Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/9/2006 12:00:00 AM

Hasta el cuello

Extorsiones y contratos a dedo forman parte de las acusaciones que tienen al ex superintendente de notariado Manuel Cuello en el ojo del huracán.

El 31 de agosto fue un día tenso para el presidente Álvaro Uribe. El jefe de Estado tenía planeada una reunión en la Casa de Nariño para discutir la posición del gobierno frente a la carrera notarial y las reglas de juego para los próximos relevos en esa dependencia. Como es lógico, el entonces superintendente de Notariado y Registro, Manuel Cuello Baute, era uno de los principales invitados a la cita.

Sin embargo, horas antes de la reunión ocurrió un hecho que cambiaría por completo la suerte de Cuello Baute y que desencajó al presidente Uribe. El zar anticorrupción, Rodrigo Lara, le informó al jefe de Estado que Cuello estaba involucrado en un escandaloso caso de presiones indebidas a algunos notarios, a quienes pedía dinero a cambio de medidas que los favorecieran. Uribe ordenó confrontar la información con los archivos de la Policía Judicial, cuyas grabaciones secretas se convirtieron en pruebas contra el funcionario.

En la más contundente de ellas, Cuello Baute dialoga con un funcionario de la Superintendencia sobre la posibilidad de reducir a la mitad una sanción de seis meses a un notario a cambio de dinero. En otra, un notario de la Costa Atlántica le reclama que ya pagó los 20 millones de pesos y aún no le han borrado las investigaciones que tiene pendientes. Y en otra, un notario no habla de dinero, pero le ofrece pagos con ganado que le haría llegar desde Sincelejo hasta Valledupar.

El Presidente estalló en cólera y no ocultó su incomodidad, máxime cuando un mes atrás había accedido a servirle de padrino a una de las hijas de Cuello, en ceremonia celebrada en la mismísima Casa de Nariño. No podía comprender cómo fue que su 'compadre' incurrió en semejante conducta. Con la duda en su cabeza, Uribe se dirigió a cumplir la cita en uno de los salones del tercer piso de Palacio y se encontró a Cuello por el camino. Sin darle tiempo de saludar, le informó que ya no era bienvenido en la reunión. Horas después, Cuello dejó de ser superintendente.

Cuello comprendió que había caído en desgracia y desde entonces hizo correr la voz de que dejaría el cargo para dedicarse a sus negocios personales y hasta que se iba porque del gobierno le exigían el nombramiento de nueve notarios. Pero la verdad sobre su retiro salió a flote y el escándalo toma cada día dimensiones inesperadas, al punto que salpicó a su hermano Alfredo Cuello, presidente de la Cámara de Representantes. Las investigaciones apuntan a que la más reciente campaña del congresista se habría beneficiado con los recursos provenientes de las extorsiones a los notarios.

Por otra parte, al procurador general, Edgardo Maya, el tema le genera una incomodidad y probablemente una incompatibilidad, pues tanto la esposa del superintendente destituido como sus padres son parientes cercanos de él.

SEMANA habló con varios miembros de la familia Cuello Baute, quienes aseguraron que no quieren adelantarse a los acontecimientos y que prefieren esperar hasta saber cuáles son los cargos contra Cuello, para demostrar su inocencia con pruebas contundentes.

Nuevas pruebas

Y a medida que pasan los días, la situación se complica. Los cargos originales giraban alrededor de extorsión a notarios inhabilitados para presentar el concurso que les permitiría continuar en su cargo. En otras palabras, cuando un notario había sido objeto de cierto tipo de sanciones, perdía el derecho a presentarse a este concurso. Cuello Baute al parecer pedía 'mordida' a cambio de limpiar las hojas de vida de los sancionados. Se ha llegado a decir que de los 850 notarios del país, cerca de 40 podrían estar descalificados para presentar el concurso.

A ese cargo se han sumado nuevas denuncias. Estas tienen que ver con contratos y relaciones de nómina que han sido interpretadas como posibles intentos de Cuello por dar participación burocrática a altos funcionarios del Estado con el fin de neutralizar cualquier posibilidad de investigación en su contra. En esta categoría estaría el nombramiento de su secretario privado, Luis José Dangond Maya, sobrino del procurador general Edgardo Maya. A María Claudia Pavajeau -prima del viceprocurador, Carlos Arturo Gómez- le dio la superintendencia delegada para el notariado, es decir, la función de investigar y sancionar a los notarios del país. Finalmente, en diciembre de 2004, le concedió un contrato por 32 millones de pesos a Jorge Gómez Pavajeau, hermano del Viceprocurador.

Otro de los casos que las autoridades investigan tiene que ver con irregularidades en la contratación de equipos por más de 1.000 millones de pesos para la modernización tecnológica de la entidad, cuyo contrato habría sido dilatado para hacer presiones indebidas a la firma contratista AJC-IT Soluciones informáticas, según denuncias recibidas en la oficina de la entonces zar anticorrupción, Margarita Zuleta.

Las denuncias señalan que durante mucho tiempo Cuello se las arregló para evitar que estas situaciones se conocieran por fuera de la entidad. Incluso se hizo célebre por su habilidad para manejar las relaciones con los esquivos directivos de los sindicatos de notariado y de registradores de instrumentos públicos, a los que concedió ascensos y otros reconocimientos. Gracias a este tipo de manejos, Cuello Baute pudo nombrar más de 200 funcionarios durante sus primeros seis meses de gestión, al parecer sin cumplir los criterios de selección. Uno de ellos fue el de la esposa de Milton Contreras -funcionario de la Superintendencia- como notaria en Tunja, decisión que buscaba neutralizar al funcionario, que para ese entonces era uno de los mayores críticos de su gestión.

Ahora que todos estos hechos salieron a flote, el ex superintendente deberá emplearse a fondo para desvirtuar las acusaciones en su contra, situación bastante difícil, ya que los organismos de control comenzaron a recibir información diaria sobre su proceder.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.