Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/27/2017 12:37:00 PM

Primer crimen de exguerrillero asesinado lo esclareció la justicia indígena

Con el apoyo de la Fiscalía, esta jurisdicción condenó a 40 años al responsable del asesinato de José Huber Yatacué, en Toribío (Cauca). El ente acusador investiga nueve homicidios más.

La seguridad de quienes integraron las estructuras de las Farc se está convirtiendo en uno de los principales puntos de la agenda en la implementación del acuerdo. Esta semana, un cruce entre el fiscal Néstor Humberto Martínez y el abogado Enrique Santiago, quien denunció el supuesto ofrecimiento de un millón de dólares por el asesinato de jefes guerrilleros, agitó el panorama.

Mientras esta controversia continúa en los micrófonos, es la justicia indígena la que acaba de dar el primer paso para proferir sentencia de 40 años de prisión en contra del responsable del crimen de un exguerrillero asesinado. Las pesquisas condujeron a Jhon Ramírez, quien fue encontrado responsable por el asesinato de un jefe de milicias de las Farc que fue hallado muerto el pasado 27 de abril.

Puede leer: Las amenazas que persisten en el Cauca

José Huber Yatacué fue asesinado en Toribío después de que se reportó en la zona veredal de Miranda. Salió de su casa a las 8:20 p.m. a atender una llamada y minutos después fue hallado sin signos de vida frente al hospital del municipio.

Versiones de personas cercanas al miliciano confirmaron que Ramírez, señalado de integrar una banda criminal, estaba detrás de los hechos. Estas acusaciones no resultaron erradas. 

Este jueves, la Fiscalía informó que la jurisdicción especial indígena profirió la primera condena que se conoce hasta la fecha, por los homicidios de miembros de las Farc que empiezan el proceso de reincorporación a la vida civil.

Si hay un sentimiento que se asomó todo el tiempo en La Habana fue el temor de esa guerrilla a que los exterminen como ocurrió en su época con la Unión Patriótica. Una pesadilla que para algunos vuelve a tocar las puertas del posconflicto con el asesinato de nueve insurgentes tras la firma del acuerdo de paz en el Teatro Colón.

Pero el caso de Yatacué tiene más antecedentes. El primero de ellos ocurrió el pasado mes de abril en zona rural del municipio de Tumaco donde fue hallado el cuerpo sin vida de Luis Alberto Ortiz Cabezas, quien usó la llave del indulto para recuperar su libertad pero terminó encontrándose de frente con la muerte.

Quince días después de haber salido de la cárcel de Vista Hermosa (Cali) fue asesinado en su casa mientras se reunía de nuevo con su familia. "Este hecho criminal se suma a otros homicidios causados según personas de la comunidad por un hombre apodado Renol, quien pertenece a un grupo armado que hace presencia en la zona", informaron voceros de la zona veredal a través de un comunicado.

Al parecer, "el crimen estaría relacionado con una disputa por el control territorial de la zona, ya que se presume que la víctima habría conformado una disidencia con ocho hombres bajo su mando", informó la Fiscalía, que entregó un balance más alto de lo que hasta la fecha se conocía. Investigan nueve hechos en los que las víctimas eran miembros de la guerrilla, seis de ellos vinculados al proceso de paz.

En contexto: "Hay amenazas contra nuestras vidas": Iván Márquez

Un tercer caso de los reportados también se presentó en Cauca. Aníbal Chocué Campo perdió la vida por razones hasta ahora desconocidas. Otro de los homicidios se presentó en Tumaco. Allí, un menor de edad y desmovilizado de la Columna Móvil Daniel Aldana habría muerto por negarse a hacer parte de la disidencia que se conformó en la zona.

La lista es larga: Rigobel Quesada García, exintegrante de la Columna Móvil Teófilo Forero, murió dos meses después de ser amnistiado. Según el ente investigador, Quesada García llegó con un machete a una finca en San Vicente del Caguán (Caquetá) y cuando se disponía a agredir a su expareja sentimental se escuchó una detonación que acabó con su vida.

Finalmente, el sexto caso confirmado que tiene la Fiscalía es el Juan Fernando Amaya Valencia, cuyo homicidio ocurrió hace quince días cuando se transportaba en una motocicleta en la vereda Chontaduro de Ituango. Al parecer, fue interceptado por dos sujetos, quienes le dispararon en varias oportunidades.

A estos casos que son materia de investigación, se suman los de José Luis Campo Bermúdez, Eider Quitumbo Taquinas y Rulber Santana Parra. El problema, sin embargo, es que a la fechas las autoridades no han podido establecer si hacían parte o no del grupo guerrillero que terminó de desmovilizarse el pasado 27 de enero.

"En lo corrido de este año, también se han registrado tres homicidios de miembros de las Farc, que a la fecha de sus muertes no estaba confirmada su pertenencia al proceso de paz", puntualiza el comunicado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.