Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/1/2017 2:51:00 PM

El ex magistrado que se negó a ir al Congreso para hablar de paz

Hernando Yepes, uno de los juristas más reconocidos del país, declinó una invitación al capitolio pues considera que este es un escenario ilegitimo para implementar los acuerdos de La Habana.

El pasado 25 de enero en el Congreso de la República se realizaba una audiencia pública sobre un tema que ha generado controversia, pero que la gran mayoría del país considera superado. El tema central era analizar las normas que requiere el proceso de paz para darle seguridad jurídica al acuerdo firmado entre el gobierno y las Farc.

El encuentro era considerado un acto normal en la rutina parlamentaria. Sin embargo, sorprendió una carta que llegó dirigida a Guillermo León Giraldo, secretario de la Comisión Primera de Senado. En esta el ex magistrado Hernando Yepes Arcila declinaba su invitación a participar.

Consulte: Los peros del Consejo de Estado a la Jurisdicción de Paz

Yepes Arcila no es un jurista muy conocido en este momento en la opinión pública, pero en el mundo del derecho, es quizás una de las voces más autorizadas y que más respeto generan. Fue magistrado de la sala constitucional de la Corte Suprema de Justicia en la década de los 80, participó en la Asamblea Nacional Constituyente y fue uno de los primeros presidentes que tuvo el Consejo Superior de la Judicatura.

Por eso, el documento que envió a los congresistas tuvo eco. En la carta agradece la invitación pero asegura que se siente “obligado a declinarla”. Agrega que “en mi condición de jurista militante del Estado de Derecho” no puede participar en ningún trámite del acto legislativo para la paz pues el Congreso es frente a esa discusión un “escenario ilegítimo”.

Para él, el gobierno y el Congreso “vienen empeñados en producir la apariencia de una reforma constitucional” y que, sin embargo, este esfuerzo “viola la base ontológica de la existencia y supervivencia de la norma suprema”.

La razón para él es simple: jurídicamente el congreso no podía desconocer los resultados del plebiscito del pasado dos de Octubre. Agregó que las discusiones actuales en el Congreso “tienen por objeto soslayar el acatamiento a una decisión popular, consumando de esta manera el aniquilamiento de la democracia de participación”.

No es la primera vez que Yepes lanza una reflexión similar. Para el jurista, el proceso de paz no puede justificar desconocer algunos principios jurídicos. Así lo hizo saber por ejemplo cuando el ex presidente de la Corte Suprema de Justicia,

Leonidas Bustos, aseguró que el narcotráfico era conexo al delito político.

Puede leer: Néstor Humberto mete su mano dura en la Jurisdicción de Paz

En esa oportunidad, Yepes junto con el ex ministro Juan Carlos Esguerra y el historiador Álvaro Tirado escribieron una sentida carta de protesta. Bustos había dicho que “ninguna institución jurídica puede ser obstáculo ni camisa de fuerza para impedir la construcción de la paz y, con ella, de una sociedad más igualitaria, más incluyente”.

Para los tres abogados, de esas declaraciones “podría concluirse que si determinadas normas o instituciones, incluidas las que la Carta Política contempla para su reforma, se erigen como obstáculos para la conquista del bien preciado de la paz, lo pertinente sería válido desconocerlas. Por supuesto, ello equivaldría a un golpe de Estado”.

Agregaron que “un proceso de tanta trascendencia, como el que se adelanta con miras al logro de la paz, requiere de buena voluntad, mentes abiertas y actitudes innovadoras, pero, eso sí, dentro del cauce de nuestro ordenamiento jurídico y del respeto a las normas internas e internacionales”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.