Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/26/2013 12:00:00 AM

“Hoy es más difícil secuestrar que hace diez años”

Así lo dijo el director del grupo de antisecuestro de la Policía, general Humberto Guatibonza.

Colombia es un país que a lo largo de su historia se ha visto marcado por diferentes fenómenos delincuenciales, como es el caso de las extorsiones y los secuestros. En este último tema las FARC han bajado las cifras pero no han cumplido la promesa de dejar de secuestrar.  

El director del grupo de antisecuestro y antiextorsión de la Policía (Gaula), general Humberto Guatibonza, le contó a Semana.com sobre la labor para detener este delito y el de la extorsión.

Semana.com: ¿Qué organizaciones están dedicadas a secuestrar en este momento en Colombia?
 
G.H.G.:
Los principales responsables siguen siendo la delincuencia común, le sigue el ELN, luego las FARC y por último las bandas criminales.

Semana.com: ¿Cuál ha sido el panorama del año 2013 en cuanto a secuestro?

G.H.G.: Este año hemos bajado en el tema de números y de cifras. Hoy en día es más difícil que se dé un secuestro que hace diez años, cuando ocurrían de cuatro a cinco cada día. En este momento pasan semanas y no se presenta ninguno. Hemos ido poco a poco quitándonos de encima ese flagelo. La paranoia de ser secuestrado no ha desaparecido, pero poco a poco va saliendo de la mente de los colombianos.

Semana.com: Es muy raro que las FARC estén por debajo del ELN en rapto de personas…

G.H.G.: Históricamente las FARC han sido el mayor secuestrador en Colombia. Pero el ELN ha ido aumentando la cantidad de secuestros en sus zonas de influencia y de hecho, lo ha venido haciendo como un tema de financiación.

Semana.com: ¿Las FARC cumplieron su promesa de no secuestrar más?

G.H.G.: No lo han hecho del todo porque hay personas que siguen secuestradas por ellos. Son víctimas que están en su poder desde hace muchos años. Hay otros casos que tienen mucha relación con las FARC.

Semana.com: ¿Con qué fin secuestra la delincuencia común?

G.H.G.: Ellos están “trabajando”, para sus propias necesidades. Los secuestros de mucho dinero no son posibles en Colombia. Prefieren hacer que se dé en corto tiempo y que la exigencia sea no tan grande, porque saben que el tiempo corre en su contra.

Las víctimas son personas de clase media baja en los cuales los delincuentes hacen una exigencia cuya suma no pasa de 200 millones. Calculan que la familia pueda reunir el dinero en dos o tres días. Ha habido secuestros de 10 millones. En este momento el promedio de una persona secuestrada es de 12 días.
 
Semana.com: ¿Se denuncia más el secuestro ahora?


G.H.G.: Es muy poco el secuestro que no se denuncia. De cada diez secuestrados nosotros estamos rescatando un promedio de siete, es un buen número y esas personas cuentan su experiencia, lo que aumenta la capacidad de alerta y es un mensaje que le llega al delincuente.   

Los extranjeros

Semana.com: ¿Qué ha pasado con los responsables del secuestro de los dos españoles en la Guajira?

G.H.G.: Los tenemos identificados, pero el problema que nos complica la situación es la legislación indígena porque en su mayoría pertenecen a esas comunidades.

Semana.com: ¿Qué se sabe del también español que está desaparecido en la zona del Cauca?
 
G.H.G.:
Una de las formas de secuestro en Colombia es porque los narcotraficantes acostumbran a pagar sus deudas por medio del secuestro, pero para ellos no es secuestro, es una retención mientras paga la deuda. Si usted rescata a una persona de esas, ella le dice que no estaba secuestrada, sino que estaba ahí mientras pagaba lo que debía.

Semana.com: El estadounidense del Guaviare ¿Qué ha pasó en su caso?
 
G.H.G.:
Se le advirtió que era una zona muy peligrosa, que había mucho delincuente y que podía ser secuestrado. Se le sugirió que fuera por vía aérea hasta Puerto Inírida y él insistió en seguir caminando. Ante su negativa, se le pidió que firmara un acta de responsabilidad.

Las víctimas de extorsiones

Semana.com: ¿A quién están dirigidas en este momento las extorsiones?

