Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/08/17 21:15

Ideología de género: una estrategia para ganar adeptos por el "No" al plebiscito

La campaña por el No a la refrendación de los acuerdos de paz está cargada de falacias y verdades a medias. Estas son las que más han calado en los colombianos.

El miércoles 10 de agosto miles de colombianos marcharon por "la defensa de la familia". Foto: Esteban Vega

La campaña por el "No" al plebiscito que permitirá refrendar los acuerdos de paz apenas comenzó y ya está colmada de exageraciones, falacias y verdades a medias. Entre la avalancha de información que está circulando, hay dos noticias falsas que siguen retumbando en las mentes de los colombianos: la propuesta de cambiar el himno nacional y el sueldo de 1’800.000 que supuestamente iban a recibir los guerrilleros desmovilizados.

Y ahora se sumó un nuevo ingrediente: la “ideología de género”. Este concepto recoge la teoría de que la identidad sexual y los roles de género no son una condición biológica, sino una construcción social. Y se volvió tendencia en el país la semana pasada, luego de que se conocieron unos manuales sobre diversidad sexual con este enfoque, atribuidos al Ministerio de Educación.

Le recomendamos: Las cartillas falsas de Mineducación que pusieron en alerta a los padres en el Caribe 

El nuevo rumor en la campaña del "No", que está ganando terreno, señala que en los acuerdos de La Habana se está promoviendo la llamada ideología de género, concepto que la Iglesia católica rechaza tajantemente. Incluso el martes pasado fueron noticia en la prensa española las declaraciones del cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, quien equiparó la “ideología de género” al “imperio nazi”.

Uno de los abanderados de este rumor parece ser el pastor Eduardo Cañas Estrada, miembro de la Iglesia cristiana evangélica Manantial en Bogotá. Según un mensaje que está rodando por redes sociales y plataformas digitales como WhatsApp, el pastor Cañas se habría referido al tema en un evento público el fin de semana pasado.

Le recomendamos: Manuales de convivencia: la ideología de género no existe

“No le estoy diciendo cómo debe votar el referendo, usted sabrá en conciencia, pero como hombre público que soy me muevo por todo el país y sé que la idea de género se negoció en Cuba y está incluida en el referendo. Sí este se llega a aprobar, mucho de lo que ganamos con la libertad de culto en el pasado y más se perderá”, señala el mensaje que se atribuye a Cañas. Semana.com intentó comunicarse con él, pero no obtuvo respuesta.

También por WhatsApp está circulando otro mensaje en cadena con el mismo enfoque: “En los acuerdos de La Habana, en el punto 82, se pactó el compromiso de establecer como política pública la ideología de género. Estos acuerdos serán elevados a norma supraconstitucional, es decir, serán inamovibles”.

En el mensaje se afirma, además, que la ideología de género está excluida “como doctrina de la Iglesia” y que ningún católico “puede votar, apoyar ni candidato, ni políticas que atenten contra la moral cristiana”. Y remata: “Ante el plebiscito, que incluye esta ideología de género, creo que es claro lo que debe hacer un cristiano y un católico”. Un llamado directo a votar por el "No".

El punto 82 de los acuerdos de paz, al que se refiere este mensaje, trata realmente del enfoque de género. Este punto del acuerdo busca que “hombres, mujeres, homosexuales, heterosexuales y personas con identidad diversa participen y se beneficien en igualdad de condiciones” de lo pactado en La Habana.

Le puede interesar: Gobierno y FARC anuncian la política de género que marcará el posconflicto

Gracias a este punto, por ejemplo, se definió que los delitos que recayeron sobre las mujeres de manera específica y grave, como la violencia sexual y el desplazamiento forzado, no serán amnistiables. Una lectura muy diferente a la que algunos miembros de la Iglesia Católica quieren hacer de él.

Pero la lista de enunciados falsos es mucho más larga. La senadora de la Alianza Verde Claudia López, quien está viajando por el país haciendo campaña por el Sí al plebiscito, ha encontrado mentiras muy arraigadas en los ciudadanos. Según López, “una de las campañas más eficaces promovidas por la oposición” es la idea de que el plebiscito busca aprobar o desaprobar al gobierno de Juan Manuel Santos.

 “A la gente le hincha el gobierno Santos. Y él es un lastre para esta campaña. Mientras más se relacione el plebiscito con el Gobierno, peor le va a ir. El Gobierno ha sido demasiado torpe y protagónico, y no ha podido explicar los acuerdos”, aseguró López.

La otra falacia que según la senadora López sigue sonando muy fuertemente, a pesar de que el propio presidente la desmintió una y otra vez, es el sueldo que supuestamente recibirían los desmovilizados. “Gratis no nos va a salir, pero el tema del sueldo es falso”, señaló.

Según Claudia López, cada desmovilizado le cuesta a la Agencia Colombiana para la Reintegración seis millones de pesos al año, y quienes pasan por este proceso tienen una tasa de reincidencia del 25 %. “Si hiciéramos lo que muchos quieren, perseguirlos hasta meterlos a la cárcel, cada uno nos costaría 12 millones de pesos al año. Además la tasa de reincidencia de La Picota es del 70 %”.

Otro abanderado del Sí es el senador de la Alianza Verde Jorge Iván Ospina. “La gente dice que los recursos de la salud y la educación se van a pasar para el posconflicto, que los pequeños y medianos propietarios van a perder sus tierras, que el sí a la paz es un sí a Santos. Argumentos falaces, mentirosos y muy peligrosos”.

Ospina cuestiona además que el expresidente César Gaviria sea quien asuma la jefatura de la campaña por el Sí. “Frente al liderazgo de Uribe promoviendo el No, el de Gaviria es un liderazgo de oficina. No está en la plaza y en el territorio como debería”.

Que los guerrilleros no se van a desarmar. Que las FARC van a tener el poder una vez se firme el acuerdo. Que se va a reducir el Ejército. Que si gana el "No" se puede corregir el texto acordado. Todo esas afirmaciones falsas o cuestionables han oído los senadores que están de correría por el país.

También circulan rumores más pintorescos, como que al himno nacional se le iba a adicionar una estrofa en homenaje a la paz, y que los más patriotas utilizaron para rechazar los acuerdos completos. Luego se supo que se trataba de una campaña de las firmas de publicidad Sístole y J. Walter Thomson.

Actualmente el sitio web que promovió la idea está publicitando este mensaje: “La idea original pretendía honrar de manera simbólica la tan anhelada paz (…) Sin embargo, esta propuesta ha generado opiniones y comentarios encontrados que empañaron su objetivo original”.

Todos los promotores del Sí consultados por Semana.com coinciden en que la pedagogía es la única manera de responder a esta campaña de mentiras y desinformación. Como dice Claudia López, “la gente necesita entender qué es exactamente lo que se va a decidir”. Y ese es el gran reto de ahora.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.