Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/8/2013 12:00:00 AM

“Lo que le hicieron a mi hija no tiene perdón de Dios”

Estremecedor relato de Daisy Hernández, madre de la niña de 11 años abusada y asesinada en Usaquén.

Daisy, oriunda de Sincelejo, Sucre, y residente en el barrio Bellavista de la localidad de Usaquén en Bogotá desde hace 22 años, relató que ese día después de regresar de su trabajo observó a la distancia su casa acordonada por hombres de la Policía y operarios del Cuerpo Oficial de Bomberos.

Al averiguar por lo que ocurría, vecinos le manifestaron que su vivienda se había incendiado y que lamentablemente la menor de sus cinco hijos, quien había cumplido 11 años de edad en mayo pasado, era la única víctima mortal.

Al identificarse plenamente, la madre, cabeza de hogar, ingresó al predio para averiguar más detalles de lo que había ocurrido. Debajo de la ducha encontró a María Paula, su niña, quien yacía semidesnuda, con señales de estrangulamiento y signos de haber sido abusada sexualmente.

Aunque intentó reanimarla, nada pudo hacer. Los paramédicos que arribaron al lugar habían confirmado su deceso minutos atrás. Lo peor es que nadie le daba razón en ese momento sobre las causas de la muerte. Ni siquiera su niñera, Kassandra, que desde el preciso momento en que se alertó sobre el incendio se esfumó de la escena.

“El tal incendio fue provocado para borrar rastros de lo que le hicieron a mi niña. Solo quemaron las cobijas y unas prendas”, dijo a Semana.com.

Daisy Hernández asegura que la nana y el compañero sentimental posiblemente podrían estar detrás de lo ocurrido, pues él acostumbraba visitarla en pleno horario laboral. “Vivía metido en mi casa”, añadió.

Además, resulta extraño, según la señora Hernández, que su hija tenía que ir a estudiar en la tarde del pasado viernes y su niñera no la despachó. “En la mañana mi niña me había manifestado que estaba muy contenta porque salía a vacaciones y se iban a compartir unos dulces entre los compañeros en un reinado que habían organizado”.

María Paula cursaba el grado tercero de primaria en el Centro Educativo Aquileo Parra de la localidad de Usaquén, donde hoy lloran y repudian su muerte. “Lo que le hicieron a mi hija no tiene perdón de Dios. Murió en unas condiciones muy feas que me resisto a recordar”, añadió, en medio del llanto, Daysi Hernández.

El director de Medicina Legal, Carlos Valdés, al revelar detalles de la necropsia al cuerpo de la menor, confirmó a Semana.com que fue violada y acuchillada. Sin embargo, descartó cualquier tipo de quemaduras en los tejidos.

Las autoridades tratan de establecer las versiones entregadas por Daisy Hernández sobre una presunta responsabilidad de Kassandra, la niñera, de quien se conoce que es una mujer casada, madre de un niño de tres años y que habría escapado de la ciudad hace unas horas.

La menor está siendo velada en la Funeraria los Olivos y será sepultada en la tarde de este martes en el Cementerio de Chapinero.

“Sólo pido a la vecindad que deje el miedo a un lado y me ayude a denunciar a quien violó y mató a mi hija. No quiero que el crimen de ella quede impune”, puntualizó.

Este caso merece la atención urgente de la justicia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.