Lunes, 20 de octubre de 2014

| 2013/01/26 21:00

¡Hasta cuándo habrá obras sin terminar!

Los capitalinos han visto por años obras emblemáticas que no avanzan o se quedan en anuncios. Incapacidad técnica y gerencial, peleas con la Nación y decisiones judiciales son algunas de las razones esgrimidas para tratar de explicar lo inexplicable.

Parque de la Independencia.

Bogotá es la capital de las obras inconclusas. Si bien detrás de ese aspecto de estar eternamente en construcción hay avances que hace algunos años le significaron una transformación importante, también se esconden proyectos de todo tipo que no avanzan y que a fuerza de costumbre se han vuelto paisaje. En un recorrido desde el centro histórico hasta el norte, y de ahí hacia el aeropuerto Eldorado, es fácil cruzarse con varias de estas perlas ingenieriles y de la gestión pública. 

Solo a un par de cuadras de la Plaza de Bolívar está el tradicional Teatro Colón, cerrado desde 2008 para una restauración que tardaría dos años. El Ministerio de Cultura, responsable de los trabajos, asegura que en octubre termina la restauración, pero solo en 2014 se abrirá de nuevo.  A la par se avanzará en los trabajos de ampliación del Teatro, que no tienen una fecha cierta de terminación. 

Luego sigue la calle 26 con carrera Séptima, donde una gigantesca mole de concreto luce abandonada en un punto en el que se pretende integrar el Parque de la Independencia  con el otro costado. En este caso, un fallo del Consejo de Estado ordenó suspender los trabajos hasta que se aclare si el proyecto a cargo del Distrito obtuvo el permiso del Ministerio de Cultura. Se debate si ese sector hace parte de la zona de influencia de los bienes de interés cultural que allí existen.

Al llegar al norte de la ciudad sorprende una gigantesca estructura de concreto levantada para contener los deslizamientos que desde 2006 se presentan en la Avenida Circunvalar a la altura de las calles 89 y 91. Se anunció que las obras terminaban en diciembre pasado y ahora se dice que será en febrero.  Allí serán motivo de polémica las declaraciones del ingeniero del Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) a cargo de la obra quien dijo a SEMANA que le preocupa un nuevo edificio de 15 pisos que se planea construir en la parte alta pues “esas cargas no estaban previstas” y podrían afectar los trabajos. Mientras tanto los constructores dicen que cuentan con todos los permisos para su proyecto.

Cerca de ahí, en la calle 106 con carrera 11, un puente vehicular de más de 100 metros de largo termina contra el muro de la base militar del Cantón Norte. Allí, desde 1996, está anunciada la prolongación de la carrera 11, pero el proyecto se retrasó, primero por la renuencia del Ejército a entregar los terrenos necesarios y luego por una larga polémica por el valor de la indemnización que debía pagarle el Distrito.  Solo el año pasado se logró un acuerdo y con el acelerador a fondo el IDU adjudicó el contrato el pasado 28 de diciembre y se espera que la vía esté terminada el primer semestre de 2014. 

No muy lejos,  en la calle 94 con la avenida N.Q.S., no se ha movido ni una piedra de un paso a nivel clave para desatorar el tráfico en el norte de la capital. Esta obra es parte de los trabajos de la primera fase de valorización que se cobraron en 2007. En una primera licitación el proyecto quedó en manos de Julio Gómez, uno de los protagonistas del Carrusel de la Contratación en Bogotá. Por el incumplimiento el contrato caducó y el año pasado se adjudicó a un nuevo consorcio. Ahora, al doble del valor inicialmente previsto, se anuncia que las obras comenzarán en febrero y que estarán listas en 20 meses.

En el occidente de la ciudad se suman dos obras más: la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO) anunciada desde hace 30 años, y la continuidad de TransMilenio por la Avenida Eldorado hasta el aeropuerto. En el primer caso se trata de una vía de 50 kilómetros que permitiría atravesar la ciudad de norte a sur por una autopista de 100 metros de ancho. Desde 1998 un acuerdo del Concejo de la ciudad definió su trazado, lo que permitió adquirir la mayoría de los predios que se necesita. Pero hoy están abandonados, y es tal la inversión que se requiere para poner en marcha el proyecto, que el Distrito ha buscado el concurso de la Nación y el departamento de Cundinamarca, con éxito parcial. El proyecto también ha enfrentado duras críticas por el impacto ambiental que tendría en los humedales del norte de la ciudad, y la Alcaldía trabaja de la mano de las autoridades ambientales como un primer paso para destrabar esa vía.

En el caso de la extensión del TransMilenio hasta Eldorado, los bogotanos aún no comprenden cómo se hicieron proyectos como el nuevo aeropuerto y el sistema de transporte masivo por la avenida sin que se conectaran. Para resolver el lío la Nación ofreció 110.000 millones de pesos, pero al terminar 2012 echó mano de esos recursos pues las diferencias con el Distrito no permitieron llegar a acuerdos. La Alcaldía Mayor sostuvo que hubo deficiencias técnicas en las propuestas presentadas, mientras que las autoridades nacionales dijeron que faltó decisión política de Bogotá para resolver qué hacer.  

Es difícil saber con certeza cuánto  tiempo falta para que esta colección de obras se haga realidad. Lo sorprendente es que todos los casos dependen de entidades públicas que con más empuje y voluntad de sus administradores lograrían destrabar estos proyectos que tienen desesperados a los bogotanos.

Parque de la Independencia

Fecha incierta de entrega

Se han invertido 17.000 millones de pesos en unir los costados de la calle 26 entre carreras cuarta y séptima. La  obra está detenida por orden judicial y se se debate si se debe derribar o no lo construido. 

Ampliación de la carrera 11 entre calle 100 y 106

Se destrabó tras 17 años

Solo el año pasado el Ejército aceptó un acuerdo para permitir la continuidad de esta vía. Mientras no se haga, un gigantesco puente sigue terminando contra un muro.

Avenida Circunvalar entre la calle 89 y 91

Entrega en dos meses


Desde 2006 se presentaron alertas en este sitio que solo se atendieron a fondo en 2010, cuando un derrumbe afectó la avenida. Ahora se sabe que la obra de mitigación no tuvo en cuenta un enorme edificio que se planea construir en la parte superior.

Teatro Colón 

Apertura 2014


Cuando comenzó su restauración en 2008 se dijo que en dos años estaría lista , pero aún no termina. Ahora se sabe que apenas comienza  el proyecto de ampliación.

Calle 94 con N.Q.S.

Entrega en 20 meses


Es una de las obras atrapada en el Carrusel de la Contratación. No ha comenzado después de seis años y su valor se duplicó.

Avenida Longitudinal de Occidente (ALO)

Tiempo de retraso: 30 años.


Se trata de 50 kilómetros de vía que sacarían de Bogotá gran parte del tráfico pesado que hoy pasa por la ciudad. 

TransMilenio hasta el aeropuerto Eldorado.

En veremos


El Distrito dejó perder el ofrecimiento de 110.000 millones de pesos que la Nación hizo para esta obra, y adujo que los diseños que se presentaron no eran los adecuados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×