente, el Mira ha aportado ideas a la movilidad, el Polo será clave en la posible controversia sobre la privatización de ETB y tal vez las mayores coincidencias se dan con Cambio Radical, dada la simpatía expresada en la campaña con el candidato y jefe de ese partido, Carlos Fernando Galán. Pero aún el respaldo oficial a la nueva Alcaldía está por afinarse.

La composición del Concejo será semejante a la que le tocó a Samuel Moreno, pero los dos se diferencian sustancialmente. Petro, como hábil político, no asumirá él solo los costos de un mal gobierno y eso también hace parte, tácitamente, del acuerdo. Su éxito depende del manejo político que le dé a su gestión, de su capacidad para ejecutar y comunicar y del equipo que lo rodee. Aún está por verse cuáles serán los primeros pasos hacia la Unidad Distrital.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.