Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/05/02 17:44

Serpa le pide a Vargas Lleras que anuncie su candidatura

El presidente del Partido Liberal anticipa el fin de la Unidad Nacional y dice que esa coalición ya no tiene sentido.

Horacio Serpa y Germán Vargas Lleras. Foto: Archivo particular

El 16 de marzo del 2011, Juan  Manuel Santos se reunía por primera vez en condición de presidente con la plana mayor del Partido Liberal. Ese día fue recibido en el Salón Rojo del Hotel Tequendama con júbilo desbordado y comprobó el cariño que los dirigentes del partido del ‘trapo rojo’ le profesaban. Hasta lo reconocieron como “presidente liberal”. Santos, honrado y entre sonrisas, también respondió con reciprocidad: “(…) si ustedes me consideran su presidente, yo los considero mi partido”. La frase generó celos entre el partido que fundó, La U.

Eran los primeros siete meses de la era Santos. Los liberales habían sido los últimos en sumarse a una coalición política, que en ese entonces tenía más aroma de uribismo. Su arribo dio forma a la llamada ‘Unidad Nacional’, esa avasallante fuerza integrada por La U, Cambio Radical, liberales y conservadores, que le dio una amplísima gobernabilidad al presidente.  

Llegar de la mano con un presidente con el que se identificaban trajo muy buenos resultados para los liberales. Tras más de 12 años de trasegar el desierto de la oposición, con Santos los liberales volvieron a saborear las mieles de la burocracia. Volvían a tener ministerios y altos cargos ejecutivos. De no tener representación en el gobierno de Uribe, Juan Manuel Santos los convirtió en los de mayor, aunque no eran los que más tenían representación en el Congreso.  

A cambio, los liberales consiguieron sacar sus más importantes banderas del Gobierno como la ley de víctimas. Aunque también traicionaron algunos de sus principios, como el de la reelección, y votaron en contra del proyecto del Polo que pretendía acabar esa figura.  

Hasta hace unas semanas los liberales sumaban nada menos que cinco ministerios (Justicia, Interior, Relaciones Exteriores, Defensa, TIC y Salud) más Planeación Nacional y el Ministerio del Posconflicto. Con el reciente remezón ministerial perdieron una cartera, pero su participación en el gabinete sigue siendo significativa.

Sin embargo, cinco años después de haberlo considerado su presidente, los liberales prefieren marcar distancia. El senador Horacio Serpa, jefe del Partido Liberal, dijo que este “ya no le interesa estar en la Unidad Nacional”.  Su afirmación no significa un rompimiento con el presidente Santos, sólo advertía que esa coalición, ahora, cuando sólo le quedan dos años y tres meses al actual gobierno, “ya no tiene sentido”.

Dijo que a partir de este momento el Partido Liberal asumía una posición de independencia crítica. Serpa reiteró apoyo incondicional a la búsqueda de la paz, salvo que se lesionen los altos intereses del Estado o la población colombiana, pero dijo que ya no esperen del liberalismo “entrega incondicional” en otros asuntos, por ejemplo, la reforma tributaria.

Hay dos circunstancias para explicar la nueva postura asumida por el liberalismo. Sin duda, la conformación del nuevo gabinete no los dejó satisfechos. Por otro lado está el caso de Germán Vargas Lleras, otro disidente del oficialismo liberal, de quien consideran está “engordando” su candidatura desde la vicepresidencia de la República.

Sobre el gabinete, Serpa dice que el liberalismo no se ha pronunciado porque respeta la decisión del presidente. “Nos parece santo y bueno”. Sin embargo, admite que hay algunos ministerios que no representan a su partido.

“No es apropiado darle una connotación partidista, por ejemplo, a la Cancillería o al Ministerio de Defensa, por la naturaleza de los asuntos que tratan. Sabemos que son liberales, pero no pretendemos, en aras de los intereses de Colombia, decir que en la cancillería tenemos agentes del Partido Liberal. Hasta allá no llegan nuestras pretensiones. Sabemos que tienen ideología liberal y los respetamos”, explica Serpa.

El senador dice que no está reclamando representación burocrática, pero sí pretende reivindicar el papel del liberalismo en el gobierno Santos. “Todo el mundo quiere tener todo el gabinete, pero no se puede. Eso no es pecaminoso, el Partido Liberal ayudó a la elección de Santos, los gobiernos no van a gobernar con sus contradictores políticos”.

Pero quizá la mayor inquietud de los liberales es el vicepresidente de la República. Serpa considera que al ‘rojo‘ ya no le interesa la Unidad Nacional porque, en su criterio, favorece los intereses de un partido político de esa coalición. Por eso sugiere “Mirando la realidad política nacional, fuera bueno que asumiera la tarea de examinar la relación partidista entre los funcionarios de un par de ministerios, o en la vicepresidencia de la República”.

Parece un reclamo burocrático contra Cambio Radical y su jefe natural, pero Serpa lo niega. “No me preocupan esos puestos, sino la forma de ser simultáneamente funcionario y candidato”.

Para Serpa, Germán Vargas Lleras es “una persona brillante, un político importante con gran cauda”, pero considera que su eventual candidatura “ya está hecha”.

Por eso considera que es el momento que el vicepresidente anuncie su aspiración de ser presidente de la República, y para ello utilizó una frase que hizo célebre, precisamente, a Carlos Lleras Restrepo, abuelo de Vargas Lleras: ‘Al agua, patos’.

“Hoy el doctor Vargas Lleras es un candidato muy importante, entonces, al agua patos”, dice Serpa.

El jefe liberal ratificó que no estarán en esa candidatura, que hoy se fortalece en la Unidad Nacional. Asegura que tendrán candidato propio y son varios los nombres que contempla en su baraja personal: Viviane Morales, Luis Fernando Velasco, el ministro Juan Fernando Cristo, el director de Planeación Simón Gaviria, el exalcalde de Medellín Aníbal Gaviria, el senador Juan Manuel Galán. De Humberto de la Calle dijo que ha pedido que lo mantenga fuera de los cantos de sirena, pero no deja de ser un nombre que los seduce.

La próxima semana el Partido Liberal tendrá su Congreso Nacional, donde definirá parte de su futuro. En el período inmediato ya no quieren estar en la Unidad Nacional, y su salida, seguramente, obligará al gobierno de Juan Manuel Santos otros mecanismos para mantener su gobernabilidad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.