Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/18/2011 12:00:00 AM

Holanda, el consejero de Colombia para evitar inundaciones

Es el país que mejor sabe prevenir y manejar las inundaciones. Desde hace 40 años misiones de este país han hecho recomendaciones que Colombia no tuvo en cuenta. Hoy vuelven a dar sus consejos: tiene propuestas para la U. de la Sabana y La Mojana.

En 1953 Holanda vivió una de sus más grandes tragedias: la inundación, conocida como Watersnoodramp, que provocó el ingreso del agua del mar del Norte, que dejó 1.835 personas sin vida, 100.000 evacuados y 200.000 hectáreas. Esta lección de la naturaleza llevó a los holandeses a crear el Plan Delta, un ambicioso proyecto de infraestructura., hoy ejemplo en el mundo.

El Plan Delta fue pensado 50 años. Y aunque hoy Holanda es potencia y referencia para otros países en el manejo integral de ríos y en prevención de inundaciones, los holandeses se siguen preparando. Desde hace algunos años trabajan en el Delta 2100, el plan que busca enfrentar el aumento de los niveles de los ríos Rin, Masas, Schelde y Eems, y del mar del Norte, como consecuencia del cambio climático.

Holanda ha asesorado en varias oportunidades a Colombia en el manejo de su riqueza hídrica. Hace 40 años, una misión holandesa elaboró un estudio en cual le recomendó al país devolverse a los ríos los terrenos “robados” y construir obras sin afectar las fuentes hídricas.

Estas recomendaciones se repiten cuatro décadas después. Expertos de importantes consultoras holandesas visitaron algunas zonas del país inundadas para formular propuestas. “Hay propuestas concretas en el Valle del Cauca, propuestas en evaluación para La Mojana (Sucre) y para el Canal del Dique”, asegura Fortunato Carvajal, delegado de la Royal Haskoning, quien está en el país desde hace una semana para asesorar a la Universidad de la Sabana, también afectada por las inundaciones.

Carvajal, acompañado de Juliana López, representante de la firma Deltares, también holandesa, recorrió las zonas afectadas por las inundaciones del río Bogotá desde la pasada Semana Santa. Aunque no dieron detalles sobre las recomendaciones que harán parte del informe que entregarán a la universidad, sí hablaron sobre qué debería hacer el país para que la crisis social, económica y ecológica que vive no se repita.

El primer consejo es pensar muy a largo plazo y tomar como ejemplo el nuevo Plan Delta que está pensado para los próximos 100 años. Todo ello, acompañado del manejo integral de las cuencas, no sólo del río Bogotá, sino también de los ríos Cauca y Magdalena, principalmente. Una recomendación que no es nueva y que de hecho, la comisión holandesa hizo hace cuatro décadas.

“Hay que mirar el manejo del riesgo. En el Valle del Cauca, por ejemplo, hay diques a lo largo del río Cauca sobre 400 kilómetros donde además hay desarrollos urbanos, industriales y agrícolas. Estas áreas están sujetas a inundaciones temporales o periódicas no solo por el incremento de las lluvias, sino por el manejo desordenado de la cuenca”, asegura Carvajal.

Hay que devolverles los espacios a los ríos, recalca el experto, retomando los consejos del pasado. Y esta es, para él, una de las salidas para prevenir las inundaciones en la Sabana de Bogotá.

“Además de hacer una combinación de diques y jarillones, se pueden destinar unas zonas inundables de control para que el río descanse. Es una solución que debe ser integral. (…) Áreas de uso ganadero podrían destinarse para darle espacio al río”, asegura este ingeniero civil colombiano que trabaja en Holanda desde hace más de 23 años.

La solución en la Universidad de la Sabana

Con los trabajos de recuperación de la universidad de la Sabana, luego de las dos inundaciones, la institución tienen proyectado convertirse en un lugar de monitoreo no sólo del nivel del río Bogotá, sino del estado de los jarillones.

La reconstrucción del jarillón de 2 kilómetros, que se rompió por la fuerza del agua del río Bogotá, protegerá a la institución por los próximos 100 años. Se usará tecnología holandesa y en su aplicación participará la facultad de ingeniería de la universidad que buscará aprender de la emergencia.

El trabajo en el jarillón podría tomar entre 4 y 6 meses, tiempo que dependerá de las condiciones del clima, dado que en septiembre próximo comenzará la segunda temporada de lluvias en Colombia, aunque sin fenómeno de la Niña.

Se espera también que esta asesoría tenga impacto no sólo en la institución universitaria, sino en la zona. “La universidad ha intentado asociar a los vecinos para que las medidas se hagan conjuntas. Por ejemplo, que al hacer monitoreo al río esa información esté disponible y la gente se pueda proteger”, explica Juliana López, experta en Diques de la firma Deltares.

Los trabajos, explican voceros de la universidad, se realizarán sin interrumpir el ciclo académico de los estudiantes.

Los trabajos de limpieza y rehabilitación del campus avanzan. Para el proceso de saneamiento de la institución, se tuvieron en cuenta los protocolos que se diseñaron después de la inundación en Nueva Orleans, con el paso del huracán Katrina en el 2005.

“Todo se está botando como está previsto en los protocolos, otros elementos se incineran o se llevan a botaderos especiales. Las superficies se limpian con químicos especiales y los edificios afectados, se vuelven a obra negra y de reconstruyen”, aseguró un vocero de la universidad.

Gracias a que la inundación no superó los dos meses, las estructuras de los edificios no fueron afectados y por lo tanto pueden ser rehabilitados. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.