Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/3/2009 12:00:00 AM

“Hemos pagado en vida lo que mi papá ha debido pagar en la cárcel”: Escobar Jr.

Después de 16 años de la muerte del narcotraficante Pablo Escobar, su hijo, hoy llamado Sebastián Marroquín, cuenta cómo fue vivir al lado de su padre.

Antes se llamaba Juan Pablo Escobar. Ahora es Sebastián Marroquín, un diseñador industrial que está a punto de estrenar el documental sobre la historia de su papá, Pablo Emilio Escobar Gaviria, el narcotraficante más buscado de Colombia en la década de los 90.

Dieciséis años después de la muerte del capo, Sebastián habló por primera vez para diferentes medios de comunicación sobre su vida en Buenos Aires, junto a su mamá y a su hermana, quienes al igual que él tuvieron que cambiar su identidad. En La F.M., dijo en la mañana de este martes que tanto él como su familia han pagado en vida lo que debió purgar Pablo Escobar con años de cárcel, debido a que su lucha por ser aceptados en un lugar sin tener que cargar con el estigma de las acciones de su papá, no ha sido fácil.

“Es muy difícil crecer y avanzar, pero lo que no nos mata, nos fortalece. Apuntamos que se nos reconozca el derecho a la individualidad, si mi padre cruzó tantos semáforos en rojo no es justo que a su familia le toque pagar por todas sus deudas”, aseguró Marroquín, quien participó en la realización del documental Pecados de mi padre.

Sebastián, quien físicamente es muy parecido a Pablo Escobar, recuerda además con mucho dolor la mayoría de su infancia, ya que fue la época en la que su papá, jefe del cartel de Medellín, se ensañó contra el país poniendo bombas, haciendo atentados y ordenando asesinatos. Recuerda, por ejemplo, cuando murió el ex ministro Rodrigo Lara y el candidato presidencial Luis Carlos Galán.

“Cuando murió Lara encontré a mi mamá, quien tenía ocho meses de embarazo de mi hermana Manuela, llorando al frente del televisor. Yo no entendía por qué. Al día siguiente, mi papá nos mandó en un avión, con médico a bordo, rumbo a ciudad de Panamá”, aseguró Sebastián Marroquín a La F.M.

Agrega que Pablo Escobar fue un excelente papá, pero perdió el rumbo. “La gente no cree, pero a nosotros mismos, a su familia, muchas veces nos mandó de un lugar a otro con los ojos vendados, cosa que si después las autoridades o alguien nos torturaba para que delatáramos dónde se escondía, no pudiéramos decir dónde era”.

Sobre su vida en familia, cuando Escobar estaba vivo, aseguró: “siempre vivía en la clandestinidad y nunca compartió con nosotros. Él abandonó el hogar en el 84 con la muerte de Lara Bonilla y desde ese momento vivimos muy alejados de él”.

Sebastián, quien en 1993 cuando murió Escobar tenía 16 años, también habló sobre las palabras que pronunció cuando se enteró de la muerte de su papá. En ese entonces, Gloria Congote, periodista del noticiero Q.A.P.,  fue quien le dio la noticia por teléfono luego de que el Bloque de Búsqueda le diera muerte en Medellín. Esa tarde, Juan Pablo Escobar dijo que vengaría su muerte y que mandaría a matar a todos los h.p. que lo habían cogido.

“Estoy absolutamente arrepentido de haber dicho semejantes barbaridades. Fue un momento de intenso dolor. Nunca he debido decir eso”, aseguró.

Sebastián Marroquín calificó la muerte de Escobar como un hecho lamentable en su vida y señaló que por poco cae en el error de ponerse en “los zapatos y la mochila de su padre”. Precisó que siempre tuvo claro que no quería ese tipo de vida para su familia.

“La vida se encargó de demostrar mil y una veces que lo que te da el narcotráfico, la vida  te lo quita rápidamente”, dijo Sebastián al explicar por qué no siguió los pasos de Pablo Escobar, sobre todo cuando recuerda la semana en la que toda la familia estuvo encerrada en una casa porque había un retén de la Policía justo al frente de la vivienda. La casa estaba repleta de dólares, pero ellos no tenían qué comer.

Por último, Sebastián Marroquín aseguró que Pablo Escobar había dicho en varias ocasiones que prefería suicidarse antes que dejarse coger. “Decía que la última bala la guardaría a para él”, dijo Sebastián antes de asegurar que ni a él y ni a su familia les interesa saber los detalles de la muerte de Pablo Escobar porque todo, finalmente, pertenece al pasado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.