Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2015/10/14 18:50

A la cárcel las hermanas que falsearon ser víctimas de Mapiripán

El juez de la causa consideró que los delitos son de gravedad y que en libertad podrían presentar un riesgo para el proceso y no asistir. Serán enviadas a la cárcel El Buen Pastor.

Cruz por los muertos en la masacre. Foto: Juan Herrera Llano

La masacre de Mapiripán (Meta, 1997) es uno de los más dolorosos en la historia del país. Como se recuerda, Carlos Castaño quería extender su imperio y, para ello, el 12 de julio de ese año partieron de Urabá dos aviones con cerca de 80 paramilitares, con armas de fuego largas y cortas, y machetes. Las aeronaves sobrevolaron medio país hasta que aterrizaron en el aeropuerto de San José del Guaviare, donde operaba la base antinarcóticos de la Policía.

Otro grupo de paras se les sumó y todos emprendieron camino hacia ese poblado del departamento de Meta. Allí, durante cinco días con sus noches, tuvo lugar una carnicería en la que fue asesinado un número indeterminado de personas.

Pasaron los años y las autoridades fueron depurando las víctimas de ese horrendo hecho. Pero algunas otras personas se hicieron pasar como víctimas y le reclamaron al Estado millonarios recursos. Los datos indican que recibieron 3.000 millones de pesos.

Se trata de las hermanas María Teresa, Esther, Sara Paula y Luz Mary Pinzón López. Según la Fiscalía, las mujeres les mintieron a distintas autoridades judiciales cuando afirmaron que sus familiares habían fallecido en la masacre. Dichos testimonios fueron presentados además ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) que condenó a la Nación por estos hechos.

Este miércoles el tema recobró vigencia pues las cuatro mujeres, ante un juez de Paloquemao en Bogotá, aceptaron cargos.

Como consecuencia de su mentira, el juez les imputó  los delitos de fraude procesal, falso testimonio, estafa agravada y enriquecimiento ilícito de particulares.

Por esto el juez de la causa las envió a la cárcel al  considerar que los cargos por los que fueron sindicadas son de gravedad y queen libertad podrían presentar un riesgo para el proceso y no asistir a las audiencias.

 
Sorprendió que la Fiscalía retiró la solicitud de medida de aseguramiento por estimar que la aceptación de los delitos era suficiente. Sin embargo, la defensa del general (r) Uscátegui pidió que las hermanas Pinzón López fueran enviadas a la cárcel.

Ahora, las falsas víctimas deberán permanecer recluidas en la cárcel El Buen Pastor en Bogotá, mientras se define el monto de su condena.

Por estos mismos hechos ya fueron condenadas Mariela Contreras, Zully Herrera Contreras y Argemiro Arévalo Cuero, quienes también actuaron ilegalmente para reclamar millonarios recursos al Estado. Ellos, además de recibir más de 3.000 millones de pesos, testificaron en contra del general (r) Jaime Humberto Uscátegui, lo que contribuyó con su condena a 37 años. A la fecha no se ha podido conocer la pena contra estas tres personas ya que han dilatado el proceso.

En el 2014 la Corte Suprema de Justicia ratificó la condena contra Uscátegui como autor por omisión impropia de los homicidios agravados y secuestros de Mapiripán y, aunque la Corte descartó que el general haya sido aliado de los paramilitares, consideró que en calidad de comandante de la VII Brigada del Ejército, “omitió adoptar medidas en favor de los habitantes de la localidad”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.