Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/31/2013 12:00:00 AM

Triste Año Nuevo a familia de niña que cayó en alcantarilla

El cuerpo de la menor fue hallado en el río Tunjuelito, en el sur de Bogotá. Había desaparecido el lunes.

La capital ha sido testigo de otro episodio fatídico en contra de los niños. A las 4:30 p. m. del lunes, Anylen Galindo Martínez, una menor de cuatro años de edad, cayó por una alcantarilla destapada mientras caminaba junto con su padre Wilson Galindo en una calle del barrio Chicó Sur de la localidad de Usme, sur de Bogotá.

Luego de los llamados de auxilio del padre, 30 hombres del cuerpo de bomberos llegaron al lugar para atender la emergencia. Entonces, se distribuyeron en tres grupos en lugares diferentes.

En la noche del mismo día, los bomberos ampliaron la búsqueda hasta la subestación de aguas negras Monteblanco de la localidad de Usme, pero no tuvieron éxito. La alcantarilla desemboca al caño de Yomasa, en la zona de la vía al Llano.

En la mañana de este martes, los Bomberos, la Policía y los habitantes del sector que se han unido por solidaridad continuaron la búsqueda de la menor entre las entrañas de la ciudad. Pero cerca de las 10:00 a. m. se cumplieron los peores presagios y hallaron el cuerpo en las aguas del río Tunjuelito, en cercanías al cementerio de El Apogeo. Uno de los vecinos dio la infausta noticia.

La problemática de los desagües sin tapa en Bogotá es una realidad que amenaza constantemente a los transeúntes. Hace poco más de dos meses, un hecho similar se presentó en el centro de la ciudad, donde una menor de dos años cayó a una alcantarilla sin tapa. Tras varias horas de búsqueda, la menor fue encontrada sin vida. 

Pese a la fuerte presión que ejerció la opinión pública a las entidades responsables por la problemática, este caso llevó de nuevo el luto a un hogar bogotano en pleno Año Nuevo.
La EAAB sostiene que a pesar de los constantes robos de estas tapas, la entidad tarda 48 horas en poner las tapas nuevas de alcantarillado.

Cabe recordar que las localidades donde más se presentan los robos de tapas de alcantarillas son Keneddy, Bosa, Santafé, Engativá y el centro de la capital.

Se trata de un macabro negocio con pingües beneficios: mientras una tapa le cuesta al Distrito 350.000 pesos, en el mercado negro se vende por 7.000 pesos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?