Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/02/29 09:45

“La institucionalidad bogotana ha desfilado por Ibagué intimidándonos”

Guillermo Alfonso Jaramillo, alcalde de esa ciudad, denuncia que altos funcionarios van a su región a hacer lobby a favor de las mineras.

Guillermo Alfonso Jaramillo, alcalde de Ibagué Foto: León Darío Peláez / SEMANA

Ibagué puede convertirse en la primera ciudad del país en decirle no a la industria extractiva. Su alcalde, Guillermo Alfonso Jaramillo, quiere convocar una consulta popular para que los habitantes de esa ciudad puedan decidir si quieren que empresas multinacionales extraigan oro u otros minerales en sus tierras.

La principal preocupación de Jaramillo tiene que ver con el proyecto de La Colosa de la empresa Anglo Gold Ashanti que, según él, podría afectar gravemente el agua del departamento. El alcalde muestra su indignación por el hecho de que estas decisiones que afectan a las comunidades se tomen desde Bogotá.

SEMANA.COM: Este lunes el Concejo de su ciudad va a determinar si le jala o no a la consulta popular para votar si quieren o no minería. ¿Por qué decidió convocarla?

GUILLERMO ALFONSO JARAMILLO: La minería es una situación preocupante en Ibagué, es un problema real en nuestro municipio. Tenemos por parte de las grandes multinacionales, como Anglo Gold Ashanti, más de 40 títulos mineros en las zonas de páramos, de reserva forestal o en zonas vitales como el cañón de Combeima de donde obtenemos el agua de nuestro acueducto.

SEMANA.COM: ¿Y eso cómo los ha afectado?

G. A. J.: Nos vemos directamente afectados porque dependemos de tres cuencas, dos de ellas son Coello y Combeima. La explotación minera a esa escala requiere necesariamente intervención en la cuenca del Coello que, como lo precisé antes, es de donde se obtiene el recurso hídrico que necesita la ciudad. Entonces, aquí lo que realmente se discute es si nuestra vocación agrícola y pecuaria se encuentra en peligro debido a explotaciones actuales y futuras. Tenemos ejemplos en Latinoamérica en materia de mega minería y sin ir tan lejos, los casos en Cesar y Guajira producto de esa actividad y la desolación de otros territorios muriendo de sed o hambre. No queremos eso para nuestro municipio.

SEMANA.COM: Se refiere al proyecto de La Colosa de AngloGold...

G. A. J.: En ese caso en particular, Anglo Gold planea utilizar una planta transportadora para que el material de extracción que se obtenga sea enviado a Piedras o al corregimiento del Totumo, zona plana y turística del municipio de Ibagué.

SEMANA.COM: ¿Y para qué la consulta?

G. A. J.: Creo que nosotros debemos decidir sobre el suelo ¿Para qué lo queremos? Para el agua, que es fundamental como fuente de vida. El sustento que ofrece ese recurso se puede lesionar y por esta razón planteamos esta pregunta: ¿Está usted, Si o No, de acuerdo con que en el municipio de Ibagué se ejecuten actividades que impliquen contaminación del suelo, pérdida o contaminación de las aguas o afectación de la vocación agrícola o turística del municipio con motivo de proyectos mineros? Eso es lo que quisiera consultarles a los ibaguereños y lo que el concejo definirá este lunes.

SEMANA.COM: Hace unos meses el municipio de Piedras, vecino de ustedes, también convocó a una consulta con un fin similar…

G. A. J.: Sí. Piedras es otro escenario. Allí la Anglo Gold Ashanti tiene la intención de llevar una banda transportadora, que traslada el material del sitio de extracción a otro lugar en donde ocurre un baño con cianuro. Eso quiere decir que ese baño ocurriría en nuestro territorio. Ibagué queda muy cerca del proyecto de La Colosa, por eso los procesos de extracción de minería impactarían rápidamente nuestro municipio.

SEMANA.COM: Esa consulta desató toda una discusión jurídica. ¿Le preocupa que la suya termine también en los tribunales?

G. A. J.: De ninguna manera, somos muy claros en que todo esto se basa fundamentalmente en el artículo 33 de la ley 136 del año 94 que dice que cuando el desarrollo de proyectos de naturaleza turística, minera o de otro tipo, amenace con crear un cambio significativo en el uso del suelo, que dé lugar a una transformación en las actividades tradicionales de un municipio, se debe realizar una consulta popular a cargo del respectivo municipio. Entonces para mí, ese artículo 33 me obliga a solicitar esa consulta popular al Concejo.

SEMANA.COM: Sin embargo, esos casos terminaron llegando a la Corte Constitucional…

G. A. J.: Sí. Y la Corte fue muy clara en su sentencia al explicar que el municipio es quién debe decidir sobre los usos del suelo. Como para llegar al subsuelo hay que pasar por el suelo, debe existir una concertación cuando un proyecto amenace las actividades tradicionales del municipio. Eso es precisamente lo que está sucediendo en este momento. Queremos seguir siendo un municipio agropecuario.

SEMANA.COM: ¿Usted cree que Ibagué puede convertirse en un precedente sobre el poder que pueden tener las comunidades sobre proyectos mineros?

G. A. J.: Lo que buscamos es que en Colombia se conozca con claridad que el virreinato de Bogotá no puede pretender que se nos coarte la autonomía a la que tenemos derecho. La constitución no da lugar a dudas al afirmar que Colombia es una República unitaria con autonomía de sus regiones. Eso está contemplado clara y enfáticamente en la ley 136 y en artículo 33. Nuestra autonomía es sobre el suelo y el Gobierno central lo deben respetar.

SEMANA: Se ha dicho que altos funcionarios del Gobierno han desfilado por Ibagué para impedir la consulta ¿Eso es verdad? ¿Quiénes han ido?

G. A. J.: Sí, por supuesto que es verdad. El matoneo es inmensamente grande, nunca había visto eso antes. La institucionalidad bogotana ha desfilado por el Concejo de Ibagué, intimidando a los concejales y su alcalde. Entre otros, estuvo la viceministra de minas y también hubo una importante presencia de la procuraduría. Es increíble el Lobby que han hechos los mineros y la Anglo Gold Ashanti.

SEMANA: ¿Qué le han dicho? ¿Se han sentido presionados?

G. A. J.: Nos han amenazado con destituciones, inhabilidades. Personalmente recibí por parte de la Procuraduría una advertencia por posibles “faltas disciplinarias”. Es preocupante ver la diligencia frente a este tema, a través de advertencias y demás, y el abandono frente a situaciones como los juegos nacionales inconclusos en donde no han emitido resultado alguno. Una advertencia no es negativa pero deja la sensación de que sus intereses se dirigen hacia la megaminería y no recaen sobre lo que nosotros consideramos lesivo para las próximas generaciones.

SEMANA.COM: ¿Qué espera que pase en la consulta?

G. A. J.: Estamos convencidos de que habrá un apoyo muy grande por parte de la ciudadanía. Ibagué dará un ejemplo al país y al mundo sobre la forma en que los municipios y su gente deben defender su territorio en contra de todo tipo de explotaciones impuestas desde afuera.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.