Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/11/26 12:11

Colombiano repatriado de China está en camino

Dos custodios del Inpec y un médico apoyan el traslado de Harold Carrillo Sánchez desde China. A las 4:00 p. m. estaría pisando suelo colombiano.

Colombiano repatriado de China está en camino Foto: Caracol Radio

En contadas horas Harold Carrillo, un colombiano que fue condenado a pena de muerte en China el 12 de abril del 2011 por tráfico de estupefacientes, estará pisando suelo colombiano.

Este caso, que se convierte en el primero en el que el Gobierno logra que alguien condenado a la pena máxima en ese país pueda regresar a Colombia, se da debido a una grave enfermedad que le fue diagnosticada.

Dos custodios del Inpec y un médico se desplazaron hasta ese país para apoyar el traslado de este hombre condenado por narcotráfico. Según el más reciente reporte entregado por el médico que lo acompaña, se encuentra estable y no ha requerido asistencia especializada durante el trayecto.

Carrillo despegó desde el aeropuerto Guangzhou (China) y se estima que a las 3:51 de la tarde el avión en el que se traslada aterrice en el aeropuerto El Dorado. Allí será recibido por un grupo de delegados de las entidades que intervienen en el proceso de repatriación como la Cancillería, el Inpec y el Ministerio de Justicia, y por un equipo médico dispuesto para su evaluación.

Así las cosas, las autoridades de China decidieron conmutar la condena a 19 años y tres meses de cárcel para poder materializar la repatriación de Carrillo luego de permanecer recluido cuatro años y siete meses en ese país.

Según cifras oficiales, para el 2014 en las prisiones extranjeras había unos 14.200 colombianos, de los cuales 123 estaban en China (Beijing, Shanghái, Guangzhou, Macao y Hong Kong). De estos, 111 están condenados o en juicio por narcotráfico. Lo que diferencia a estos connacionales de otros detenidos en numerosos países es que en China el tráfico es un delito mayor en el que las personas pueden recibir desde 18 años hasta cadena perpetua o la pena de muerte.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.