Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/18/2014 12:00:00 AM

Serpa y el debate de la ‘Pablo-política’

El senador liberal dice que aún se necesita conocer los nexos entre la política y Pablo Escobar.

Pocos se imaginaban que el que ha sido llamado ‘el Congreso de la paz’ terminaría convertido en una jaula en la que sus protagonistas terminaron enfrentados como fieras. Es cierto que muchos advertían que por la trayectoria de los parlamentarios, varios de ellos actores principales de la política en los últimos 30 años, podrían terminar agarrados.

El debate de Iván Cepeda contra Álvaro Uribe, que ocupó la atención de medio país el pasado miércoles, fue el pretexto para que políticos de todos los partidos terminaran en ese pleito. Quizá porque, como dice el veterano senador Antonio Navarro, “el país presenció un debate de la historia política de los últimos 30 años”.

Lo que sucedió ese día, que estremeció a buena parte del Congreso, es que allí, en el recinto del Senado, salieron a la luz “verdades a medias”, como describe Navarro, pues un debate de control político terminó en el espectáculo de los congresistas sacándose trapitos al sol.

Una de las preguntas que han surgido después de este debate es si a los congresistas les quedará gustando ocupar las plenarias en debates entre miembros del Congreso, para que se sepa quién es quién en la política colombiana.
 
Para el senador Luis Fernando Velasco, el debate Cepeda contra Uribe “fue necesario” porque le permitió al Congreso “hacer una catarsis”. Pero por lo sucedido el miércoles, varios congresistas advierten que en el futuro pueden repetirse escenas como las que se registraron en el recinto del Senado.

El propio Navarro considera que como no salió toda la verdad, es necesario que se dé otro debate “sobre todos los hechos” que han golpeado la política durante los últimos 30 años. “Si somos capaces de entender que para cambiar la historia es probable que esto tenga consecuencias. Si todo sirve para una con contrición de corazón y un cambio de rumbo, que se hagan todos los debates, pero no estoy seguro de que sea posible”.

Desde ya, la que planteó un segundo tiempo para este debate fue la senadora María del Rosario Guerra, quien en su intervención para defender al expresidente Álvaro Uribe advirtió que haría en el Congreso un debate sobre la ‘Farcpolítica’ ya que, a su juicio, el Senado no lo ha hecho.

Aunque este debate parece tener aroma de venganza contra Iván Cepeda, a quien Uribe y toda su bancada acusaron de ser aliado de las FARC y el vocero de la guerrilla en el Congreso, hay incluso propuestas tan insólitas como la del senador liberal Horacio Serpa.

El veterano dirigente propone que se haga el debate que bautizó como el de la ‘pablopolítica’, para referirse a la alianza entre políticos y el capo del narcotráfico Pablo Escobar, que permeó todos los establecimientos de la sociedad colombiana.

“Puede que sea muy viejo ese debate -le dijo Serpa a Semana.com-, pero como aquí están saliendo todas las cosas, pues que se destapen todas las cartas. Una de las necesidades grandes de los colombianos es conocer toda la verdad, de todos y de todas, para luego reconstruir a Colombia”.

Serpa, incluso, retó al senador Álvaro Uribe a someterse a un tribunal de honor “para que Colombia sepa qué pasó en las elecciones del 2002, en las que intervino a fondo el paramilitarismo, y que el país sepa a favor de quién”. En esas elecciones, Álvaro Uribe derrotó por primera vez a Serpa y conquistó la Presidencia de la República.

Y es que la insólita propuesta de Serpa parece resumir la sensación que quedó tras el debate, pues allí salieron a relucir oscuros episodios, desde prácticas clientelistas hasta de casos de corrupción como el del Proceso 8.000. Todos los intervinientes se sacaron trapitos al sol, y hasta Iván Cepeda retó al uribista Everth Bustamante, exguerrillero del M-19, sobre “sus procedimientos guerrilleros”.

¿Podrá el Congreso terminar convertido en un escenario de confrontación entre sus propios dirigentes? Esa es una de las incógnitas que deja el debate Cepeda-Uribe.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.