Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2015/10/20 00:00

Horacio Serpa dice que no es un trashumante

Según el CNE, la definición de trashumante coincide con las razones por las que el jefe liberal se inscribió para votar en Bogotá y no en Floridablanca.

Horacio Serpa dice que no es un trashumante Foto: Juan Carlos Sierra / SEMANA

El Consejo Nacional Electoral (CNE) tuvo que enfrentar un complejo incidente el pasado lunes. De las casi 450.000 cédulas que se inscribieron en el último año en Bogotá para las próximas elecciones, 71.472 fueron anuladas por trashumancia. Tan pronto se les notificó a los ciudadanos, las quejas no se hicieron esperar.

Muchos ciudadanos coincidieron en argumentar que se habían inscrito en nuevos puntos de votación que estuvieran más cerca de sus lugares de residencia. El CNE descubrió que el error que se produjo en la capital fue que las localidades de la ciudad fueron consideradas como si se trataran de municipios. Por eso, la organización electoral decidió echar para atrás la anulación de la inscripción de las cédulas y habilitó a los 71.472 ciudadanos que fueron calificados de trashumantes a votar en el puesto donde se inscribieron. 

Como se informó el lunes, una de las cédulas anuladas correspondía a la del senador Horacio Serpa, jefe del Partido Liberal. Tenía su cédula inscrita en Floridablanca (Santander), donde tiene una residencia. Pero decidió inscribirse en Bogotá para poder votar por su hijo, Horacio José Serpa, actual concejal de la capital y quien aspira a ser reelegido en el cabildo distrital.

La situación de Serpa es diferente a la de la mayoría de casos en Bogotá. Más aún con la definición que el propio presidente del CNE, Emiliano Rivera, trazó sobre los casos de trashumancia.

“Aquí no podemos decir que no es trashumante aquella persona que se va a apoyar a su primo o amigo a un lugar donde se inscribió pero no vive allá, esa persona es trashumante”, explicó Rivera en diálogo con Blu Radio.

La definición de trashumancia se podría aplicar en el caso de Serpa, pero el jefe del Partido Liberal defiende su deseo de votar en la capital.

“Inscribí mi cédula en la localidad de Usaquén porque en estas elecciones quiero votar en Bogotá para apoyar a mi hijo Horacio José Serpa, quien aspira al Concejo de la Capital”, explica a Semana.com. “Con Rosita actualmente tenemos domicilio en Floridablanca, Torres de Cañaveral, Torre 3, Apartamento 502. También vivimos en Bogotá, Carrera 1 A # 76 A 36, Apartamento 304, donde cumplo mis deberes como senador de la República. Soy senador de la Circunscripción Nacional y como Copresidente del Partido Liberal ejerzo la labor política en todo el territorio nacional, para votar en compañía de Rosita y nuestros hijos”, dice para asegurar que su caso no se puede considerar trashumancia.

Serpa le dirigió una comunicación al CNE explicando su caso, a la vez que manifestó su respaldo al organismo electoral en su decisión de eliminar las inscripciones fraudulentas de cédulas. “El trasteo de electores para producir efectos electorales que desvirtúen el sentido de la democracia local es inconveniente e ilegal”, asegura.

Hay muchos suspicaces que aseguran que con esta decisión Serpa se libera de tener que votar en Santander, donde le entregó el aval al polémico Didier Tavera a la Gobernación del departamento, un aval que le costó numerosas críticas y diferencias con sus amigos liberales, como el caso de Alejandro Galvis, del diario Vanguardia Liberal.

Pero la familia es prioridad y Serpa dejará de votar en Santander, donde lo ha hecho toda su vida, para darle el voto a su hijo, que lleva cuatro años haciendo política en la capital.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.