Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/03/06 20:32

“Si los uribistas quieren pelear, estoy a la orden”

De esa manera, Horacio Serpa, jefe del Partido Liberal, defiende al presidente Santos y al fiscal Montealegre tras las acusaciones del expresidente Álvaro Uribe.

En el capitolio, Serpa y Uribe llevan una relación respetuosa y cordial. Foto: Archivo SEMANA

Horacio Serpa y Álvaro Uribe pasaron de ser copartidarios a rivales. Uribe dejó dos veces sin la Presidencia al exministro santandereano, en el 2002 y en el 2006, años en los que le dio una paliza en las urnas. Ahora el destino ha vuelto a equilibrarlos. Ambos coinciden como senadores y como líderes de sus partidos. Uribe es el jefe natural del Centro Democrático, que hace oposiciòn al gobierno de Juan Manuel Santos, y Serpa, jefe del Partido Liberal, socio incondicional del actual mandatario.

En el capitolio, Serpa y Uribe llevan una relación respetuosa y muy cordial. Varias veces el senador expresidente le ha dedicado elogios a Serpa, los cuales han sido correspondidos por el veterano dirigente liberal. Como dirían los cachacos, viven dándose coba mutuamente.

Por eso no dejan de ser sorpresivas las más recientes declaraciones de Serpa en las que se mostró dispuesto a pelear con el uribismo. La razón es una sola. El jefe del Liberalismo se sumó a las críticas que les han llovido a los líderes del Centro Democrático por pretender politizar la captura de Santiago Uribe, el hermano del expresidente.

Desde el lunes de la semana pasada, los uribistas han venido lanzando graves acusaciones contra el Gobierno y han insinuado que el presidente Santos está detrás de las decisiones judiciales que han afectado a miembros del uribismo y a la familia del expresidente.

De hecho, en un extenso pronunciamiento, el senador Uribe señaló al fiscal general, Eduardo Montealegre, de ser “un político rabioso con la capacidad de meter a la cárcel”, a la vez que acusó al presidente de “presionar” a la rama judicial y de “someter” al Congreso.

Si la semana pasada los ministros salieron a defender al presidente, parece que ahora el turno será para los partidos políticos de la Unidad Nacional. Serpa fue el primero en salir al ruedo para responder.

“Los uribistas buscan el cadáver rio arriba y están tratando de encontrar a quien echarle la culpa de la decisión de la Fiscalía. Ya me atacaron en las redes sociales, de manera injusta y desconsiderada. Sería indigno si algo tuviera que ver con ello. Es una calumnia y una infamia. Pero si los uribistas quieren pelear, estoy a la orden. Como sea y donde sea. Al son que me toquen, bailo”, manifestó el senador Serpa en su columna de este domingo.

Pese a este desafío al uribismo, Serpa se mostró solidario con Uribe y su familia por la situación que enfrentan tras la detención de uno de los suyos. Pero rechazó la actitud de no reconocer las decisiones de las mayorías en el Congreso y las providencias de la justicia, constantes del uribismo en este año y medio.

“Los uribistas olvidan que gobernaron ocho años, incluso reformando la Constitución para lograr la reelección. La oposición reconoció las mayorías uribistas en el Congreso y aceptó la decisión de la Justicia, la misma que ahora desconocen. Cuatro años adicionales de gobierno buscaron sin que nadie hubiese pretendido ninguna acción de hecho para impedirlo o protestar. Fue la Justicia la que no lo permitió. Las normas sobre democracia y oposición son las mismas que hoy desconocen”, les recordó Serpa.

“No me cabe pensar que el Gobierno tenga algo que ver con la detención del doctor Santiago. El presidente Santos es un hombre correcto y un mandatario responsable, equilibrado, respetuoso de la oposición. El presidente trata de alcanzar la paz y como el Centro Democrático ha estado en la esquina opuesta, surgen contradicciones, sin que se pueda afirmar con realismo que el gobernante o sus funcionarios hayan cruzado los linderos de la ley para perseguir a los discrepantes de la reconciliación”, dijo Serpa al defender al Gobierno.

No ha sido el primero de los jefes políticos que han desafiado al uribismo. La semana pasada los voceros de los partidos del llamado Pacto por la Paz le enviaron al Centro Democrático una comunicación en la que pedían morigerar el lenguaje.

Comienza una nueva semana, y en el Congreso se anuncia el segundo y definitivo debate de la ley de Orden Público. En el ambiente se percibe que este debate estará, nuevamente, condicionado por el avispero que se formó con la captura de Santiago Uribe.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.