G.H.G.: Hay que reconocer que es un tema que se ha disparado y nos preocupa. Es un fenómeno local, es decir, no hay una banda a nivel nacional que sea la responsable. Son grupos pequeños de delincuentes que antes eran atracadores y ahora se han vuelto extorsionistas. Se le hace más fácil. Comienzan a cobrarles a los tenderos o a los conductores de buses.

Semana.com: ¿Qué ha pasado con el tema de las cárceles?

G.H.G.: Es un fenómeno que ha ido en aumento. Estamos trabajando con el INPEC. Lo que se ha hecho y que genera buenos resultados es trasladar esos extorsionistas a cárceles donde no puedan llamar. En Barranquilla llegó a estar muy grave ese tema y lo que hicimos fue sacar esa gente para otras cárceles. Las cosas empiezan a marchar bien.

Semana.com: ¿Cuál es la estrategia para lograr disminuir la extorsión?

G.H.G.: Estamos atacando las estructuras completas. No nos conformamos con un solo delincuente que es el que recibe el dinero, sino también el que ordena quién, cómo, cuándo y dónde cometer el delito. Vamos contra la macrocriminalidad.  

Liderazgo en capturas

Semana.com: ¿Cómo es esa cooperación que mantienen con otros países?

G.H.G.: Nosotros somos un referente. Esas relaciones han ido creciendo de lado y lado. En esos países también hay delincuentes colombianos que se han por diferentes razones y nuestra obligación es perseguirlos porque tienen órdenes de capturas en Colombia. No puede ser una excusa que porque están fuera del país entonces todo va quedar en la impunidad.

Semana.com: ¿Qué resultados han conseguido?

G.H.G.: Hemos capturado gente en Honduras, como el caso del ‘Flaco’, jefe de los ‘Urabeños’ y al pastor (Álvaro) Gámez, el ‘Indico’ que estaba en España. La buena relación con otras Policías genera confianza de ambos lados.

Semana.com: ¿Cuál fue papel del Gaula de la Policía en la captura de alias el ‘Indio’?
 
G.H.G.:
El ‘Indio’ era una persona que estaba siendo buscada por todo el mundo. Tenía orden de captura vigente por secuestro. Nosotros empezamos a hacerle seguimiento, una labor de inteligencia y lo ubicamos en Colombia. Hicimos una operación, pero no nos fue bien y de ahí conseguimos los indicios de dónde podía estar. Al encontrarse fuera de Colombia buscamos el apoyo de nuestros aliados en España, Francia e Italia.

Lo ubicamos y a su llegada a Brasil fue capturado. El tema es de la confianza con las demás Policías con las que trabajamos en diferentes regiones del mundo.
 
Semana.com: Hay casos que sin duda alguna marcan. El proceso del pastor Álvaro Gámez es uno de ellos ¿Cómo se vincula el Gaula en esa investigación?


G.H.G.: Ese caso es diferente porque es de justicia, personalmente estuve en Pasto y me encontré con varias de las víctimas. Todas ellas decían que no creían en la justicia colombiana porque se había permitido que este señor saliera sin ningún problema y que estuviera huyendo. Que nadie se preocupaba por capturarlo.

Yo les prometí que les iba a demostrar que en Colombia si hay justicia y que era posible creer. Finalmente lo localizamos en Honduras y allá una mujer que fue la protagonista de todo, la que le hizo el seguimiento, las labores de inteligencia y logramos ubicarlo plenamente. Luego gracias a las buenas relaciones que tenemos con las autoridades de ese país, ellos lo que hacen es deportarlo.

Semana.com: Existe también el lado opuesto que es la captura de extranjeros con cuentas pendientes en sus países. Hablemos de Roberto Pannunzi, más conocido como el ‘Pablo Escobar Italiano’…

G.H.G.: Estando en Italia las autoridades de ese país nos entregaron información que ese señor podía haber ingresado a Colombia en algún momento. Tuvimos conocimiento de su llegada, le hicimos seguimientos y finalmente fue capturado.

Semana.com: ¿Qué significa para usted y sus más de 1.000 policías su labor?

G.H.G.: Es la alegría de poder llevarle alegría a una familia, en el caso de las liberaciones. Cuando se les entrega a su familiar que estaba secuestrado el agradecimiento de esa persona es eterno. Eso es lo importante para nosotros.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.