Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/2015 9:12:00 AM

De la Calle pide a las FARC un "mínimo de coherencia"

Al cierre del 38o. ciclo de conversaciones entre el Gobierno y la guerrilla, el jefe del equipo negociador repudió los últimos ataques de las FARC y advirtió que ese no es el camino para alcanzar el cese al fuego.

Cuando había expectación alrededor de un posible acuerdo entre el Gobierno y las FARC respecto al quinto punto de la agenda de negociaciones, relacionado con la reparación a las víctimas, el ciclo número 38 de conversaciones en La Habana culminó con una exigencia del jefe negociador del Gobierno a la guerrilla.

Humberto de la Calle repudió los recientes ataques de las FARC que han afectado la infraestructura energética del país. En sólo 27 días, el recuento de los ataques termina por afectar a miles de civiles, indicó el jefe negociador, a la vez que advirtió que esos hechos van en contravía de los esfuerzos que se hacen en la Mesa de La Habana por poner fin al conflicto. 

El pronunciamiento del jefe negociador fue además una respuesta al pronunciamiento del vocero de las FARC 'Pastor Alape', quien al culminar esta ronda de negociaciones saludó la encíclica del papa Francisco sobre la protección del medio ambiente.

'Alape' se refirió a que en una de sus tantas reflexiones, el papa Francisco invitó a detenerse a pensar en los desafíos sobre el medio ambiente y promovió un nuevo diálogo sobre el modo como se está construyendo el futuro del planeta, ideas que la guerrilla calificó de acertadas.

"Hemos observado esta encíclica como un importante instrumento de reflexión para los pueblos y los gobiernos del orbe, que puede contribuir a la búsqueda de formulaciones y prácticas que abran camino a la concreción de un mundo en el que se superen las desigualdades y se conquiste un estadio de equilibrio entre el ser humano y el conjunto de la naturaleza, de manera tal que sea, efectivamente, la casa común de la humanidad, en la que podamos convivir, cuidándola, sin abusar de sus dones y posibilidades, pensando en el bienestar de toda la sociedad", pronunció 'Alape'.

Tales declaraciones incomodaron a De la Call,e que exigió de las FARC aplicar un "mínimo" de coherencia. "Coherencia, señores de las FARC. La apelación hoy a la encíclica Alabado seas es absolutamente incomprensible; la idea de proclamar la defensa del medio ambiente destruyendo el medio ambiente es inaceptable (...) No hay un solo colombiano que comprenda esta idea y concepción”. 

El jefe negociador hacía referencia a episodios como los registrados en el departamento de Putumayo, hace tres semanas, que desembocó en el vertimiento de petróleo a fuentes hídricas. Los ataques a la infraestructura petrolera en Caquetá y el reciente atentado a un oleoducto en Tumaco (Nariño) que generó derramamiento de crudo que el propio gobierno calificó como el peor desastre por riego de petróleo en los últimos diez años. El pasado jueves, la mancha de crudo llegó a la Bahía de Tumaco.
 
"Se regaron 410.000 galones de crudo (correspondientes a unos 10.000 barriles) y eso es como si usted coge 15 kilómetros y lo único que ve es negro", dijo el ministro de Ambiente, Gabriel Vallejo, al indicar las consecuencias de este último atentado.

El 38o. ciclo de conversaciones terminó con ese reclamo de De la Calle, a pesar de que el propio presidente Juan Manuel Santos se había encargado de alimentar la expectativa respecto a la posibilidad de que la Mesa de La Habana llegara a un acuerdo definitivo en el punto relacionado con las víctimas, el punto central de la agenda de negociaciones.

El jueves, Santos, al término de la visita del primer ministro francés, Manuel Valls, se mostró confiado en que tal acuerdo se produciría en breve. Incluso, había asegurado: “Espero que en estos días, hoy o mañana, podamos terminar ese punto de la reparación en los textos de La Habana”, fueron las palabras del mandatario.

Pese a la confianza del presidente Santos, en La Habana no se respiraba el mismo ambiente, circunstancia que quedó ratificada este viernes cuando la ronda número 38 de negociaciones terminó sin acuerdos, y con este nuevo reclamo de Humberto de la Calle en el que exigió coherencia de las FARC respecto a la protección del medio ambiente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.