Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/11/24 14:00

Más de 177.000 hectáreas para las comunidades 'afro' del río Naya

Un predio ocupado por la Universidad del Cauca regresa a sus antiguos dueños, tras un fallo del Consejo de Estado resolvió quitarle.

La comunidad 'afro' del río Naya, cuyo sustento de vida se basa en la agricultura y la pesca, recibe títulos de propiedad de más de 177.000 hectáreas. Foto: Cortesía: Incoder

Tras una espera de más de 15 años, las familias del Consejo Comunitario del río Naya (Valle - Cauca) recibieron esta semana la titulación de los predios que han ocupado desde que sus ancestros se asentaron allí. La espera se debía a que la mitad de las hectáreas, se encontraban ocupadas por la Universidad del Cauca.
 
El proceso de titulación se logró gracias a un fallo del Consejo de Estado que dejó en firme la extinción del derecho de dominio de la universidad sobre un predio rural de 97.000 hectáreas que se encontraba en litigio desde 1999 cuando el Consejo Comunitario del río Naya presentó la solicitud al INCODER de titulación colectiva.
 
Según el instituto, “la entrega representa un acto de reconciliación con una comunidad que ha soportado los rigores de la guerra” y que ancestralmente se ha asentado en esos territorios.
 
Las más de 4.000 familias afrodescendientes organizadas en el Consejo Comunitario del río Naya se encuentran ubicadas en los municipios de Buenaventura (Valle del Cauca) y López de Micay (Cauca) y actualmente cuentan con 64 veredas integradas por 4.551 grupos familiares. En total 16.782 personas, según informó el instituto rural.
 
La actividad económica de la comunidad se basa en la agricultura, la pesca y la caza y, en menor escala, en el jornaleo. Entre sus labores de agricultura se destacan los cultivos de chontaduro, papa china, plátano, yuca, banano, cacao, naranja, caña de azúcar, entre otros productos.
 
La titulación a la comunidad negra de la zona del Naya representa un logro importante para el sector agropecuario.

La comunidad del río Anchicayá
 
Al logro de la comunidad del río Naya se suman los 6.000 afrodescendientes del río Anchicayá (Valle) que en abril cumplieron 14 años de lucha tras el desastre ambiental que sufrieron por parte de la Empresa de Energía del Pacífico (EPSA) y la Corporación Autónoma del Valle (CVC). En junio del 2001 descargaron 500.000 metros cúbicos de sedimentos en el río del que vivían.
 
En abril de este año la Corte Constitucional emitió un comunicado dando amparo a las 6.000 personas damnificadas, al ratificar la sentencia que en el 2009 ordenó a la empresa pagar una multimillonaria indemnización: 160.000 millones de pesos que, según la comunidad, nunca les devolverá la calidad de vida que perdieron en un santiamén a manos de EPSA y CVC.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.