Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/30/2015 10:00:00 PM

Los señalamientos contra exmagistrado Sierra Porto

Un diputado ecuatoriano señala a Humberto Sierra Porto, presidente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, de arrodillarse ante el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

Si en Colombia llueve, en el exterior no escampa. Mientras en el país los magistrados de la Corte Constitucional atraviesan su mayor crisis, un expresidente de este alto tribunal, el exmagistrado Humberto Sierra Porto, no escapa a las críticas por su presidencia en la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

Antonio Páez Benalcázar, diputado de la Asamblea Nacional de Ecuador y uno de los dirigentes de oposición al gobierno de Rafael Correa, señaló al juez colombiano de “genuflexo” con el presidente ecuatoriano por haber recibido una donación de un millón de dólares para ser invertidos en la CorteIDH.

En una reciente columna publicada en el diario El País de España, Páez Benalcázar asegura que el presidente Correa tiene serias intenciones de “meterles mano” a las cortes del sistema Interamericano con un solo propósito: blindarse ante eventuales procesos de Derechos Humanos.

“En efecto, el correísmo está de salida y en esa línea quiere dejar un sistema interamericano propio para evadir la justicia internacional y controlar la andanada de juicios que se le vendrán por serias acusaciones de violaciones a derechos humanos que sólo están encubiertas momentáneamente tras el poder que ostenta”, escribió el diputado.

Benalcázar también señaló que “por eso es que ahora pretende meter las manos en la Corte Interamericana de Derechos Humanos en Costa Rica, postulando como juez a Patricio Pazmiño, un fiel servidor de Carondelet, que desde su silla de presidente de la Corte Constitucional del Ecuador no ha hecho más que complacer todos y cada uno de los pedidos del presidente”.

Y, con respecto al colombiano Sierra Porto, dice que dos días antes de la donación del gobierno ecuatoriano a la CorteIDH le dirigió una carta en la que destaca “reconocer la trayectoria del señor presidente en la defensa y la promoción de los derechos humanos”.

“¿Cómo se explica que un juez que potencialmente tendrá en sus manos causas contra Correa se anticipe a declararlo en una condición que ni de lejos ostenta? Como dice el viejo refrán, “por la plata baila el perro y por el oro, el perro y la perra”. Pero además Sierra adelanta criterios que lo inhabilitan y despojan de cualquier credencial ética para pronunciarse en casos de violaciones de derechos humanos durante el gobierno de Correa”, dice el diputado.

Este artículo mereció una réplica del juez colombiano Sierra Porto, también publicada en el diario El País. Aclara que la carta a la que el diputado hace referencia es una invitación que la CorteIDH trasladó al presidente Rafael Correa, que también se envió a los otros 19 presidentes de los Estados sobre los que la Corte ejerce competencia.

Era una invitación a visitar la Corte Interamericana con ocasión de la reunión de la CELAC que tuvo lugar en San José de Costa Rica el pasado mes de febrero. El párrafo citado por el diputado, dice Sierra Porto, se envió con el mismo texto a todos los presidentes, y se omite precisar que se concede el mismo trato con las mismas formas y deferencia a todos los jefes de Estado.

Como el diputado ecuatoriano calificó de insólita la reciente donación de Correa a la Corte, Sierra Porto dice que la donación fue pública y que la Asamblea General de la OEA reiteradamente ha instado a los Estados miembros de esta a hacer contribuciones voluntarias a la Corte Interamericana, debido a que la entidad no cuenta con los recursos económicos suficientes para el buen desempeño de sus labores. “Esta contribución voluntaria de Ecuador fue ofrecida sin ningún condicionamiento y es la Corte Interamericana, y no el donante, quien decide libremente sobre su uso”, dice Sierra.

En el artículo, Sierra Porto advierte que Ecuador se sumó a otros países que han venido ayudando al funcionamiento de la Corte ya sea a través de contribuciones voluntarias o proyectos de cooperación tales como México, Colombia, Chile, Brasil, Costa Rica, Noruega, Dinamarca, Alemania, España, y la comunidad de la Unión Europea.

“El columnista da a entender que con una contribución voluntaria a la Corte Interamericana se estaría influyendo sobre esta, creo que desconoce profundamente cómo esta ha venido funcionando en cuanto a su financiación y la total transparencia e independencia en su actuar. Los hechos así lo demuestran”, explicó el juez colombiano.

Sierra Porto ha sido uno de los más prestigiosos magistrados de la Corte Constitucional. El país lo recuerda como el ponente de una de las decisiones trascendentales del sistema democrático colombiano, la que hundió la posibilidad de una segunda reelección presidencial. Por eso causó sorpresa que fuera blanco de las críticas del diputado ecuatoriano. El exmagistrado colombiano, sin embargo, se defendió exponiendo la transparencia de su presidencia en la CorteIDH.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.