Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/13/2015 5:38:00 PM

“Me doy la pela por los candidatos del Partido Liberal”

Horacio Serpa da la cara, se defiende y justifica los avales otorgados a los cuestionados Luis Pérez, en Antioquia, y Didier Tavera, en Santander.

El veterano senador Horacio Serpa lleva varias semanas en el ojo del huracán. En su carrera política ha estado acostumbrado a ello y a responder señalamientos de todo tipo. Su principal karma ha sido el proceso 8.000, del que salió indemne. Pero su lealtad al presidente Ernesto Samper, probablemente tuvo consecuencias. En tres intentos, nunca pudo llegar a la Presidencia.

La carrera política de Serpa tuvo un nuevo capítulo, extra para muchos. Cuando parecía haberse retirado de la política electoral, no sólo fue elegido senador, sino que el Partido Liberal, su partido durante más de 55 años, le encomendó la dirección para un año clave, cuando se disputan en las elecciones las alcaldías y gobernaciones en todo el país.

Serpa, como copresidente del partido del ‘Trapo Rojo’, asumió una responsabilidad compleja e ingrata. Es quien tiene que entregar el aval a los candidatos de su colectividad. Su firma no sólo es un respaldo y un requisito para estas candidaturas, también le traslada la responsabilidad política y penal en caso de que uno de sus candidatos termine en líos con la justicia.

Y este tema, el de los avales, es precisamente el que lo tiene de nuevo en medio de una polémica. La senadora Vivianne Morales, una de las ‘figuras’ de la bancada liberal, renunció a la dirección del partido en desacuerdo con los avales entregados por Serpa a favor de dirigentes emergentes en lugar de acoger a otros de larga trayectoria dentro de la colectividad. No fue la única. Alejandro Galvis, presidente del diario Vanguardia Liberal, renunció al partido por la decisión de Serpa de haber avalado, según sus palabras, “al hijo de un narcotraficante”.

Lo tormenta liberal se desató la semana pasada, precisamente cuando Serpa se encontraba en Nueva York atendiendo asuntos en Naciones Unidas. Y se concentró en los avales que otorgó a Luis Pérez para la Gobernación de Antioquia y al excongresista Didier Tavera para la de Santander. El veterano senador santandereano regresó al país, dio la cara y metió las manos a la candela por estos dos candidatos tan cuestionados en los medios de comunicación.

Sobre los avales, dijo Serpa, la Dirección Liberal ha tomado unas determinaciones “a conciencia, con responsabilidad y con seriedad. En el seno de la dirección en oportunidades, muy pocas por cierto, se han presentado observaciones, a veces contradicciones, eso es natural, pero las decisiones del partido están vigentes y fueron asumidas con toda responsabilidad”.

El senador santandereano explicó que ningún aval se ha entregado a dedo o por un capricho de la dirección de turno. Dijo que las más de 17.000 personas que se inscribieron para ser candidatas tuvieron que pasar un examen, consistente en la cada vez famosa ‘ventanilla única’. Es una herramienta en la que la Policía, la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría expiden la información de todos los candidatos, y si superan el filtro, dijo Serpa, el veedor del Partido Liberal autoriza la concesión del aval. “Estamos haciendo las cosas correctamente, como lo indica la ley”.  

Semana.com le preguntó a Serpa por qué el Partido Liberal rechazó a Luis Pérez en el 2011, cuando se lanzó a la Alcaldía de Medellín, y ahora lo acepta como candidato a la Gobernación de Antioquia.

La respuesta fue que en ese entonces Pérez decidió ir por otro movimiento. “Es un buen candidato, tiene toda la acogida y aspiramos a que sea el próximo gobernador de Antioquia”.

El asunto de Didier Tavera es más complejo para Serpa. No sólo por ser en su terruño, Santander, sino porque le ha costado un disgusto con uno de sus fieles amigos desde la infancia, Alejandro Galvis. Pero sin entrar en controversias personales, ratificó que Tavera es el candidato del Partido Liberal.

“En Santander, la dirección nacional tomó una determinación que fue acoger el pedido del liberalismo santandereano para que se le entregara el aval al doctor Didier Tavera. Así lo hizo la dirección, con análisis y reflexiones profundas en materia ética”.

Aunque Serpa dice que todo el liberalismo está con Tavera, controvierte el hecho de que uno de los dirigentes del partido en el departamento haya renunciado precisamente por este aval. “En toda mi vida no había visto una candidatura que hubiera recibido tanto apoyo, ni siquiera cuando yo era candidato a la Gobernación. Por primera vez en muchos años veo el partido liberal en Santander bien unido. Vayan a  Santander y hablen con los congresistas, los diputados, con la militancia”.

Y también asegura que Didier Tavera, pese a ser cuestionado, será el próximo gobernador de Santander. “Me doy la pela por todos los candidatos. No tengo decisiones vergonzantes. Al que recibe el aval lo defendemos y vamos a la plaza pública con ellos. Con Didier Tavera me doy la pela porque conozco los antecedentes de la forma como se dio el aval. Es una persona que obra correctamente, le están cobrando deudas que no tiene”.

Serpa dice que a pesar de estas controversias no va a renunciar a la dirección nacional del Partido Liberal, y recuerda que llegó a ella porque se lo pidieron todos los dirigentes de la colectividad. “Yo volví sin ningún afán de figuración. Aquí estoy hasta cuando el partido quiera. No tengo ningún apego para ejercer la dirección.

Mientras la ejerzo responderé por mis actuaciones, por el aval a los candidatos. Y también espero seguir para ubicar el Partido Liberal como la máxima fuerza política en el país. Que el veredicto sean las urnas”.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.